Alta insatisfacción por el salario con relación al rendimiento personal

86% de los trabajadores cree que debería cobrar más por su desempeño laboral y 69% espera un aumento de sueldo para el próximo año.

Una encuesta salarial nacional evidenció que gran parte de los trabajadores cree que debería ganar más dado su rendimiento. Esto concluyó el análisis del Centro de Estudios de la Nueva Economía de la Universidad de Belgrano que indagó en aspectos vinculados con los sentimientos del trabajador con relación a su ingreso.

Estrechamente vinculado con el alto nivel de insatisfacción salarial, 86 por ciento de los trabajadores cree que debería cobrar más debido a su rendimiento. Casi dos tercios de los encuestados expresó que está completamente de acuerdo con que sus ingresos deberían ajustarse hacia arriba por su desempeño laboral. En cambio, sólo seis por ciento opinó lo contrario y ocho por ciento se manifestó indiferente.

El nivel de satisfacción de los trabajadores con su ingreso familiar se alínea con el que manifiestan con relación a sus sueldos, aunque en menor medida. Si bien la porción de empleados insatisfechos con su ingreso familiar sigue siendo mayor que la de aquellos que están conformes, el porcentaje de respuestas negativas es de 39 por ciento, que se divide en partes prácticamente iguales entre los que están ligera y altamente disconformes.

En contraste, 27 por ciento se mostró satisfecho con su ingreso familiar y un tercio de la muestra manifestó indiferencia.

Inflación

Con relación a las expectativas para el año próximo, 69 por ciento expresó que espera un aumento en 20, mientras que 31 por ciento opinó lo opuesto. Y poco más de un tercio de los trabajadores cree que sus ingresos se volverán inestables en el corto plazo, al mismo tiempo que 64 por ciento se inclinó porque confían en que habrá estabilidad remunerativa.

Finalmente, los trabajadores no expresaron una inclinación clara acerca de si confían o no en que sus ingresos crecerán al ritmo de la inflación. Mientras que 39 por ciento cree que perderá capacidad adquisitiva, 41 por ciento confía en que sus entradas monetarias aumentarán, por lo menos, a la velocidad de los precios. Y el 20 por ciento sobrante se abstuvo de opinar.

Artículos destacados