Proponen eliminar el factor de “conmoción social”

EL GOBIERNO anticipó que la reforma del CPPN podrá tratarse en el Senado el día 19 próximo.

Lo dijo el presidente de la Cámara de Casación Penal, Mariano Borinsky, ante comisiones parlamentarias. Aseguró que ese concepto puede convertirse en un factor de presión a los jueces.

Las comisiones de Justicia y Asuntos Penales y de Presupuesto y Hacienda de la Cámara de Senadores continuaron ayer escuchando las opiniones de juristas, abogados y especialistas sobre la reforma del Código Procesal Penal de la Nación (CPPN), que el Ejecutivo envió al Congreso. La reunión marcó un nuevo capítulo camino a la sesión de debate, que podrá realizarse el día 19 próximo.

Con elogios al abandono del sistema inquisitivo y “la fijación de plazos” para los procesos penales, el camarista Mariano Borinsky retomó ayer el debate en el plenario de comisiones.

“Es un código que tiende a la celeridad procesal y a obtener pronunciamientos en un plazo razonable”, indicó Borinsky cuando empezó su exposición. “La fijación de plazos es fijar certidumbre y eso da tranquilidad al espíritu humano. Es uno de los grandes pedidos de la sociedad”, agregó el presidente de la Cámara Federal de Casación Penal.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

Borinsky destacó la división de funciones entre fiscal y juez, y valoró el rol destacado de la víctima. Al momento de hacerle las críticas al proyecto, señaló que valorar la “conmoción social” al momento de decidir la prisión preventiva “podría presionar al magistrado” desde fuera de la causa penal. “Propongo su eliminación”, dijo.

También consideró que la aclaración sobre la “expulsión de extranjeros” durante el juicio a prueba es innecesaria porque “está contenida y regulada en la actual Ley Migratoria”.

Dudas
Más adelante hizo uso de la palabra el penalista Julio Maier, con una mirada un poco más crítica de la reforma.

“Este proyecto plantea tres metas: transmitir el poder de investigación del juez al fiscal; que los jueces definan en audiencias donde escuchen y definan; y aminorar los plazos. Pero dudo de que se hayan elegido los mejores procedimientos”, señaló. Para resumir su opinión, dijo: “Este proyecto mejora el actual código pero no es ni tan tan ni muy muy”.

A su turno, el vicepresidente de la Cámara de Casación Penal, Luis María Cabral, dijo que “lo relevante que se debate en este código es avanzar a un sistema acusatorio”. Y definió: “Es el sistema que da mayor garantía y celeridad a los juicios”. También cuestionó, tal como lo hicieron Borinsky y Maier, la posibilidad de expulsar extranjeros acusados de cometer delitos, que incluye la suspensión del juicio.

De la reunión también participó el juez del Tribunal Oral en lo Criminal 6 de Capital Federal, Guillermo Yacobucci, y el vocal de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional, Gustavo Bruzzone.

También expusieron los presidentes de la Asociación de Fiscales y Funcionarios del Ministerio Público Fiscal de la República Argentina, Carlos Castex; y de la Oficina de Enlace con el Poder Legislativo del Ministerio Público Fiscal, Félix Crous; el ministro de la Corte Suprema de Justicia de Santa Fe, Daniel Erbetta; y los especialistas Julio Federik y Diego Morales, abogado del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).

Artículos destacados