La rentabilidad empieza a ser un problema

El Observatorio Permanente de la Industria del Software y Servicios Informáticos (Opssi) presentó recientemente los resultados producidos por la primera investigación de mercado. “No obstante, el 30 de mayo se presentará en Buenos Aires el informe final de este relevamiento”, según informó a Comercio y Justicia, Mario Sosa, el responsable del Observatorio. El trabajo compila datos de campo de octubre, noviembre y diciembre de 2007.
Según el análisis, el sector presenta un buen perfil exportador, las inversiones y la facturación crecen a buen ritmo, se incorpora personal calificado y se requiere aún de más calificación. No obstante el horizonte no está exento de dificultades.

Una de las primeras afirmaciones sobre el sector es que está compuesto por empresas jóvenes: un 41% de las pymes comenzaron operaciones desde 2002 en adelante y casi nueve de cada diez comenzaron a operar luego de 1991. Vale decir que el grueso del sector no tiene aún 20 años. Dos datos completan el perfil típico de una pyme SSI: “La mayoría de las empresas presentan una forma jurídica avanzada para la media de las actividades económicas” de nuestro país: las SA y las SRL se corresponden con más del 80% del universo. Por otra parte, el estudio reveló que una de cada cuatro están adheridas a la ley de promoción de la industria del software y estas empresas presentan una dinámica superior a la media en términos de empleo y de facturación, que las no adheridas.

Inversiones

El porcentaje de las inversiones crece año tras año en el sector. Pero las fuentes de esa inversión no escapan a la generalidad de las pequeñas y medianas empresas, incluso profundiza la falta de financiamiento en negocios difíciles de “evaluar” para los dadores de créditos tradicionales. Entre la reinversión de utilidades y el aporte de los socios se explica más del 80% de los fondos invertidos en el sector. El Mercado de Capitales parece inexistente y el sector bancario sólo aporta un 6% del total. En ese contexto, es importante resaltar el 4,3% provenientes de fuentes de programas públicos o estatales. Casi el 40% de las pymes del sector que no invierten, declararon no hacerlo por falta de fuente de fondos.

Si bien en comparación con las fuentes tradicionales como la banca, los programas públicos de apoyo a la industria SSI son importante, la gran mayoría de las firmas (unas nueve de cada diez) no solicitan o no acceden a programas como Fontar, Sepyme, Fonsoft, etc.

Comercio exterior

En 58% de las empresas del sector efectuaron alguna operación de exportación durante 2007; de ese porcentaje casi un 65% lo hace con cierta regularidad, lo que marca un comportamiento exportador por encima del resto de los sectores pymes industriales -un máximo del 2 por ciento en el total de industrias-. En cuanto al destino, el Mercosur es el lugar donde las pymes SSI insertan con mayor frecuencia sus productos y servicios (23,1%), seguido por EE UU y Canadá (entre ambos suman 21,4%). España es definitivamente la puerta hacia Europa: suma un 12% que debe añadirse a un 7,1% del resto de la UE, para ver el volumen total de ventas en el Viejo Continente. Otro dato es que las exportaciones crecieron globalmente: como porcentaje de las ventas éstas significaron en 2007 un 30,6%, un porcentaje algo superior al 28,6% de 2006.

Recursos humanos

Sumado al del financiamiento, los recursos humanos del sector son uno de las “patas flojas” del las pymes SSI.
El sector muestra un alto grado de profesionalización

Artículos destacados