Retención del impuesto a las Ganancias subió 54% en 2018

Es para el caso de jubilados provinciales. El haber promedio creció 38,05% en un año. En tanto, la cantidad de pasivos alcanzados se mantiene estable. En 2015, previo a los cambios en la imposición, quienes pagaban sufrían una retención de 44% de su beneficio; hoy es de 15,4%. Cambios para 2019

Por Alfredo Flury – aflury@comercioyjusticia.info

La retención promedio del impuesto a las Ganancias para los jubilados provinciales alcanzó en noviembre pasado 5.996 pesos, 54,57 por ciento más que un año atrás. En tanto, en el mismo período, el haber jubilatorio promedio se ubicó en 38.878 pesos, 38,05 por ciento más que en 2017.
De esta forma, la incidencia del impuesto sobre quienes tributan -la cantidad de sujetos alcanzados se mantuvo casi sin cambios- creció y afectó en noviembre pasado 15,42 por ciento del haber promedio. Un año atrás, esa incidencia era de 13,77 por ciento.
Los datos compendiados por Comercio y Justicia con cifras del Informe Estadístico de la Seguridad Social que publica la Caja de Jubilaciones, si bien acotados a los pasivos, bien pueden trasladarse a los empleados públicos provinciales y municipales y a trabajadores de la Empresa Provincial de Energía (EPEC) y del Banco de Córdoba, entre otros. Es que la tasa de sustitución -esto es lo que cobran los jubilados respecto al haber de un activo- permite traspolar el caso de retenciones de Ganancias a los jubilados a los trabajadores públicos en actividad. Al mismo tiempo, es un indicio para el sector privado en general, por cierto con las diferencias del caso.
Como fuere, los datos de la Caja muestran cómo la incidencia del impuesto a las Ganancias fue en aumento y, si bien la actualización del mínimo no imponible, deducciones y escalas ahora se realiza de manera automática cada año, los datos a noviembre demuestran que esos cambios no corrigen plenamente la evolución de los salarios en el mismo período. Dicho en otros términos, la incidencia de Ganancias creció pese a esa actualización automática.

En esa línea, es de suponer que en 2019 la situación se repetirá. Desde enero, mínimo no imponible, deducciones y escalas suben 28,3 por ciento, muy por debajo de la inflación y también de los salarios que, si bien crecerán menos que los precios, tendrán en general mejoras superiores a la actualización de Ganancias. Así, si bien desde enero bajará la carga tributaria de quienes pagan el impuesto, prontamente y por las subas escalonadas de salarios ya pactadas por muchos gremios, esa mejora se irá licuando con el correr de los meses.
Una “foto” aproximada de lo que ocurrirá desde enero puede rastrearse en el 2018 que termina.
En enero pasado, luego de la actualización de mínimos, deducciones y escalas, la retención promedio bajó a 3.716 pesos desde los 3.954 pesos de diciembre de 2017, apenas 238 pesos menos. Sí, en cambio, hubo una baja más importante de los beneficiarios alcanzados, que de 31.638 pasaron en enero de este año a 26.559, siempre producto de la actualización del tributo.
Pero ya en noviembre último, la retención promedio llegó a 5.996 pesos (61,35 por ciento más que en enero) y los beneficiarios alcanzados fueron 32.580, seis mil más que en enero y poco más de mil por encima de noviembre del año pasado.

Por lo demás, el panorama luce muy diferente al que regía previo a los cambios aplicados en el impuesto a las Ganancias impulsados por la administración de Mauricio Macri, votados por ley.
De hecho, en noviembre de 2015 apenas tributaban el impuesto 11.485 pasivos de la Caja. Pero la retención promedio era de 7.505 pesos. De esta forma, con un haber promedio de 17.062 pesos en aquel momento, Ganancias se llevaba 43,98 por ciento de los beneficios de aquellos que pagaban.
Hoy, si bien son muchos más los que tributan, la retención promedio disminuyó sensiblemente y no sólo desde el punto de vista nominal sino, particularmente, respecto del haber promedio de un jubilado a noviembre pasado.

Artículos destacados