Prevén vender 26 millones de pares de zapatos

La industria cordobesa producirá 10% más que el año pasado por medio de sus 240 fábricas. Estiman un leve aumento de precio y vaticinan una disminución de la calidad del cuero.

La industria del calzado de Córdoba pronostica fabricar más de 26 millones de pares este año por medio de sus 240 fábricas, es decir más del diez por ciento alcanzado en 2010.

“Aunque el país depende de la participación política en materia inflacionaria, consideramos que este año la producción y la venta de zapatos seguirá en alza”, indicó a Comercio y Justicia el presidente de la Cámara del Calzado, Miguel Hames.

Tal como recordó, este sector es otro de los protegidos por el Gobierno nacional, que puso tope a las importaciones. Desde 2009 se viene cumpliendo el convenio firmado con Brasil, por el cual sólo se pueden importar de este país vecino 15 millones de pares por año. Al mismo tiempo, rige la resolución que le dio al FOB un valor mínimo de US$ 13,38 por par. Es decir, que todo calzado proveniente de China debe ingresar al país con este valor como mínimo y quienes declaren una cifra menor deben depositar la diferencia.

Los fabricantes cordobeses se preparan para abastecer un mercado en crecimiento, con variadas ofertas en materia de calidad y precios. El año comienza con lo que será una “buena” temporada escolar y con el cierre de las liquidaciones de la temporada primavera-verano. Los calzados escolares clásicos de cuero, dependiendo del número, parten de $110 hasta más de $300; mientras que los símil cuero o de plástico, arrancan en un piso de $95, según precisó Enrique Bertoldi, gerente comercial de Goya y Calzados 10, y miembro de la Cámara.
Los precios aumentarán a lo largo del año entre 10% y 15%, según estiman los especialistas, como producto principalmente de la suba del valor del cuero que en dólares, llegó a 40% desde 2009.

Calidad en baja

Las curtiembres más grandes del país, que concentran 85% de la provisión de cuero para el calzado, han volcado la mayor parte de su producción al mercado externo, destinada especialmente a la industria automotriz.

“Esto provoca una suerte de desabastecimiento de los cortes de cuero de mejor clasificación, por lo que, indefectiblemente, se avizora una caída en la calidad de los productos de cuero, o bien, en su defecto, una mayor sustitución por el plástico”, explicó Hames.

En la actualidad, 80% de la producción local se sustenta en el cuero, y el resto, en el plástico o símil cuero.

Artículos destacados