Home  >   Administración   >   Financiamiento para pymes

Financiamiento para pymes

Por Comisión Pyme del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Córdoba

En el mundo actual existe consenso sobre la importancia de las Pequeñas y Medianas  Empresas (Pymes), tanto en el desarrollo de la economía local, en la generación de empleo genuino, como en la flexibilidad y adaptación a los cambios y vaivenes de los ciclos económicos.

En el caso de nuestro país, las Pymes son las empresas que más empleo registrado generan y han sabido subsistir reinventándose en cada momento de crisis económica.

Uno de los aspectos más importantes para el crecimiento de una Pyme son las constantes barreras al acceso crediticio para impulsar su desarrollo.

El objetivo de este artículo es conocer las distintas alternativas de financiamiento que tienen estas empresas, sus obstáculos y sus oportunidades.

Podemos definir dos tipos de financiamientos y una breve reseña de cada uno.

1.- Financiamiento tradicional: se caracteriza por ser muy burocrático, con enormes barreras de acceso y la mayoría de las veces inaccesibles en la práctica. A saber:

a.- Créditos especiales para compra de bienes de capital, automotores y maquinarias. Se trata de un financiamento para un fin específico, orientado más bien a reactivar ciertas industrias, en lugar de promover la renovación del proceso productivo en las Pymes, con tasas de interés subsidiadas que rondan el 10% anual más gastos prendarios y de seguros. Mediante el comunicado A 5771 del Banco Central (BCRA) se han eliminado de esta lista los tractores y agropartes, dejando al sector sin esta posibilidad y discontinuando su financiamiento.

b.- Crédito bancario tradicional. Mediante la resolución del BCRA, todos los bancos deben prestar por lo menos el 6,5% de su cartera a Pymes. El concepto de Pyme está establecido por la Secretaría de Comercio en solo dos criterios: el nivel de ventas y el sector económico. No tiene en cuenta la importancia social, la ubicación geográfica, los puestos de trabajo que genera. Se exigen documentación que no precisamente pueden producir pequeñas empresas como balances, planes de negocios, entre otros. En consecuencia, estos préstamos terminen en manos de clientes tradicionales de los bancos e imposibilitan acceder a nuevos emprendedores. La tasa es del 19% anual a 36 meses de plazo máximo.

c.- Descuentos de cheques. Es la forma de financiar  más práctica, los plazos son cortos, menores a 6 meses, la tasa es subsidiada al 19%, pero de acceso restringido a la clientela bancaria y su trayectoria empresaria.

d.- Descuentos de valores y préstamos tradicionales. Mucho más restringido que el anterior, con tasas del 28 al 35% más gastos, lo cual lo hace costoso y poco atractivo. Solo para casos especiales.

e.- Otras fuentes de financiamiento a destacar son:  Prestamistas y tarjetas de crédito, solo para el caso de urgencias, a muy corto plazo y tasas del orden del 60%.

2.- Financiamiento No tradicional:  está creciendo como modalidad alternativa, algunas de ellas promovidas por el gobierno nacional, por las provincias y por el sector privado, sin un objetivo estratégico y muchas veces con programas discontinuados.

a.- Descuento de cheques avalados por Sociedades de Garantía Recíproca (SGR). Las Pymes son evaluadas por sociedades de envergadura. El análisis no es como el bancario sino que se tienen en cuenta aspectos productivos, societarios y de maduración del producto que elaboran. La tasa de interés ronda el 23% y son a plazos cortos de 30 a 45 días. Se  emplean generalmente para salir de los cuellos de botellas ocasionales. En esta línea se destacan:

Descuentos de cheques garantizados por SGR con tasas del 28%, cheques patrocinados sin garantía cuya tasa ronda el 32% y cheques con garantía warrant u otras garantías reales con tasas del 33% y más largo plazo.

b.- Cauciones tomadas en sociedad de bolsa. La tasa de interés ronda el 24% es a muy corto plazo de 7 a 70 días y  se caracteriza por ahorro de gastos y son garantizados con compra de títulos públicos.

c.- Obligaciones negociables con emisión de títulos privados de deudas. Pueden acceder a ellas Pymes de cierta envergadura y de tradición comercial. Existen límites en el monto de emisión y son a dos años o más de plazo.

d.- Fonapyme industria. El organismo otorga créditos de mediano y largo plazo para proyectos de inversión específicos a una tasa de interés menor a la del mercado. Se llama a concurso y generalmente se debe explicitar el negocio que se pretende financiar. Dentro de esta alternativa está el Fondyf destinado a empresa cuyos proyectos contribuyan al ahorro y recambio energético.

e.- Programa al Crédito y la Competitividad (PACC). Mediante este programa las Pymes consiguen cursos de capacitación profesional y asistencia técnica para mejorar su funcionamiento, tales gastos, dentro de este plan, son reembolsados por el programa. Este programa está  fuertemente ligado al desarrollo de economías regionales y al plan estratégico industrial.

Dentro de esta línea se encuentra la Ley provincial 9727 en donde por RN Nº 160 oficializada en el Boletín Oficial de la Provincia el 30/07/15 se habilita la desgravación impositiva hasta un 25% del gasto incurrido.

f.- Programa “Mi galpón”. El Ministerio de Industria bonifica la tasa de interés en créditos del Banco Nación destinados a la construcción o compra de galpones nuevos o usados con un fin industrial. No incluye el inmueble.

g.- Crédito del Consejo Federal de Inversiones. A través de la Fundación del Banco de Córdoba otorga a ciertos sectores económicos préstamos de hasta $ 70.000 a una tasa del 7,25% anual y por montos superiores hasta 7 años con los primeros 2 años de gracia a una tasa del 14,50% anual.

h.- Proyectos para parques industriales. El Programa está destinado al  financiamiento de obras de infraestructura dentro y fuera de los Parques Industriales públicos, privados o mixtos y, se fomenta la radicación en ellos de Pymes mediante la bonificación parcial de la tasa nominal anual que establezcan las entidades financieras por préstamos a otorgarse en el marco del programa.

i.- Especiales para determinados sectores: prefinanciación de exportaciones, para capital de trabajo, para evolución agroexportadora, para cosecha y acopio de productos en economías regionales, para producción cinematográfica, entre otras.  Como se puede observar, el crédito para un sector tan dinámico de la economía se encuentra muy atomizado, para finalidades puntuales y específicas. Generalmente con muchos requisitos administrativos y la producción de un cúmulo importante de información a suministrar, plazos cortos y tasas poco atractivas, salvo las subsidiadas.

Son otorgadas por organismos nacionales, bancos oficiales, ministerios, provincias, banca privada, empresas bursátiles y planes especiales discontinuados en el tiempo. Esta dispersión conjuntamente a la falta de publicidad, contribuyen a ser poco eficaces a la hora de pretender impulsar al sector de Pymes como una herramienta estratégica de desarrollo económico.

Fuentes: BCRA, Banco Nación, Leyes nacionales y provinciales, Secretaría de Industria de la Nación, Organizaciones bursátiles. Fundación Banco de Córdoba, Consejo Federal de Inversión.

Artículos destacados

  • Extinción del vínculo por jubilación: ¿se debe pagar indemnización? 19 noviembre, 2015 La Comisión de Estudio Laboral y de la Seguridad...
  • “La reforma previsional trajo limitaciones al acceso a moratorias” 3 mayo, 2018 Las modificaciones no comenzaron -ni se agotaron- en diciembre...
  • Ingresos Brutos: regímenes de retención, percepción y recaudación 6 febrero, 2015 En la provincia de Córdoba, con relación al impuesto...
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *