Una postal por?los derechos humanos

Las agrupaciones de izquierda y de derechos humanos fueron decorando las inmediaciones de los Tribunales federales desde temprano. Los integrantes de la agrupación H.I.J.O.S colgaron fotos de desaparecidos de Córdoba en banderines que cruzaban las calles laterales de los tribunales. Un cartel con la figura de un preso sin rostro acompañada a un costado por las fotos de los represores que eran juzgados en el interior de la sala del Tribunal Federal Nº 1, servía de telón de fondo para todos los que se sacaban una fotografía.

Mientras los presentes escribían frases en un pañuelo blanco gigante, que sería cortado y entregado en forma de souvenir, una murga le daba un tono festivo a una jornada que empezó con un sol radiante y que un megáfono tildaba de “histórica”. Los cánticos de las dos mil personas sólo cedieron ante las bombas de estruendo que sonaron cuando los televisores ubicados en el exterior del edificio mostraron a Menéndez entrando a la sala de audiencias. De ahí, todo fue alegría, que encontró su punto cúlmine cuando el presidente del tribunal, Jaime Díaz Gavier, informó: “se revoca la prisión domiciliaria y se ordena el alojamiento en una cárcel común”.

Artículos destacados