Sector lechero alcanzará este año un nuevo récord de producción en el país

Según cálculos privados, en 2010 se producirán 10.700 millones de litros de leche. Empresarios trabajan para abastecer una demanda externa en alza.

Si bien durante los últimos años la producción lechera argentina mostró importantes mejorías, con picos de 15% de suba interanual -como en 2004-, nunca había podido superar el récord registrado en 1999. Finalmente, éste parece ser el año que marcará un nuevo mojón en la lechería nacional, impulsado por el firme consumo interno y la creciente demanda externa: empresarios del sector ya calculan que cuando finalice 2010 el país habrá producido 10.700 millones de litros de leche, la máxima marca desde 1983.

En el marco de las actividades de cierre de año de Manfrey, el empresario Ércole Felippa -actual presidente de la Unión Industrial de Córdoba (UIC)- dialogó con Comercio y Justicia, efectuó un balance del año y trazó su horizonte de perspectivas para 2011.

De acuerdo con el análisis de Felippa, “este año fue muy particular, porque nos deja dos visiones contrapuestas y ambas valederas”. Por un lado, el empresario estimó que “en 2010 se marcará un récord de producción de leche a nivel nacional, que va a estar en el orden de 10.700 millones de litros anuales”. Por otro lado, relativizó esa marca al indicar que “ese récord supera levemente la producción de 1999, o sea que prácticamente en once años el sector no ha crecido”.

Si bien es cierto que recién este año el sector lechero nacional lograría superar la marca de 1999 -10.329 millones de litros, de acuerdo con datos de la Subsecretaría de Lechería-, también es cierto que desde 2004 viene mostrando incrementos interanuales importantes de producción, con picos interanuales de hasta 15%. La única excepción dentro del período 2004-2010 fue el año 2007, cuando cayó 6,25%.

De esta manera, este año finalmente quizá logre superar la máxima marca registrada desde el retorno de la democracia y casi duplicar la producción de hace 17 años -5.700 millones en 1983-.
El desempeño irregular del sector -que en ocasiones puede estar vinculado con motivos climáticos o sanitarios- muestra claramente las dificultades que han tenido los tamberos y los industriales para elaborar, junto al Estado, una política clara que permitiera un crecimiento sostenido a lo largo de las últimas dos décadas.

Pero también evidencia que el sector revirtió en los últimos años lo perdido tras la crisis de 2000/01, con base en mayores inversiones en los tambos -en la remodelación de salas de ordeñe, en mejoras en la infraestructura para la alimentación, en recambio de equipos de frío y en inversiones en corrales de encierro, entre otras cosas- y mejoras en la productividad.

Reflexionando sobre las condiciones que permitieron este año un nuevo récord de producción, Ércole Felippa consideró que una de ellas fue la “fuerte demanda externa, porque el sector está muy vinculado con el mercado exportador”.

Consignó además que también influyó positivamente “que desde hace 8 ó 9 meses el Gobierno prácticamente no está interviniendo de forma desordenada, como lo hizo en oportunidades anteriores”.

Perspectivas de crecimiento

Con base en el excelente desempeño de 2010, el sector lechero busca incrementar su producción traccionada por la creciente demanda externa. “Hoy tenemos una gran oportunidad por un escenario externo extremadamente favorable, en el que hay una gran demanda de productos lácteos con muy buenos precios”, consideró Felippa. Los empresarios lecheros consideran que el mercado interno está abastecido de manera adecuada, por lo que el crecimiento vendría por el lado de las exportaciones.

Para ello ponen sus fichas en los mercados tradicionales -como Argelia y los países de la costa este de África-, pero también en la demanda originada en América Latina -Venezuela y México sobre todo-. También miran con muy buenos ojos los cada vez mayores requerimientos de las naciones del sudeste asiático, “un mercado que aún está lejos de su techo”, consideró Felippa.

Tras un crecimiento de 4% en promedio en el país en 2010, el sector proyecta para 2011 un incremento similar. “Este año, a pesar de haber tenido un primer semestre muy complicado por las malas condiciones climáticas, hubo una fuerte recuperación en el segundo semestre”, comentó el empresario.

Para responder a la demanda externa
Estiman que la industria láctea requiere inversiones por US$200 millones en 5 años

Con los tambos alcanzado récords de producción, las industrias lácteas se preparan para abastecer a una demanda que prevén en constante suba en los próximos años. Por ello se estima que requieren inversiones por 200 millones de dólares en los próximos años para aumentar y mejorar las plantas de leche en polvo, el principal producto de exportación del sector.

“Hubo inversiones este año, pero no las de magnitud que necesita el sector si realmente pretendemos crecer. No nos olvidemos que todo crecimiento que tenga el sector debe ir al mercado externo, y eso requiere inversiones de importancia”, comentó Felippa.

Según el cálculo del empresario, con una proyección de un crecimiento anual de 4% en la producción, los tambos generararán 1.600 millones más de litros por año en el próximo lustro.

“Eso requiere importantes inversiones en materia de plantas de leche en polvo, por un monto aproximado de 200 millones de dólares, para que la industria láctea pueda absorber este probable crecimiento”.

Lo que ocurre, además, es que se trata de inversiones de mediano y largo plazo, que por lo menos requieren 24 meses hasta que empiezan a impactar en la producción, por lo que los empresarios estiman que deberían empezar de manera urgente. “Y para eso es indispensable que el país cuente con políticas claras como para que realmente se puedan concretar esas inversiones”, pidió Felippa.

Artículos destacados