La inflación fue de 5,9% y 2018 podría ser récord desde la híper

Acumula 31,18% este año. Si en octubre -cuando impactarán tarifas- llega a 5%, en noviembre a 4% y en diciembre acelera a 5%, acumulará 50,41%, la más alta desde 1991 e incluso superior a la de la caída de la convertibilidad. En septiembre golpeó la suba de los alimentos, pero también de otros bienes

El Índice de Precios al Consumidor (IPC) se incrementó en septiembre 5,9 por ciento en Córdoba, el valor más alto desde abril de 2002 y levemente por encima de registrado en febrero de 2014; e incluso del de diciembre de 2015, con la devaluación original del primer mes de gestión de Mauricio Macri.
En tanto, en el año, el costo de vida registró un alza de 31,18 por ciento y de 39,73 por ciento en la comparación interanual. De mantenerse la dinámica de precios en el último trimestre, la inflación podrá ser récord desde la hiperinflación de 1990 y 1991.
Efectivamente, si en octubre los precios suben en torno a 5 por ciento (impactará la suba del gas y otras tarifas, además del 10 por ciento de las naftas), en noviembre desciende levemente a 4 por ciento y en diciembre (mes habitualmente “caliente”) los precios vuelven al andarivel de 5 por ciento, la inflación acumulada en el año llegará a 50,41 por ciento, registro que habrá superado levemente el IPC de 2002 (poscaída de la convertibilidad), cuando llegó a 50,28 por ciento. Un registro más alto sólo puede rastrearse en 1991, cuando acumuló 83,91 por ciento, resaca de la híper de 1990, cuando llegó a 1.218,3 por ciento.
Más allá de que supere o no ese registro -a la postre un dato anecdótico-, el índice de precios al consumidor de este año será ciertamente elevado.

En todo caso, un par de hechos objetivos podrían hacer que no llegue a 50 por ciento e incluso que quede por debajo de 45 por ciento: el dólar se acerca a la banda inferior fijada por el Banco Central y acumula sucesivas bajas en los últimos días y, por cierto, un nivel de consumo muy retraído. Al fin y al cabo, es la estrategia oficial ya manifestada por el titular del Banco Central, Guido Sandeleris: “secar” la plaza y no emitir hasta junio del año próximo. Hipótesis al margen, el dato de septiembre corroboró en buena medida lo que diferentes consultoras y entidades venían presagiando.
De acuerdo con los datos oficiales informados por la Dirección de Estadísticas y Censos de la Provincia, los precios del noveno mes del año mostraron una fuerte suba, traccionada en buena medida por el rubro Alimentos y bebidas, clave por su ponderación en el cálculo del indicador general de precios y, en paralelo, para la canasta alimentaria que mide el límite de la indigencia. Efectivamente, ese ítem subió 7,93 por ciento en el mes, acumuló 33,1 por ciento en el año y 39,25 por ciento en la comparación interanual.
Dentro de Alimentos, hubo casos emblemáticos como el pan y los cereales, que subieron 10,78 por ciento en septiembre y 50,9 por ciento en el año.
En tanto, Aceites y grasas aumentó 12,27 por ciento y 75,48 por ciento en 2018.En septiembre también se produjo un fuerte incremento en el rubro Indumentaria y calzado, que subió 9,26 por ciento aunque en el año escaló “apenas” 27,45 por ciento.
Otro ítem que mostró una variación contundente fue Equipamiento y mantenimiento del hogar, en este caso de 10,03 por ciento y de 35,12 por ciento en el año.
Es clave allí la devaluación. Por ejemplo, artefactos para el hogar y también herramientas y equipamientos para el hogar subieron en septiembre hasta 15,87 por ciento y en el año muestran alzas de hasta 60,1 por ciento.
Por su parte, Transporte y comunicaciones registró un aumento de 6,19 por ciento, de 31,4 por ciento en el año y de 44,33 por ciento en los últimos 12 meses. En ese marco, el Transporte privado subió 10,89 por ciento y 43,6 por ciento en 2018.

Por su parte, Esparcimiento aumentó 5,39 por ciento y 26,6 por ciento en el año. Aquí, una vez más producto del alza del dólar, hubo fuertes incrementos de determinados equipos de audio, fotografía y computación, de hasta 19,08 por ciento y 54,94 por ciento en el año.
Por el lado de Bienes y servicios varios, el alza de 6,86 por ciento estuvo traccionada por Joyerías y relojes, que escalaron 25,75 por ciento en septiembre y 65 por ciento en 2018. Con todo, la indicencia de ese rubro es marginal en el cálculo de la inflación en general.
Párrafo aparte para dos rubros claves pero que mostraron subas menores en septiembre. Por un lado, Enseñanza aumentó 1,86 por ciento, 26,69 por ciento en el año y 28,38 por ciento en la comparación interanual. En tanto, Propiedades, combustibles, agua y electricidad apenas sí se incrementó: 1,68 por ciento. No hubo en ese mes movimientos contundentes en las tarifas o bien en los combustibles.
Sin embargo, en el año muestran un alza de 32,6 por ciento y 48,87 por ciento en los últimos 12 meses.
Se descuenta que en octubre ese rubro, que tiene alta incidencia en los hogares, subirá fuertemente por las alzas en las tarifas de gas y de los combustibles líquidos, entre otros.

“Inflación núcleo”
Por lo demás, en septiembre se produjo un fuerte incremento de la denominada “inflación núcleo”, que excluye la estacional y la regulada. Concretamente, la suba fue de 6,63 por ciento frente a 4,05 por ciento de los regulados (tarifas) y 6,48 por ciento de los estacionales (ciertos alimentos). La “núcleo” subió 30,77 por ciento en el año y 35,5 por ciento en los últimos 12 meses.

“Gatillo” atrasado
La inflación acumulada de 31,18% en los primeros nueve meses del año dejó rezagado el aumento de 27% a septiembre renegociado por los agentes públicos provinciales. En tanto, el 32% acordado para octubre, también quedará lejos de la inflación. Diferente será el caso de los trabajadores comunales en relación con la Municipalidad de Córdoba.

Artículos destacados