Las mujeres siguen siendo discriminadas por la alta gerencia

Analistas de recursos humanos coinciden en que el gran desafío de Argentina es la real implementación de normas que promuevan la igualdad de condiciones en entornos laborales.

Uno de los indicadores de mayor transformación del mercado de trabajo en Argentina en las dos últimas décadas fue el aumento sostenido de la participación femenina. Sin embargo, muy pocas llegan a la alta gerencia por el denominado techo de crital, ese límite invisible que sufren las mujeres por la desigualdad de oportunidades frente a los hombres.

La nueva ley de Protección Integral de las Mujeres (Nº 26485, reglamentada en 2010), que tiene un capítulo dedicado al ámbito laboral, fue puesta ayer sobre la mesa en un encuentro que reunió a profesionales de recursos humanos y de las áreas de legales de empresas cordobesas, quienes analizaron cómo generar entornos inclusivos y antidiscriminatorios para ellas. Aunque la nueva normativa es un gran avance en la materia, reconocen que aún existe una distancia entre el marco legal y la realidad.

“La verdadera igualdad en el mundo del trabajo está todavía fuera del alcance”, sintetizan en Manpower, la consultora que ayer organizó la jornada Mujer y Empresa en el Siglo XXI. Según indicó a Comercio y Justicia María Amelia Videla, gerente de Responsabilidad Social de la firma, una de las claves para revertir esa inequidad con respecto al hombre es generar condiciones de conciliación para la vida laboral y familiar, más aún si se tiene en cuenta que 51% de las empresas en Argentina no tiene mujeres en la alta dirección, pero más de 50% de la matrícula universitaria es femenina. Además, seis de cada diez madres participan del mercado laboral, contribuyendo con 47,6% del ingreso familiar.

Por su parte,  el abogado Agustín Xarrier, jefe de Relaciones Laborales de la consultora, abordó la faz legal del tema. En ese sentido, comentó un fallo reciente que contempló la violación de la nueva ley 26485. Se trató de un caso de hostigamiento psicológico a una empleada por parte de su supervisor, en el cual se manifestó que el empleador (personal jerárquico) conocía la situación y no hizo nada al respecto. “La justicia condenó a pagar a la empresa indemnizaciones y daños y perjuicios in exceso de las indemnizaciones tarifadas en la Ley de Contrato de Trabajo. El dictamen de la Cámara de Apelaciones de Trabajo de la Capital Federal hizo referencia a la nueva ley protectoria de la mujer”.

Asimismo, aludió a la parte de la normativa que  protege a las mujeres de  la violencia posible de ejercer por el empleador o pares hacia las mujeres.  “Toda persona que sienta que está afectada en sus derechos (por violencia física, sexual, psicológica o de esterotipos) tendrá la facultad de reclamar e intimar a su empleador para que cese en esa conducta y corrija la situación”, resaltó el Xarrier.

A su turno, Andrea Balzano, analista de género del Programa de Naciones Unidas  para el Desarrollo (PNUD), sostuvo que “todavía hay una brecha importante entre lo que llamamos igualdad formal, que recogen las convenciones y las leyes, y la igualdad real que es el actual goce y ejercicio de hombres y mujeres, en este caso particular en la empresa”.  Sin embargo, reconoció los avances del país en materia legislativa sobre promoción de la igualdad y destacó que sobresale en la región. Sin embargo, “el gran desafío para la Argentina es la implementación de estas leyes”.

Tips inclusivos
Flexibilidad horaria, teletrabajo, maternity mentoring  y lactario

Patricia Debeljuh, directora del Centro Conciliación Familia y Empresa, de la Escuela de Negocios de la Universidad Austral, dio ayer algunos tips para generar entornos inclusivos para el desarrollo de la mujer en la empresa. Entre ellos:

– Flexibilidad y teletrabajo. “Ayuda la posibilidad de que los horarios no sean rígidos para ellas; también ayuda la posibilidad de que puedan trabajar desde la casa, aunque el teletrabajo no es una herramienta que funcione para todos los puestos ni para todas las personas -hacen falta hábitos de discuplina, concentración y  entorno posible en el ambiente familiar-”.

– Guarderías, jardines maternales, lactarios. “El apoyo a las familias con pequeños lugares donde la mamá pueda sacarse leche sin que tenga que ir al baño es una acción que no cuesta mucho y tiene un alto impacto, al igual que las guarderías”.

– Historias de éxito. “Mostrar cómo han hecho otras mamás para continuar con sus carreras con programas de maternity mentoring,  contándoles y ayudándolas a organizarse”.

– No decidir por ellas. “Hay jefes varones que por un falso paternalismo no les proponen viajes porque es casada o porque tiene hijos… Entonces se recortan posibilidades de desarrollo sin consultarnos”.

En números

–  En América Latina, las remuneraciones de las mujeres representan, en promedio, 70% del ingreso de los hombres.

– La mujer sigue siendo el principal recurso de la economía informal, en la cualllega a constituir 70% de la fuerza laboral. Uno de los indicadores de mayor transformación del mercado de trabajo en Argentina en las dos últimas décadas fue el aumento sostenido de la participación femenina.

Artículos destacados