Las partes no ceden y se profundiza el desabastecimiento en sectores clave

El lock out de los transportistas de cereales, que hoy ingresará en su cuarta jornada, derivó ayer en una profundización del desabastecimiento de diferentes materias primas y productos finales, mientras el conflicto dista de ceder al menos en las próximas horas.
En ese marco, el gerente de Fecotac, Pablo Trápani, confirmó la continuidad de la medida de fuerza hasta tanto el Gobierno nacional y las entidades rurales retomen las negociaciones para solucionar el conflicto derivado del esquema de retenciones móviles. Ayer, había 42 cortes en la provincia.

En tanto, anoche se liberó el transito en el retén de Armstrong, en Santa Fe, donde había un cola de 38 kilómetros.
Mientras tanto, ayer hubo varios pronunciamientos en relación con elo dilatado conflicto, agudizado en las últimas horas con el paro de los camioneros que impiden el paso de todo tipo de cargas por las rutas (ver Voces en conflicto). Pese al llamado al diálogo del Episcopado y el pedido de un “gesto de grandeza” por parte del gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, quien pidió audiencia con la presidenta Cristina Fernandez, la posición de las partes en pugna se mantuvo inalterable.
En ese contexto, el panorama económico mostró un marcado deterioro en prácticamente todos los sectores.

Frigoríficos, los más afectados

Tal vez, la actividad que mayor impacto registró en los últimos días fue la del sector frigorífico.
Daniel Urzía, gerente de AFIC, advirtió que ya hay 1.500 trabajadores suspendidos sobre un total de cinco mil en toda la provincia. “Hay empresas que están sin trabajar desde hace una semana. Si la situación se mantiene, el lunes cierran sus persianas todos los frigoríficos”, advirtió Urzía, quien señaló que ayer hubo camiones agredidos en los piquetes en el interior.

En tanto, Raúl Castellanos de los expendedores de combustibles, admitió que las bocas de expendio de Shell están prácticamente sin combustible por un piquete en la refinería de San Lorenzo. La situación es un poco mejor en Esso y en Petrobras, mientras que YPF es la que mejor sobrelleva la situación.
“De seguir así, el fin de semana habrá serios problemas”, dijo.
En tanto, fuentes de la Unión Industrial calificaron de “insostenible” la situación. “Faltan materias primas. Hay automotrices que han suspendido turnos. La semana que viene habrá industrias cerradas”, alertaron.

Por su parte, Antonio Crespo, vocero de Fedecom y titular del Centro de Almaceneros, dijo que el parate genera desabastecimiento, principalmente en lácteos.
“Hoy directamente no vino el proveedor”, señaló y agregó que la escasez es ya crónica en aceites y derivados de la harina.
Aunque en menor medida, el faltante en supermercados también tiende a profundizarse, indicó Héctor Del Campillo, de la cámara que los nuclea. En tanto, Ercole Felippa, de Manfrey, dijo que la industria está prácticamente paralizada por la imposibilida de transportar el producto a destino.

Cristina, con los tapones de punta D’Elía busca “desagravio” en Rosario Buzzi: sigue el paro
“¿Qué trabajador puede estar 90 días sin trabajar? Só

Artículos destacados