Paritarias: docentes rechazan la oferta provincial y peligra el normal inicio de clases

Aunque el diálogo oficial comenzaría esta misma semana, se conoció que, en principio, el Gobierno ofertará 5% desde febrero más revisión por inflación posterior. La propuesta se analizará en asamblea pero los educadores pretenden recuperar parte de la pérdida del poder adquisitivo de 2018

El Gobierno de Córdoba y la Unión de Educadores de la Provincia (UEPC) iniciarán una ronda de diálogo en las próximas horas para lograr un acuerdo salarial en el inicio del año lectivo. El Gobierno propondrá una mejora que, en principio será, de 5 por ciento desde febrero.
El aumento, que deberá ser discutido por los docentes en asamblea, será rechazado por insuficiente, según trascendió. En ese marco, fuentes gremiales consultadas por Comercio y Justicia no descartaron que se condicione el inicio del ciclo lectivo en Córdoba, previsto para el 6 de marzo.
En paralelo, el 28 de febrero está previsto un plenario nacional de la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera), en la que está enrolada la UEPC, en el que se analizará la situación en cada distrito y se evaluarán eventuales medidas de fuerza para el inicio de las clases.

En principio, el panorama no es alentador ya que el Gobierno de Mauricio Macri ratificó que no habrá paritaria nacional, como tampoco ocurrió el año pasado. Al mismo tiempo, el Fondo Nacional de Incentivo Docente (Fonid) tiene sus partidas congeladas, por lo que las provincias, entre ellas Córdoba, recibirá menos recursos en términos reales para complementar el salario docente.
Más allá de ese escenario, la atención de los educadores de Córdoba está puesta en una primera instancia en la situación local. En ese marco, fuentes afirmaron que ya hubo contactos informales entre el Gobierno y los dirigentes de la UEPC, antes de la convocatoria formal que podrá ocurrir esta misma semana.
Todavía con algún margen, los plazos tienen un límite. El viernes de la semana próxima los educadores se reincorporan a los colegios.
En ese marco, es un hecho que la semana siguiente (a partir del lunes 18) se concreten las primeras asambleas escolares para analizar una propuesta salarial formal que, a esa altura, los dirigentes gremiales suponen firme.
Aunque funcionarios del Gobierno provincial evitaron cualquier comentario, trascendió que la oferta no será diferente a la que aceptó oportunamente el Sindicato de Empleados Públicos (SEP) a fines del año pasado. Se trata de un aumento de 5 por ciento a cobrar con los haberes de febrero, y luego, desde marzo y hasta junio, revisión por inflación.

En rigor, siempre aclarando que el tema deberá debatirse en asamblea, las fuentes sindicales consultadas no cuestionan esa mejora, que acompañaría la inflación de este año. Sí en cambio pretenden una recomposición previa que suba el piso para comenzar a aplicar el aumento de febrero. Esa mejora debería ser similar al porcentaje perdido el año pasado producto de la inflación.
Es que si bien el acuerdo original firmado con la Provincia incluía cláusula gatillo, aquél se revisó en septiembre y luego a fin de año, producto de que el índice de precios subió muy por encima de la recaudación, que era el límite que se había fijado para ajustar por gatillo.
En ese marco, todos los agentes públicos terminaron con una mejora de 36 por ciento en 2018 más un bono de 5 mil pesos no remunerativo y por única vez, que en el caso de los jubilados llegó a 4.100 pesos.
De esta forma, la base salarial para 2019 quedó 10,5 puntos porcentuales por debajo de la inflación, que en Córdoba y según la Dirección de Estadísticas y Censos, fue de 46,55 por ciento.
La puja estará centrada en ese ítem, que la Provincia no está dispuesta a discutir. En ese contexto, es muy posible que las asambleas docentes rechacen la oferta oficial y que el inicio del ciclo lectivo sea con conflicto.
Las cartas comenzarán a verse probablemente desde esta misma semana o a más tardar la próxima.
Un dato no menor es el contexto en el que ocurrirá la negociación. Las elecciones provinciales y municipales previstas para el 12 de mayo próximo no serán ajenas al escenario del debate. El Gobierno intentará clausurar cualquier conflicto gremial antes de los comicios, mientras que el gremio buscará aprovechar esa circunstancia para tratar de ejercer presión y lograr una mejora extra en sus haberes.

Marcha contra el ajuste
En tanto, hoy se concretará una movilización de diferentes gremios contra el “ajuste y los tarifazos”, entre otras reivindicaciones, que concluirá en la plazoleta Agustín Tosco de la ciudad de Córdoba, pasadas las 19.

La concentración es convocada por diferentes organizaciones. Si bien los reclamos son los mismos, habrá diferenciación de determinadas entidades. Así, Luz y Fuerza Córdoba convocó a la “marcha de las antorchas”, en la cual además de cuestionar las políticas del Gobierno nacional, también rechazará el “ajuste” del gobernador Juan Schiaretti en el marco de la pulseada que mantienen desde hace casi un año por la situación de EPEC y el intento de su directorio de modificar aspectos del convenio colectivo de trabajo, entre otros puntos.
En la misma línea, la CTA local buscará también incluir a Schiaretti en un documento que terminaba de pulirse anoche. Participarán de la marcha dirigentes enrolados en la CGT Rodríguez Peña, que tiene al Sindicato Único de Recolectores de Residuos (Surrbac) como uno de sus puntales.
Por su parte, la CGT Córdoba, que conduce José Pihen, convocó a marchar también hoy contra “los tarifazos, el ajuste, los despidos y la recesión”. La concentración será en la sede de bulevar Chacabuco 454 a las 18.30, según se informó.

Artículos destacados