Schiaretti y Llaryora, sin margen para otorgar incentivos fiscales y preocupados por caída de coparticipación

El Gobierno de Córdoba y la Municipalidad tienen las cuentas al límite, sin mayor espacio para aplicar medidas contracíclicas. De hecho, la baja del nivel de actividad impactará en la recaudación de Ingresos Brutos y Comercio e Industria. Sin embargo, ambas gestiones tienen la mirada puesta en la merma de la coparticipación por menores ingresos de IVA y Ganancias

El Gobierno provincial y la Municipalidad de Córdoba aguardan por ahora eventuales medidas fiscales del Gobierno nacional para paliar los efectos de la caída del nivel de actividad producto del coronavirus y, de momento, no tienen en carpeta anuncios al menos hasta que la Nación informe su eventual paquete contracíclico para la ocasión.
En todo caso, ambas administraciones están pendientes de cómo golpeará el parate en la recaudación de dos tributos claves: Ingresos Brutos, en el caso de la Provincia, y Comercio e Industria, para el municipio.
Con todo, la mirada está centrada aún más en el impacto que tendrá la crisis sobre la recaudación del IVA y de Ganancias. Se trata de los dos principales impuestos nacionales que conforman la coparticipación, cuya incidencia es central en los ingresos fiscales de ambos distritos.
“El golpe será fuerte, más aún si desde el Gobierno nacional se avanza con incentivos para paliar la crisis que inciden sobre esos tributos”, resumió una fuente consultada por Comercio y Justicia.
La situación es compleja y cambia día a día, en todos los casos para peor.
Por ahora no hay una convocatoria del Gobierno nacional a las provincias o municipios para aplicar medidas de manera coordinada en ese aspecto.
Nadie tiene margen. Sin embargo, en el caso de la Nación tienen la chance de imprimir vía Banco Central, con las consecuencias inciertas que esa medida puede tener. Pero las provincias y los municipios no tienen ninguna alternativa.
Cualquier decisión que tomen en ese aspecto tendrá consecuencias fiscales con una menor recaudación para atender obligaciones corrientes ineludibles.
De todos modos, la recaudación bajará más aún por efecto del menor nivel de actividad.
“La recaudación nunca terminó de repuntar, ahora menos todavía”, resumió un informante. En rigor, los números comenzaban a mostrar una mejoría al punto de ubicarlos casi a la par de la inflación e incluso en algunos impuestos por encima del alza de precios, esto es con una suba en términos reales luego de casi dos años de caída a valor constantes.
Pero ahora el panorama volverá a complicarse.
Ayer, las fuentes consultadas aseguraron que aún no tienen planteos concretos de exenciones o prórrogas en los pagos. Pero será cuestión de tiempo y habrá que ver, llegado el caso, qué postura toman la Provincia o el municipio.
La coincidencia de ambas administraciones es que no hay margen para otorgar mejoras o paliativos. Consideran que en estas circunstancias, debe ser la Nación la que asuma el esfuerzo y cubra esas necesidades.
Para peor, tanto Provincia como municipio deben afrontar incrementos salariales cuyo costo fiscal insumirá un esfuerzo extra a las arcas públicas. Encima, los gremios estatales provinciales aún no hay aceptado la oferta de incremento que les elevó Schiaretti. De hecho, el SEP la iba a reconsiderar ayer pero, por efecto del coronavirus y las sugerencias de no concretar reuniones que involucren a aglomeraciones en espacios reducidos, suspendió el plenario.
La UEPC define qué decisión tomar en este escenario.
El aumento que ya aceptó la Unión de Personal Superior (UPS) y que se pagará hoy a ese agrupamiento y al escalafón de seguridad, tanto policías como penitenciarios, exige un esfuerzo fiscal aún no informado pero que incluye un alza en tres tramos de 16 por ciento final entre febrero, mayo y junio.
Tanto el SEP como la UEPC cuestionaban que parte de esa suba se conformara con una baja de aportes personales destinados a financiar la Caja de Jubilaciones. El tema hoy pasó a segundo plano.
En el caso de la comuna, la negociación con el Suoem aún no avanzó tras el último pago de aumento con cláusula gatillo. Por ahora, todo sigue en análisis.
Mientras, parece casi anecdótico el nuevo incremento del riesgo país producto de la nueva caída de los bonos argentinos en el marco de la crisis global de los mercados.
A esta altura, el panorama luce muy complicado en ese frente.
En 12 días, la Municipalidad de Córdoba debe pagar un vencimiento de intereses por 5,9 millones de dólares del bono por 150 millones de dólares emitido oportunamente por el ex intendente Ramón Mestre.
La idea original era pagar esa obligación con la colocación de una letra del Tesoro por hasta 500 millones de pesos, tal como lo anticipó oportunamente este medio. Pero todo cambió y al menos hasta ayer no había decisión asumida sobre esa colocación.
Cómo se pagará ese servicio es por ahora una incógnita. Con todo, la idea es cumplirlo de la manera que sea.
Por lo demás, ni la Provincia ni el municipio han informado datos sobre la marcha de la ejecución presupuestaria por lo que es imposible sondear en qué condiciones están en este inicio del año. Más allá de que todo sea muy dinámico y de que incluso una información a febrero hoy sea quizá de poca utilidad por los cambios permanentes de escenario.
Como fuere, datos del tercer trimestre en el caso de la comuna y a noviembre en la Provincia, son hoy de escasa relevancia para un análisis de la situación actual.

La posición empresarial
Respecto a los planteos del sector empresarial, hasta ayer no había una postura articulada. El denominado Grupo de los Seis (G6) que reúne a la Cámara de Comercio de Córdoba, de la Construcción, de Comercio Exterior, Fedecom, la Unión Industrial y la Bolsa de Comercio, no tenía una postura única sobre el tema.
“Cada sector aborda la situación conforme la coyuntura que los afecta”, resumió una fuente que las nuclea. De hecho, hay empresas que tomaron la decisión de frenar la actividad y otras que siguen adelante. En todo caso, todas esperan una definición desde el Gobierno nacional respecto a eventuales cuarentenas para personas de más de 60 años o grupos de riesgo. Por ahora, esa medida no fue oficializada. También aguardan una ayuda o compensación ante un eventual parate obligado por el coronavirus.
En cuanto al resto de las entidades, todas esperan decisiones de la Nación aunque también aguardan algún impulso de la Provincia o del municipio, en el caso de Córdoba.

Avilés prometió mitigar efectos
en sector turismo
El titular de la Agencia Córdoba Turismo, Esteban Avilés, prometió trabajar de manera comprometida con el sector privado para “mitigar los conflictos y necesidades del sector” a partir del impacto de la caída de actividad producto de los efectos del coronavirus. En una reunión realizada en el mediodía de ayer en el Centro de Convenciones Córdoba, las autoridades provinciales y los representantes del sector turístico coincidieron en que lo prioritario es la Salud Pública, procurando entonces seguir los lineamientos establecidos por el Ministerio de Salud de la Nación y de la Provincia de Córdoba.
En ese marco, en un comunicado de la entidad oficial se destacó el “compromiso de trabajar con responsabilidad, interministerialmente, y con todos los sectores, para cuidar a la población”.
Al respecto, Avilés afirmó que, “priorizando la salud pública, desde el gobierno provincial se trabajará comprometidamente para mitigar los conflictos y necesidades del sector”.
Sin embargo, no hubo precisiones respecto a qué tipo de acciones se tomarían para paliar los graves efectos que tiene el parate en el movimiento turístico sobre la actividad.
El impacto de la circulación del virus en la actividad turística es evidente. Con todo, lo será aún más la semana que viene cuando comiencen los feriados extendidos y luego Semana Santa, ambas fechas por demás relevantes a los efectos de una mejora en el movimiento para todos los rubros vinculados al turismo que sin embargo ahora se verán seriamente afectados por el parate derivado de las medidas oficiales producto de la enfermedad.
En la reunión estuvieron presentes por el sector privado, representantes de la Asociación Hotelera, de la ACAV, de la Cámara de Turismo, del Córdoba Bureau, de la Cámara de Turismo Cinegético, de la Universidad Provincial, Universidad Siglo 21, UPB, de las Asociaciones hoteleras y gastronómicas de las regiones provinciales, representantes de teatros y de lo Receptivos Córdoba, entre otros.

Artículos destacados