Mini devaluaciones: “Fueron inoportunas e innecesarias”

Reluciente. Con el evento de ayer, la Bolsa de Comercio lució la remodelación de su auditorio.

La frase pertenece al director del IIE de la Bolsa de Comercio, Ramiro Sosa Navarro, quien puso en evidencia que la industria nacional aún contaba con margen a favor respecto de Brasil. Anticipó que la actividad puede cerrar el año con una merma de 1,5%.

Ramiro Sosa Navarro, director del Instituto de Investigaciones Económicas (IIE) de la Bolsa de Comercio de Córdoba (BCC), consideró ayer que las minidevaluaciones que permitió el Gobierno nacional durante los días pasados fueron “inoportunas e innecesarias” en función de la coyuntura macroeconómica que atraviesa el país.

Cabe recordar que mayo comenzó con el tipo de cambio oficial para el tipo vendedor a 8,05 pesos, valor que se mantuvo hasta el 12 de este mes, cuando comenzó a subir de a un centavo hasta alcanzar 8,11 en la jornada de ayer.

Si bien no es un salto, puede interpretarse como un indicio del retorno a las mini o microdevaluaciones que llevaba acabo el Gobierno nacional antes de la de fines de enero pasado.

“Fueron innecesarias porque se dieron en un contexto en el que la apreciación del real y la desaceleración de los precios todavía deja margen de competitividad a la industria nacional, lo que quita presión sobre el tipo de cambio, más que nada en relación con Brasil; e inoportunas porque se llevó a cabo en medio de la gran liquidación de divisas que está realizando el sector agrícola, lo que puede impulsar a que los productores retengan a la espera de nuevas devaluaciones que puedan favorecerlos”,explicó el economista.

En efecto, el agro liquidó en abril pasado 3.174 millones de dólares, lo que se convirtió en récord histórico para ese mes. Si bien el ritmo de venta de granos y oleaginosas es menor que el de años anteriores, se sabe que vienen los meses de mayor liquidación, por lo cual Sosa Navarro consideró que las minidevaluaciones fueron inoportunas ya que puede impulsar a que los agrexportadores retengan divisas, explicó a Comercio y Justicia. Aun así, el sector ya acumula liquidaciones por 9.442 millones de dólares.

Con tendencia descendente
Por otra parte, al hacer el análisis de la atividad económica nacional, el economista subrayó que ésta acumula cuatro meses de caída -según el Índice General de Actividad (IGA) que elabora la consultora de Orlando Ferreres- y un un modesto crecimiento -de acuerdo con el Estimador Mensual de la Actividad Económica (EMAE) que monitorea el Instituo Nacional de Estadística y Censos (Indec).

“Para el primero, la baja acumulada llega a 0,8% en comparación con el mismo período del año pasado, mientras que para el Indec la suba del primer trimestre fue de apenas 0,5%”, después de la primera caída del año (0,9%), explicó. En ese sentido, adelantó que la actividad puede cerrar el año con una baja de 1,5%. Esto encuentra su explicación en la caída del consumo (que acumula un cuatrimestre de baja), principalmente de bienes durables, debido a la merma de los salarios reales que no lograron recomponerse en las paritarias (el salario real general acumula tres trimestres de caídas consecutivas) y al estancamiento en el comportamiento de los préstamos al sector privado, que venían cayendo desde diciembre de 2013, según relató.

“Todo esto ya encontró niveles preocupantes debido a que ha impactado en el empleo”, dijo, y explicó que en los últimos dos trimestres la industria destruyó en todo el país 15 mil puestos de trabajo, de los cuales 3.000 pertenecían a Córdoba.

El sector de la construcción no queda al margen. Sosa Navarro mencionó la baja en esta actividad que también impactó en el mercado laboral con una baja en los trabajadores registrados de todo el país de casi 7.300, de los cuales poco más de 700 son cordobeses. “El año 2013 no fue bueno, por lo que si esto se compara con 2012, la destrucción de puestos es de casi 30 mil en todo el país, y de casi 1.300 de la provincia de Córdoba”, concluyó.

Artículos destacados