La pérdida de tiempo y la agresividad del tránsito dejan sus huellas en el trabajo

En promedio, el trabajador argentino demora 38 minutos en llegar a la oficina. La tensión que generan los conductores peligrosos figura entre los principales factores negativos antes de comenzar la jornada laboral .

iete son los factores que los trabajadores identificaron como causantes de la mayor parte del estrés durante el desplazamiento al trabajo y que inciden negativamente en su productividad y en la satisfacción que de él obtienen.

En el primer lugar figuran los conductores malos y peligrosos, luego siguen las interrupciones y demoras de los servicios, la agresividad que se genera en las calles, las conversaciones en voz muy alta de la gente que está usando celular y el comportamiento descortés de otras personas que también se dirigen a su lugar de trabajo.

El listado surgió de un muestreo realizado por Regus, una empresa proveedora mundial de soluciones para el lugar de trabajo, entre 10.000 encuestados comerciales. En la medición en Argentina surgió que el promedio del viaje de desplazamiento al lugar de trabajo, de ida, es de 38 minutos, aunque 42 por ciento tiene que viajar más de 45 minutos sólo de ida.

Sin embargo, el tiempo que se emplea en el desplazamiento al lugar de trabajo no es tan problemático como la experiencia del viaje en sí misma.

Ninguna empresa desea que sus empleados lleguen agotados y estresados al trabajo, y que -entonces- no puedan cumplir con sus tareas de manera adecuada durante la jornada laboral. En este sentido, los resultados de la encuesta ayudan a identificar las principales causas del estrés que produce el desplazamiento hacia las oficinas y fábricas entre los trabajadores que conducen sus vehículos y los usuarios del transporte público.

«Todos podemos reconocer nuestras peores experiencias en los resultados que arroja esta encuesta. La agresividad en la ruta y la conducción peligrosa constituyen preocupaciones reales tanto para los conductores como para los peatones, de ahí que estos comportamientos encabecen la lista. No conocer acerca de la interrupción de los servicios o los embotellamientos también son situaciones que minan la posibilidad de una jornada laboral tranquila y productiva. Evidentemente, la plaga de los teléfonos móviles también nos afecta y sus usuarios no se dan cuenta, o tal vez no les importe, que arruinan el día de muchas personas desde el inicio. Y el poder del comportamiento descortés de otras personas que también se desplazan a su lugar de trabajo para transformar el día que comienza en un mal día no se debe subestimar», advirtió Bernardo Fernandini, director de Regus para la Región Sur.

Lugar y horarios más flexibles

Las horas perdidas en los traslados restan productividad y suman un estrés innecesario, más aun con la creciente conectividad que permite, por ejemplo, realizar trabajos vía Internet o reuniones vía Skype.

“Defendemos la flexibilidad de las ubicaciones de trabajo y del horario para evitar todas esas tensiones y estrés, que pueden tener un efecto realmente adverso en el rendimiento, la motivación y la felicidad del empleado. Viajar a un lugar de trabajo más cercano al hogar, especialmente fuera de las horas pico, es generalmente la mejor manera de evitar ese estrés, y generar jornadas laborales más felices, tranquilas y, a la larga, más fructíferas”, sugirió Fernandini.

En Córdoba, cada vez son más los profesionales y las empresas que están relocalizando sus oficinas en otros corredores alejados del área céntrica para evitar caos de tránsito y bajar el estrés.

Lo que más estresa

1º Conductores malos o peligrosos
2º Interrupciones y demoras de los servicios
3º Agresividad en las calles
4º Falta de información de los proveedores de servicios
5º Comportamiento descortés de otros pasajeros en transporte público
6º Conversaciones en voz muy alta de quienes usan el celular en viaje

Artículos destacados