Especial Cincuentenario de Montich: «El sector espera señales que reactiven la confianza»

“La apuesta para los próximos años es transformarnos en una multinacional”, define Sergio Recchia, presidente de Montich, luego de una charla donde la crisis internacional aparece en su visión como parte de una coyuntura que debe pilotearse de manera de quedar “mejor posicionados que antes”.
Es que Montich, con 50 años recién cumplidos, tiene incorporado en su historia el arte de identificar los momentos para invertir. En 1991, en plena crisis automotriz y contra la corriente imperante compraron la planta en la intersección del Camino a 60 Cuadras y la Avenida de Circunvalación. "Se producían entonces 80.000 autos en el país y muchos nos dijeron que estábamos locos arriesgando en medio de una situación adversa", supo comentar Recchia.

Ahora, ante una situación internacional que a todas luces aparece al menos como incierta, Recchia sostiene: “Las expectativas son claramente diferentes a las de dos o tres meses atrás; la crisis internacional afectó al país, no obstante pensamos que en unos meses se verán buenas señales”. Para ese entonces “debemos estar preparados, por lo cual continuamos con el plan de inversiones que teníamos trazado”.

-¿Cuáles son las claves que hacen que una empresa familiar haya crecido hasta convertirse en un referente en el autopartismo regional? Recchia responde con una simpleza abrumadora: “Nuestra clave es la perseveranciay la apuesta al país. No somos una empresa trasnacional que cuando la crisis se manifiesta pensamos en retirarnos. Por el contrario, sabemos que debemos quedarnos y defender el trabajo con uñas y dientes”.
Sumado a las coyunturales, hay en Montich otra situación especial: se trata de una empresa familiar, las que siempre sufren crisis, e incluso una alta tasa de baja empresarial, cuando deben pasar de la primera a la segunda generación.

Debimos aprender ese proceso, define Recchia, avanzar en profesionalizarnos, aprender a delegar, etc. El proceso fue exitoso y esa es otra de las claves de Montich”.
Dialogando con Sergio Recchia, referente del sector metalúrgico (es vicepresidente 1º de la Cámara de Industriales Metalúrgicos y Componentes de Córdoba) es inevitable hacer referencia a las señales del Gobieno nacional en el marco de la crisis: “Vemos señales claras que reactiven la confianza, pues no basta con dar créditos, si no hay confianza nadie los tomará”, define. “El sector necesita no perder la referencia con Brasil, nuestro principal competidor. Es importante mantener la paridad peso-dólar de octubre”.

Sergio Recchia: “Nuestro principal competidor es Brasil. Si perdemos la referencia y no lo seguimos, perdemos mercado; tampoco podemos vender en pesos y comprar en dólares; las señales para el sector deben ir en ese sentido”.
“Esperemos se haya aprendido la lección de 2001”.

Artículos destacados