Sin Kirchner, industriales cordobeses confían en la estabilidad económica

Para fortalecer la gobernabilidad, la Unión Industrial Argentina (UIA) encaró junto a la CGT desarrollar una “paz social”. Los empresarios cordobeses confían en las condiciones macroeconómicas.

La muerte de Néstor Kirchner puso sobre la mesa la forma en que continuarán las diferencias  que venían protagonizando diferentes sectores y, al mismo tiempo, relanzó las miradas sobre el modelo económico que el ex presidente inauguró en 2003.

En ese marco, la Unión de Industrial Argentina (UIA) estableció un acuerdo con el titular de la CGT, Hugo Moyano, a los fines de garantizar la “paz social” durante este difícil momento que deberá transitar la presidenta Cristina Fernández.  Empresarios y trabajadores acordaron poner paños fríos en la confrontación, desatada principalmente en relación con el debate del proyecto de ley de reparto de ganancias empresariales, presentado por el senador oficialista Héctor Recalde.

Crecimiento y continuidad
Kirchner asumió la presidencia en 2003 con un país en default. Como producto de una década de contracción económica y leyes de la convertibilidad, nuestro país sufría 24,7 por ciento de desocupación y había 52,3 por ciento de personas bajo la línea de pobreza.

Durante los últimos años, Argentina redujo los niveles de pobreza mediante la incorporación de 2,4 millones de personas al régimen jubilatorio y por la implementación de la Asignación Universal por Hijo -que significó una erogación de 220 pesos para dos millones de menores de 18 años-. Sumadas a otras políticas públicas de carácter progresivo, el Estado nacional logró sacar de la indigencia a unos 10 millones de argentinos en un plazo de siete años.

En ese marco, durante los últimos años el crecimiento económico promedió 9% y el sector industrial cumplió un rol fundamental. Según un informe de la consultora Abeceb, en el período que va de 2002 a 2007 “la producción industrial creció 64%”. El Gobierno dedicó sus esfuerzos a alentar las actividades industriales por medio de subsidios e incentivos. A modo de ejemplo, el uso de la capacidad instalada en 2007 se ubicaba en 56%, mientras que para 2007 trepó a 70%.

Sigue igual
El secretario de la Unión Industrial Argentina (UIA), José Ignacio de Mendiguren, subrayó que “la gobernabilidad de la economía está asegurada”, para lo cual consideró que “es clave alcanzar consensos y acuerdos de largo plazo, que son los que permiten dar el salto al desarrollo”.

En igual sentido se expresaron empresarios cordobeses. “En términos macro el escenario no se modifica”, expresó el titular de la Unión Industrial Córdoba (UIC), Ércole Felippa, quien destacó el “favorable contexto externo” que afecta positivamente las actividades de la industria.

En la misma línea, el presidente de la Cámara de Industriales Metalúrgicos, Emilio Etchegorry, planteó que, si bien la Cámara no tiene todavía una posición tomada, estima que “la economía va a seguir igual, ya que dependemos de los precios internacionales”.

Por su parte, el titular de la Asamblea  de Pequeñas y Medianas Empresas de Argentina (Apyme), Eduardo Fernandez, reconoció que el proyecto económico de este Gobierno “es perfectible” y, en esa línea, el empresario llamó a “acompañar a la Presidenta”. “Hay que transformar” este difícil momento, en nuevo “aliento a las transformaciones que venían en marcha”, dijo.

Desafíos y temas pendientes

El economista Mario Rapoport señaló en reciente nota periodística que “a este Gobierno le quedan  varios puntos pendientes”, entre los cuales se impone el de una reforma tributaria progresiva “que contemple una reducción de los impuestos al consumo” y aumente el peso del impuesto a las Ganancias sobre los sectores más pudientes. Justamente en esa última dirección apunta el proyecto de Recalde que, según afirmó él mismo este fin de semana, no quedaría completamente eliminado de la agenda legislativa pero tampoco se trataría este año.

En relación con dicho proyecto y frente al escenario político abierto tras la muerte de Kirchner, el titular de la UIC señaló a Comercio y Justicia que en este momento “es necesario generar mejor clima de acuerdos”. “Compartimos y apoyamos este tipo de treguas en el clima de confrontación”, agregó el empresario, al tiempo que manifestó la “preocupación” del sector por “el avance sindical” en estos temas.

A su turno, Eduardo Fernández indicó la necesidad de “ponerse de acuerdo en una agenda que no retrase las transformaciones necesarias” para las pequeñas y medianas firmas. Planteó que el mejor modo de asumir la ausencia de Kirchner es continuar profundizando el modelo, en relación con la distribución equitativa de la riqueza y con el debate sobre los beneficios otorgados a las grandes empresas.

En tanto, el titular de la cámara de metalúrgicos de Córdoba afirmó que si bien el proyecto de reparto de ganancias genera dudas en el plano “operativo”, si no se produce el debate “podría causar daño”.  Etchegorry desestimó la profundidad de un acercamiento con la CGT, y afirmó: “Moyano dialogando con la UIA, está preocupándose por su futuro político”.

Sobre el tema, indicó el titular de Apyme: “Si lo han hecho en señal de respeto, podemos valorarlo”. Sin embargo, Fernández advirtió que el “mejor respeto” a la gestión iniciada por Néstor Kirchner es “seguir profundizando el modelo”.

Cristina vendrá mañana a nuestra ciudad

Tras dos días de descanso en Río Gallegos, la presidenta, Cristina Kirchner, retomará hoy su actividad oficial en la Casa Rosada y mañana viajará a nuestra ciudad para encabezar un acto en la planta local de Renault, para la presentación de un nuevo modelo de automóvil.

En un expresivo gesto, que sin dudas marca definiciones sobre la estrategia por venir, el presidente alterno del PJ cordobés, el ministro de Gobierno Carlos Caserio, respaldó la decisión de movilizar al partido para recibir a la mandataria. Caserio dijo que los peronistas cordobeses están «convencidos de que es el momento de apoyar a la Presidenta», quien afronta una situación «personal difícil». «Más allá de cualquier diferencia de criterio que pudimos tener en algunas cuestiones, los peronistas cordobeses siempre tuvimos claro que si al Gobierno nacional le va bien, nos va a ir bien a todos los argentinos», afirmó Caserio.

Artículos destacados