Euromayor ratificó proyecto inmobiliario en la ex cervecería

La desarrollista aseguró la continuidad de su emprendimiento aprobado por el Ejecutivo Municipal. El Concejo Deliberante indica que debería consensuarse por concertación público- privada.

Euromayor ratificó la continuidad de su proyecto inmobiliario en la ex cervecería Córdoba, pese a que en el Concejo Deliberante aseguran que el emprendimiento debería estar sujeto a un acuerdo de concertación público-privada.

“El emprendimiento que fue aprobado por el ejecutivo municipal -previo cambio de uso de suelo- presentaría algunas excepciones a la norma, cuyas posibles modificaciones son facultades exclusivas del Concejo Deliberante ”, afirmó a Comercio y Justicia el viceintendente municipal, Carlos Vicente.

Sus afirmaciones se basan en un análisis a priori de la información que la empresa vierte a través de los medios de prensa y del material publicitario, en vistas de que, según remarca el funcionario, el expediente “no llegó nunca” al Concejo.

El funcionario indicó que no sólo se debería poner en la mesa de la concertación la cuestión de la altura de las torres, sino -en general- se debería analizar el impacto ambiental, sanitario y de tránsito que generaría en la zona la construcción de 1.016 departamentos y de 830 cocheras.

Vicente recordó que el tendido de la red cloacal en el barrio es el más añejo de la ciudad, y por ende, el que se daña con mayor frecuencia. Por otra parte, comentó que tampoco está previsto un reordenamiento del área de tránsito, teniendo en cuenta que van salir de las cocheras más de 800 autos por día.“Si hubiera plusvalía, debería retornar a la ciudad en infraestructura”, agregó.

Otro punto a analizar -añadió- es el índice de ocupación por una superficie total cubierta de 105.800 m2 distribuidos en dos manzanas y la repercusión en el Patrimonio Arquitectónico Urbanístico de la Ciudad que representa la sede de la ex cervecería, con sus 4.000 m2. “Se trata no sólo de reconstruir la chimenea sino de preservar la estructura y la línea arquitectónica de la sede, lo que sería inviable -desde el punto de vista del patrimonio- si se levanta una torre contigua de 100 metros de altura”, explicó el viceintendente.

Por su parte, voceros de Euromayor ratifican la continuidad del proyecto en el predio y aseguran que oportunamente presentaron todos los expedientes e informes solicitados por la comuna. También añaden que el emprendimiento “ha tenido muy buen nivel de aceptación por parte del público”, al punto que han logrado vender más de cien departamentos.

En otro orden, aclararon que ayer fueron citados por el cuerpo legislativo de la ciudad, ante quienes “respondieron todas las preguntas de los concejales y de los vecinos que asistieron a la audiencia pública”, según se señaló.

Como se recordará, la desarrollista presentó el proyecto semanas atrás, en el que invertirá US$ 80 millones. Las obras que comenzarían hacia fines del 2011 incluyen paseo comercial con comercios de proximidad, un centro cultural, un museo de la cervecería y posiblemente un museo de la “Pasión Pirata”. La novedad fue también el plan de financiación a 20 años denominado Cuatro Certezas, por la precisión en cuanto al tiempo de entrega, monto de pago, unidad y ubicación.

La historia continúa

El Cuerpo Legislativo envió la semana pasada al Ejecutivo un pedido de informe al respecto, que hasta la fecha no fue respondido. En la última sesión ordinaria de noviembre, el Concejo Deliberante aprobó por unanimidad un proyecto presentado por el bloque juecista, que instrumenta una “Mesa de Concertación – Pública Privada Permanente”, denominada “Pueblo Alberdi”. La norma regula políticas que fomenten el desarrollo turístico, cultural y la participación de los valores históricos y patrimoniales en la zona, más precisamente en las parcelas ubicadas entre las arterias Av. Costanera, Avellaneda, Duarte Quirós y Monseñor De Andrea.

El Poder Ejecutivo tiene la opción de promulgar o vetar la ordenanza. De cumplirse la primera instancia, el proyecto de Euromayor debería ser evaluado y consensuado por la Mesa de Concertación, que según la norma, estaría integrada por concejales, representantes de la Secretaría de Desarrollo Urbano de la Municipalidad, de los centros vecinales, de la Subdirección de Patrimonio Cultural de la Municipalidad y miembros de la empresa desarrollista. También deberá estar integrada por representantes de la Dirección de Turismo de la Municipalidad, de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional de Córdoba, del Consejo de Planificación Urbana y del Hospital de Clínicas.

Si el intendente Daniel Giacomino decide vetar la norma, ésta vuelve al Concejo, que puede aceptar el veto o rechazarlo. Si decide lo segundo -que es lo más probable si tenemos en cuenta que la ordenanza se aprobó por unanimidad en el recinto- la norma quedaría automáticamente promulgada.

Artículos destacados