Riesgo país tocó su piso y el Merval ya ganó en el año 83%

Una perspectiva optimista en la economía mundial y señales positivas a nivel local son los elementos que explican en gran parte el interés de los inversores por los bonos argentinos, según coinciden economistas de distintas tendencias.
“Los bonos estaban, hasta que se pagó el Boden 2012 en el mes de agosto, con precios de default, pero al ver la voluntad de pago del Gobierno hubo una tendencia a comprar bonos argentinos”, explicó el economista Orlando Ferreres, quien indicó además que la mayor atracción hacia estos activos está acompañada por un “aumento del precio, que puso los rendimientos en valores más lógicos”.
Por su parte, Fausto Spotorno, economista jefe del estudio de Ferreres, dijo que “a eso se le suman los anuncios del ministro (de Economía, Amado) Boudou de llegar probablemente a un acuerdo con los holdout, lo cual da mayor interés a los bonos locales”, sostuvo.

Así, la Bolsa de Comercio de Buenos Aires sigue con el pie derecho y en medio del entusiasmo que se recicla rueda tras rueda, el principal indicador bursátil se mantiene en los niveles más altos de los últimos catorce meses, mientras los bonos siguen ampliando rentabilidad.
El índice Merval terminó 2,42% arriba, para acumular ahora una ventaja de 10,9% en septiembre y ganar 83,1% en lo que va de 2009.
Otra señal de que el mercado comenzó a desperezarse fue el volumen de los negocios al contabilizarse 64,10 millones de pesos, cuando en los peores momentos difícilmente se superaban los 30 millones.
Tenaris, la acción de la compañía de Techint, volvió a transformarse en la estrella del mercado -como viene ocurriendo desde hace tiempo- a punto tal que se llevó casi 35% del volumen total operado en la jornada de ayer.

En tanto, el Riesgo País cayó por debajo de los 700 puntos básicos y alcanzaba el mismo nivel de un año atrás, al retroceder más de 50 unidades, según el índice que elabora el banco JP Morgan.
El economista Aldo Abram explicó que “cuando el optimismo reflota, como viene pasando desde marzo, los inversores de a poquito van queriendo asumir más riesgos, primero en los países desarrollados, después en los emergentes. En este contexto, hemos visto en Argentina, de junio a esta parte, una fuerte llegada de capitales”, señaló.

Artículos destacados