Abuso sexual infantil, víctimas y agresores: ¿es posible prevenir?

Irena Intebi, psiquiatra infantil y psicóloga clínica.

Intebi es una reconocida profesional que desde 2009 preside la Sociedad Internacional para la Prevención de Abuso Sexual y Negligencia Infantil. A diferencia de lo que la mayoría cree, la psiquiatra infantil considera que los abusos sexuales pueden prevenirse y los abusadores recuperarse. En España, integró un programa para “rehabilitar” a jóvenes con “conductas sexuales inapropiadas” con resultados muy satisfactorios. Sobre la experiencia, Intebi, dialogó con Comercio y Justicia.

-¿Es realmente posible prevenir las agresiones sexuales a niños?
– Generalmente se apunta a decir que no, que hay que enseñarles a los niños que hay caricias buenas, que hay caricias malas delegando la responsabilidad en los chicos y se es más pesimista respecto del agresor sexual. Si bien con los agresores adultos es más difícil prevenir, hay toda una franja de agresores juveniles o incluso chicos con comportamientos sexuales inadecuados, sobre los cuales se puede hacer un trabajo.

-¿Cómo se hace en esos casos?
– Bien, evidentemente se realiza de la misma manera que con los agresores sexuales adultos. Hay que identificar cuáles fueron las situaciones que lo llevaron a abusar de otros chicos y enfocar sobre esas dificultades. Generalmente hay situaciones de malos tratos, de violencia en la casa, a veces hay situaciones propias de abusos sexuales. El objetivo del tratamiento es que puedan ponerse en el lugar de las víctimas, empatizar con lo que siente una víctima y hacer que eso actúe como freno para futuras agresiones, pero es un tratamiento bastante complejo, no lo hace sólo un psicólogo, son tratamientos interdisciplinarios, los llamamos tratamientos multimodales porque intervienen diferentes tipos de terapia. Se trabaja sobre el problema, pero también sobre los puntos fuertes que pueda tener ese chico.

– ¿Se recupera un agresor sexual juvenil?
– La buena noticia es que sí. Estamos hablando de agresores intrafamiliares. Los índices de recuperación son muy altos y los índices de reincidencia muy bajos. Es una franja de edad a la que vale la pena apostar y poner programas de intervención concretos porque impiden que estos chicos lleguen a ser agresores.

– ¿Están desarrollando en Argentina en algún programa de este tipo?
– No, lamentablemente, no. Lo que yo traigo es la experiencia de la bibliografía internacional. Donde sí hicimos una tarea preventiva fue en España, en el País Vasco, en un ayuntamiento de 70 unos mil habitantes. Allí se trabajó sobre chicos con conductas sexuales de riesgo, fue una experiencia maravillosa. La práctica comenzó cuando los asistentes sociales empezaron a detectar que había comportamientos sexuales entre chicos que no eran los más adecuados. Se trabajó con esos chicos y se descubrieron redes de pedófilos que venían de fuera a abusar de los menores. Lo que se hizo allí fue tratar, por un lado la parte policial y, por otro, la cuestión clínica, porque los chicos quedaron con estos comportamientos inadecuados.

– ¿Cuál fue el resultado?
– Si bien no puedo decir que prevenimos agresores sexuales, sí puedo decir que había chicos con comportamientos sexuales inadecuados que encontraron una solución y además se incorporó la comunidad de ese ayuntamiento a profundizar el tema del maltrato desde el punto de vista del buen trato a los chicos.

– ¿Estamos lejos en nuestro país de aplicar un programa de esta naturaleza?
– No estamos lejos en lo que respecta a recursos humanos, sí estamos más lejos en cuanto a sensibilización y toma de una decisión, porque tiene que ver con una decisión política y articulación con otras propuestas de trabajo para la infancia.

– ¿Qué pasa con la situación de los agresores adultos?¿Se recuperan?
– Bien, en adultos hay más reincidencia. Hay que diferenciar bien lo que es el agresor intrafamiliar del extrafamiliar porque las características son diferentes; incluso el agresor de niños del agresor de personas adultas o el violador; que es más compulsivo y difícil de recuperar y sobre el que hay más dudas. Con los abusadores intrafamiliares o los abusadores de niños, si bien hay reincidencia, es más baja que en la población de violadores.

– ¿Ha crecido este fenómeno o se dan a conocer más los casos?
– Se está conociendo más, se está visibilizando más.

Artículos destacados