Sector inmobiliario: el desafío para 2011 es financiar a la clase media

Según economistas de la Bolsa, factores internos y externos permiten esperar un “muy buen” año próximo.

Pese al freno sufrido a raíz de la crisis internacional de finales de 2008, la construcción cerrará el año con un importante crecimiento y los empresarios ya se preparan para un promisorio 2011. De acuerdo con la opinión de especialistas y economistas del Centro de Investigaciones Inmobiliarias (Cedin) y del Instituto de Investigaciones Económicas (IIE) de la Bolsa de Comercio local, el “gran desafío del año próximo será el financiamiento” que puedan conseguir las empresas constructoras para tentar con propuestas accesibles a la clase media. En ese sentido, especularon también con que la orientación del flujo mundial de capitales a los países emergentes impactará positivamente en el sector, que encontrará allí fuentes de financiamiento.

Ambas entidades realizaron ayer una conferencia en la Bolsa de Comercio, donde expusieron un análisis económico del año que se acaba y de las perspectivas que se abren para 2011.

De acuerdo con el análisis del economista Guillermo Acosta, director del IIE, existen tres factores que permiten augurar un 2011 más que prometedor para el sector de la construcción en Córdoba.

Por un lado, el anémico crecimiento que mostrarán los países desarrollados en 2011 mantendrá bajas las tasas de interés y orientará los flujos internacionales de recursos hacia los emergentes.

Por otro lado, el fuerte crecimiento de Argentina en 2010 -más de 8% esperan en el IIE, el más alto de América Latina-, más la coincidencia de precios récord de los granos en 2011 con una cosecha de 90 millones de toneladas, son “extraordinarias noticias para Córdoba, que se encamina a convertirse en la gran provincia agrícola, representando 30% del valor de la producción total”, comenta el economista.

En ese marco, se estima que la próxima cosecha dejará $22.000 millones  en manos de los productores cordobeses -casi 50% más que la anterior, que dejó 15.000 millones-. “Esa extraordinaria liquidez del agro será captada en parte por el sector inmobiliario, pues por razones culturales el productor considera al inmueble como un depósito de valor”, analiza Acosta.

Por último, el superávit fiscal nacional y el desahogo económico de las provincias y municipios, sumados a la circunstancia de ser un año electoral, permiten augurar para 2011 “un crecimiento enorme de la obra pública”.

Por todo ello, el IIE estima un crecimiento el año próximo de 5,73% de piso para el sector de la construcción, con un techo de 10,35%.

Horizonte promisorio
Según el análisis del Cedin y el IIE, en este marco de perspectivas positivas para el sector y posibilidades de acceso a  recursos, el gran desafío de los desarrollistas locales para el próximo año será conseguir financiamiento para permitir el acceso de la clase media a la casa propia.

Diego Roberts, presidente del Cedin, consideró ayer que ya este año cambió parcialmente el perfil de quienes buscan y pueden acceder a viviendas en la provincia. “No sólo son clientes vinculados con el campo, como en 2008, sino también relacionados con la industria o con el comercio, que tienen recursos”, señaló. “Está claro que hay demanda, pero hay que conseguir financimiento”, sintetizó.

En ese marco, indicó que para los desarrollistas será necesario “agudizar la inventiva para buscar formas de financiamiento” que “den certidumbre” a estos clientes. Entre ellas señaló la colocación de Obligaciones Negociables y la captación de recursos del exterior, “que aunque presten a tasas de 7% -a diferencia  del 1% que rige como referencia en Europa-, para nosotros puede ser una buena opción”.

Roberts desestimó una caída en los precios -“están firmes, no hay sobreoferta”, opinó- y consideró que las tipologías a las que se enfocarán las empresas son las destinadas a la clese media. “Casas de dos o tres dormitorios, en barrios cerrados o con alguna vigilancia”, precisó.

Artículos destacados