“El proyecto de motovías pretende ordenar el tránsito en la ciudad y bajar la siniestralidad”

Mario Rey, concejal del bloque de la Unión Cívica Radical.

El concejal de la Unión Cívica Radical Mario Rey presentó semanas atrás un proyecto de resolución por medio del cual se le sugiere al Ejecutivo Municipal el trazado de motovías en aquellas arterias de la ciudad que ya contienen carriles de circulación selectiva destinadas al transporte público de pasajeros.

Consultado por Comercio y Justicia, el edil brindó más detalles sobre la iniciativa que ya ha sido puesta en marcha en otras ciudades tales como Santiago de Chile, en Cali (Colombia) y Barcelona, España.

“Desde hace tres años, y de manera conjunta con una fundación, venimos realizando un seguimiento de las políticas públicas municipales. Desde allí, hemos podido observar las dificultades que está ofreciendo el tránsito en la ciudad, en función de la ausencia de un marco regulatorio en materia de transporte público -por un lado- y la comparación de los costos que implica para una familia tipo clase media el manejarse en transporte público o abonar la cuota de un motovehículo básico”, explicó el concejal, quien agregó: “La idea de las motovía surgió en una conferencia que realizamos con la Cámara de Fabricantes de Motos, como medida para incorporar de manera ordenada los 166 motovehículos que se agregan al parque automotor por día comercial y morigerar los riesgo de accidentes de tránsito”.

-Pero no es un proyecto de ordenanza, ¿qué buscan?

-Pretendemos instalar el debate. En el Concejo Deliberante, los ediles tenemos dos opciones para nuestros proyectos: los que son de ordenanzas, en los que se ordena al Ejecutivo tomar determinadas medidas. El otro es el proyecto de resolución en el que se le sugiere o solicita determinadas acciones. Nosotros creíamos que no podíamos ordenarle a que decida un trazado de motovía si esto no estaba dentro de sus parámetros de gestión, pero sí consideramos que podíamos instarlo a que tome el trazado de las arterias que por su recorrido ya cuentan con carriles selectivos para el transporte público de pasajeros y sobre ellas ensayar motovías, a lo que se agregaría una segunda propuesta en la que todavía estamos trabajando, que es la de establecer parrillas de prioridad, que consisten en un espacio de prioridad de largada a las motos, en el semáforo. Es decir, las motos deberían ubicarse en esta parrilla de prioridad, de aproximadamente dos metros, que estaría inmediatamente después de la senda peatonal y antes de la línea de los automóviles. Eso evita el zigzagueo que realizan estos vehículos menores entre otros de mayor porte. La idea de este debate es poder ordenar el tránsito, porque si se tienen 40 mil motos nuevas que ingresan anualmente en el parque, uno puede imaginar que, entre los meses que quedan de este año y el año que viene completo, el próximo intendente va a tener incorporado en su tránsito cotidiano entre 60 y 50 mil nuevos conductores de motos.

Ante esto tenemos dos opciones: o miramos para otro lado y decimos “aquí no hay 27 accidentes por día en el que están involucradas motocicletas y que llevan a que el Hospital de Urgencias esté saturado”, o nos ocupamos de ordenar un poco el tránsito.

-¿Cómo se financiaría la iniciativa?
-Con un puñado de accidentes que nos ahorremos señalizamos buena parte de las arterias de las que estamos hablando. Ese cálculo también lo hemos hecho y estamos hablando de que el metro de pintura para este tipo de señalamiento tiene un costo promedio de $11,50. Mientras que un accidente promedio hoy, con lesiones relativamente graves, le cuesta al Municipio $7.500, porque los primeros días, considerando la internación y los estudios que hay que realizarles a los accidentados, el costo por herido es de más de 10 mil pesos: ese valor se reduce los días subsiguientes, pero en promedio son $7.500. Además -éste es un cálculo de la Cámara de Fabricantes de Motos- por el patentamiento obligatorio desde abril, desde la concesionaria, el municipio tendrá ingresos por 500 mil pesos que no soñaba tener. Entonces, si estos son ingresos nuevos, ¿por qué no destinarlos a la seguridad vial?

-¿Se conocen estadísticas en las que se comprueben que las motovías bajan los índice de siniestralidad?
-Sí, por supuesto. Si bien hay lugares en los que se están incorporando esta alternativa, se las está manteniendo porque pueden comprobar que están funcionando. Porque la incorporación de esta motovía no le da una nueva opción al motociclista sino que la convierte en el carril de circulación obligatoria.

-¿Dónde se ubicaría la motovía?
-En el carril que confronta al del transporte público de pasajeros se trazaría una motovía de 1,80 ó 1,90 metros y ése sería el paso obligatorio. Si uno circula actualmente por esa mano en las avenidas Colón o General Paz, podrá ver que todos los vehículos que están estacionados están en infracción porque allí no se puede estacionar. O sea que no se les  estaría quitando un carril de circulación a los autos sino que se destinaría ese espacio con sólo hacer cumplir la ley.

¿En qué estado está el proyecto en este momento?
-Va a tomar estado parlamentario esta semana o la próxima y de allí pasará a las comisiones, pero -de acuerdo con lo que he podido conversar- hay intenciones en los otros bloques de que el tema al menos se mantenga en debate.

Artículos destacados