UIA: el sector creció 13% en marzo y está muy cerca de los niveles de 2008

De acuerdo con la organización empresarial, la industria creció 11,4% en el primer trimestre de 2010. Mejora el rubro alimentario. La siderurgia y las automotrices encabezan la mejoría

Al igual que el sector agropecuario, que ya disfruta de una excelente cosecha gruesa, la industria argentina confirma cada mes el importante repunte que atraviesa tras la crisis mundial que la retrajo en 2009. De acuerdo con la estimación del Centro de Estudios de la Unión Industrial Argentina (UIA), el sector tuvo en marzo una expansión interanual de 12,8% en su nivel de actividad y cerró el primer trimestre del año con un alza de 11,4%.

Tanto indicadores públicos como privados confirman la mejoría de la actividad industrial. Días atrás, el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) informó que en marzo el sector creció 11,1%, mientras que para la UIA lo hizo 12,8%. Asimismo, para el organismo oficial la actividad manufacturera se incrementó 9,2% en el primer trimestre del año, en tanto que para la entidad fabril aumentó 11,4%.

Por su parte, la variación mensual desestacionalizada registrada por la UIA mostró un avance de 0,2% con respecto a febrero, tras un primer bimestre del año con “altibajos” debido “a los recesos vacacionales y las paradas por mantenimiento de planta en las industrias automotriz y siderúrgica”, indicó el informe.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

La UIA puntualizó que los fuertes crecimientos interanuales registrados desde diciembre 2009 “deben ser leídos teniendo en cuenta que los meses que sirven de base a la comparación fueron los más afectados por la crisis”.

“En este sentido, la gravedad del impacto que afrontó la producción se pone de manifiesto al comprobar que recién luego de cinco meses de expansión las cantidades registradas van alcanzando los niveles de 2008”, agregó.

A nivel sectorial, la UIA especificó que se destacaron nuevamente los aportes del sector automotor y la industria siderúrgica. Ambos rubros experimentan una trayectoria de recuperación desde el segundo semestre del año pasado.

En marzo, el sector automotor se ubicó 39% por encima del mismo mes de 2009, mientras que la producción de metales básicos registró una suba de 61%, acelerándose respecto del promedio del primer bimestre. En conjunto ambos sectores aportaron 8,2 puntos porcentuales (64% del total del crecimiento industrial).

El análisis por sector
El sector automotor fue una vez más en marzo uno de los que traccionó la suba de la actividad industrial. Creció 39% en ese período y acumuló un crecimiento acumulado de 74% en el primer trimestre de 2010 con relación al mismo período del año pasado.

Si bien la base de comparación de 2009 es baja -lo que explica las fuertes subas-, también es cierto que la producción -124 mil vehículos- fue prácticamente igual a la de 2008, un excelente año. “De este modo, el sector, que resultó uno de los más afectados, resulta también uno de los primeros en recuperar el ritmo previo a la crisis”, consideró la UIA.

La reactivación automotriz está vinculada al repunte de las exportaciones y a la mejoría en la demanda interna. Las primeras crecieron 101% en el primer trimestre de 2010, sobre todo las destinadas a Brasil y se espera que la reactivación de otros destinos -como México y algunos países de Europa- contribuya a sostener la expansión. La segunda crece a un ritmo más lento, pero sostenido: en marzo se incrementó 29%.

De acuerdo con el informe de la entidad fabril, el sector autopartista -constituido por muchas pymes- siguió el repunte de las automotrices, aunque con más heterogeneidad en su interior.“Los incrementos de los costos de materias primas, insumos básicos y salariales vienen determinando una erosión de la rentabilidad unitaria y generando problemas de competitividad”, indicó el trabajo, que también expresó las expectativas de la UIA sobre el plan de financiamiento para el sector por 400 millones de pesos, recientemente anunciado por el Gobierno nacional. Consideró que la iniciativa “podría ayudar a revertir, al menos parcialmente” las dificultades de las autopartistas.

La producción de alimentos y bebidas sigue mostrando retracciones interanuales -es el único sector con tendencia negativa-, aunque cada vez menores. En marzo, la retracción fue de 5,1% y mostró crecimiento con relación a febrero. La performance se explica por los efectos de la sequía de 2008 sobre la producción de aceites y el impacto sobre la producción de lácteos y carne.

“No obstante, se observa una desaceleración en el ritmo de la caída” del sector alimentario, explicada por el aumento de actividad en la molienda de soja -que representa 80% de la molienda total- y la mejoría en marzo de la producción de carnes roja y aviar, de bebidas gaseosas y de harina de trigo y sus derivados.


Perspectivas futuras

Para la UIA, el futuro del sector es auspicioso. “La coyuntura actual se inscribe en un marco de recuperación de la actividad industrial, con buen dinamismo y altas tasas de crecimiento interanual, sustentadas principalmente en la reutilización de la capacidad instalada”, interpretó la entidad.

De acuerdo con sus perspectivas, recién “a mediados” de año podrá cerrarse la brecha abierta con relación a 2008. “El desafío radicará en retomar una senda de crecimiento sustentada en inversiones productivas y ampliaciones de capacidad”, subrayó.

La entidad mantiene su estimación de un crecimiento de la actividad industrial de entre 6% y 8% en 2010.

Impacto positivo

– De acuerdo con la opinión del Centro de Estudios de la UIA, es necesario “destacar el impacto positivo que la implementación de la asignación universal por hijo tiene sobre la reactivación de algunos segmentos de la producción de alimentos”.

– En ese marco, la entidad abogó por un mecanismo de ajuste de la asignación. “Será fundamental observar cómo evoluciona la cobertura junto con algún mecanismo que permita la actualización frente al aumento de los precios locales”, alertó.

Artículos destacados