Heladerías sociales Vía Bana, el impulso de Grido al negocio inclusivo

Ya hay más de 100 puntos de venta. La empresa enseña a personas recomendadas por instituciones a llevar su propio emprendimiento

Grido (Helacor SA) va a financiar con un monto aproximado de $40.000 iniciales sin interés los elementos necesarios para el comienzo de su negocio, que es lo primero que llega al hogar del postulante elegido: carteles, pintura, freezer y helados.
Con estos elementos, desde su casa el postulante puede generar un buen ingreso mensual pero –sobre todo- mostrar a sus hijos y a sus vecinos que “con esfuerzo, orden y algo de ayuda, el trabajo y sus frutos siempre llegan”, asegura la empresa. La contraparte es el compromiso para trabajar.
De esta manera Grido presenta un negocio inclusivo, que -concebido de esta manera- se presenta como uno de los primeros casos en el país. Para esto interviene en su marca Via Bana, que ya tenía una historia de 30 años, para sumarle una nueva visión para crear impacto social, generando empleo y acercándola a nuevos públicos a los que les resulta difícil acceder a este alimento.

El resultado que se propone Grido es la generación de autoempleo para personas que deben mantener un grupo familiar, así como el desarrollo de la comunidad, alrededor de las heladerías sociales. Además, la intención es hacer el helado accesible a sectores que normalmente no pueden adquirirlo. Asimismo, están previstas capacitaciones para los postulantes y beneficios a agrupaciones y asociaciones que ayudan a elegir el perfil del interesado.
Cabe destacar que la intención de Grido también es colaborar y cumplir con una tendencia mundial que hoy se pueden observar en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) formulados por Naciones Unidas que busca que todos los países y personas tengan oportunidades de emprender un nuevo camino que mejore sus vidas. Son negocios inclusivos que permiten a las empresas resolver problemas sociales pero con una visión de mercado. De esta manera, se presentan 17 puntos orientados a cumplirse en una agenda para el año 2030 y de los cuales Grido con este proyecto se propone impactar en algunos, tales como el fin de la pobreza, el hambre cero, el trabajo decente y el crecimiento económico, la reducción de las desigualdades y las alianzas para lograr objetivos.
“Es un círculo virtuoso donde además de acercar trabajo a la gente, se generan nuevos mercados para públicos que antes no podían acceder a un helado. Es común ver que en los lugares donde se instalan las heladerías sociales, antes no había ninguna; ahora hay y a precios sumamente accesibles, que es contrario de lo que generalmente pasa en barrios de menores recursos económicos, donde siempre los precios son mayores”, indica Sebastián Santiago, director Comercial de Grido.

El proyecto
La organización es bastante sencilla: una institución pone en consideración a personas comunes, generalmente con familias tipo con la posibilidad de montar una pequeña estructura comercial en su casa, con la necesidad concreta de hacerlo y -sobre todo- con ganas de superarse. La selección tiene en cuenta que puedan llevar adelante su proyecto personal. Una vez que se les da aviso, los pasos siguientes son bastante rápidos: la casa debe tener un espacio que se pueda destinar a este fin; una ventana para atender al público, energía y preferentemente una buena ubicación para el éste; además, debe respetar distancia con otra heladería social.

A tener en cuenta
Los aspirantes deberán tener en cuenta vender al precio accesible que establece la empresa para que más gente pueda tener la oportunidad de tomar un helado; pintar la fachada, agregar iluminación, si es posible sumarle música y wi fi para dotarla de un ambiente más agradable que invite a acercarse. También, a adelantar trabajo cuando no hay público, así cuando la gente va a comprar no demora la atención; stockearse para que nunca falte helado y no perder ventas; mantener al día las cuentas, lo que -además de darle orden- va a permitir que la empresa pueda continuar colaborando con otras personas para que tengan su heladería; ser parte de la comunidad ayudando con grupos de WhatsApp de seguridad y sociales para colaborar y comunicar ofertas. En definitiva, en menor escala, aprender a emprender para autosustentarse y sentir orgullo del trabajo realizado. Gran parte de estas tareas requieren capacitación y logística que es aportada por un sistema de padrinazgo ejercido por las franquicias de la marca Grido.

Artículos destacados