Córdoba cuenta su magia a los niños

Karina Fraccaroli, directora de Editorial Comunicarte y vicepresidenta de Calipacer

La historia cuenta que en un día como el de hoy comenzó en Argentina a celebrarse la «Fiesta del Libro». Ese día, pero de 1908, se entregaron los premios de un concurso literario organizado por el Consejo Nacional de Mujeres. Luego, en 1941, una resolución ministerial propuso llamar a la conmemoración «Día del Libro», expresión que se mantiene actualmente. Hoy, 20 escritores cordobeses renovarán una vez más el rito de la celebración con la presentación de “Córdoba Cuenta”, una obra que conjuga nombres de 20 escritores jóvenes y consagrados, ilustrada por los alumnos de escuelas de toda la provincia.

Karina Fraccaroli, directora de Comunicarte, la editorial que publica el libro, y vicepresidente de la Cámara de Librerías, Papelerías y Afines del Centro de la República (Calipacer) trazó ante Comercio y Justicia un panorama de la producción local y los detalles de esta antología de literatura para niños que asomará hoy, a las 20, en la nueva sede de la editorial, ubicada en Ituzaingó 882.

Córdoba Cuenta incluye escritores jóvenes y consagrados de toda la geografía provincial. A esta antología, con selección de Lilia Lardone, la componen Sergio Aguirre, María Teresa Andruetto, Graciela Bialet, Nelly Ángela Canepari, Laura Escudero, María Rosa Finchelman, Lilia Lardone, María Luisa Cresta de Leguizamón, Estela Gadea de Leiguarda, Liliana Mundani, Pablo Natale, Vilma Novick Freyre, Maricel Palomeque, Elisa Beatriz Pardo, Renato Peralta, Julia Rossi, Beatriz Salas, Estela Smania, Perla Suez y Edith Vera. Un dato novedoso: fue ilustrada por los alumnos de escuelas de toda la provincia, como una forma de dejar sellado uno de los aspectos centrales de la filosofía de la editorial: “La literatura es una construcción colectiva, nunca individual”.

– ¿Cómo surge la iniciativa?
– El libro reúne lo mejor de nuestra provincia en materia de literatura para niños. A los 20 autores los fuimos a buscar a todos los puntos de la provincia, no sólo en la Capital. Hay escritores de Villa María, Río Tercero, Río Cuarto y de otros lugares. Se trata de gente que hace tiempo que viene trabajando en literatura infantil, es una antología de los mejores cuentos de la provincia. Una antología es la reunión de lo más selecto de un campo, en este caso con autores consagrados y también noveles, como Natale y Palomeque.

Además, para ilustrarlo, la editorial convocó a chicos de las ciudades o pueblos donde nacieron los escritores responsables de las historias. En cada escuela de cada rincón de la provincia los alumnos fueron los encargados de dibujar y, luego, de seleccionar la imagen más representativa para formar parte de esta antología. Se les leyó el cuento, se les habló de los escritores y ellos dibujaron.

– ¿Cómo califica el estado de la literatura infantil en Córdoba?
– Córdoba tiene una tradición muy fuerte con iniciadores y referentes, como María Luisa Cresta de Leguizamón, Lucía Robledo, Edith Vera y Renato Peralta, entre otros, que hicieron esta movida que hoy ha llegado a un estado dinámico de la producción de literatura infantojuvenil en la provincia. Desde Córdoba se escribe, se produce y se trasciende. Hay una madurez en la producción. Aquí hay mucha gente consagrada y con premios internacionales.

– ¿Ese nivel de producción se condice con el consumo de libros de este tipo?
– Cada vez hay más papás que quieren que sus hijos lean y, por otro lado, el Estado ha hecho cosas para promover la lectura, pero no tenemos una Córdoba lectora; faltan años luz, debería leerse el quíntuple, falta el hábito.

Si se toma una foto panorámica, en un colectivo, en un avión, la gente no va leyendo libros, lee cuanto mucho un apunte universitario fotocopiado o un paper que tiene que presentar.
Sin embargo, todos los papás cobijan ese interés por hacer leer a sus hijos.

– Entonces, ¿qué les recomienda para que empiecen?
– Les sugiero que recurran a gente formada y busquen asesoramiento. En Córdoba hay buenas librerías, buenas bibliotecas populares y en esta ciudad también funciona el Cedilij (Centro de Difusión e Investigación de Literatura Infantil y Juvenil).

A los niños hay que leerles en la primera infancia, luego hay que acompañarlos y siempre lograr que tengan un lugar especial para leer. Los niños pueden tranquilamente leer diez libros por mes, un niño no tiene fin, absorbe lo que le den. entonces, los padres podrían, por ejemplo, adquirir dos títulos por mes y el resto sacarlo de alguna de las tantas bibliotecas populares que hay en Córdoba. Hay que encontrarse con los niños para leer.

Finalmente, Fraccaroli invitó a los padres a llevar a sus hijos de 0 a 9 años al ciclo gratuito de narración oral, que se realiza los martes, jueves y sábados por la mañana en la sede de la editorial. También invitó a las escuelas a las visitas guiadas para alumnos de 9 años en adelante, quienes podrán observar cómo se produce un libro y hablar con el personal que les contará cuál es el trabajo que realiza cada profesional en las distintas etapas de su producción. Los interesados pueden comunicarse al teléfono 4691192.

Artículos destacados