Hay 770 mil trabajadores golpeados por el parate y por ahora sin contención en Córdoba

De ese número, 361 mil son cuentapropistas, la mayoría informales. Pero también hay 400 mil asalariados “en negro” cuyos ingresos quedan en riesgo frente a un brusco freno de las actividades producto del coronavirus. El resto tiene asegurado un ingreso por parte del empleador. Con todo, se esperan anuncios sobre eventuales subsidios y cómo llegarán a los damnificados

 

 

Alfredo Flury aflury@comercioyjusticia.info

El freno en el nivel de actividad producto de la pandemia de coronavirus ya impacta o lo hará desde esta semana en al menos 770 mil trabajadores urbanos en la provincia de Córdoba y que, en paralelo, quedan expuestos a no recibir ingresos mientras se extienda la situación.
El dato elaborado por Comercio y Justicia surge a partir de datos incluidos en el Diagnóstico de la situación laboral de la provincia de Córdoba, actualizado a enero de 2020 y publicado por el Ministerio de Trabajo de la Nación.
El número es teórico pero consistente con la situación laboral de esos sectores y el impacto que tiene el parate de la economía.
Si bien ayer el presidente Alberto Fernández no anunció una cuarentena generalizada, tal como lo había sugerido por la mañana, sí sugirió que habrá medidas restrictivas para diferentes actividades. Esos detalles se conocerán recién hoy como así también los incentivos y compensaciones económicas para aquellos sectores afectados.
De acuerdo con los datos oficiales, en la provincia de Córdoba hay 2.677 mil personas de más de 15 años. De esa cifra, 1.031 mil conforman la Población Económicamente Inactiva (PEI) que incluye 417 mil jóvenes, 376 mil adultos y 416 mil adultos mayores.
Ahora bien, el resto conforma la Población Económicamente Activa (PEA) que alcanza a 1.668 mil personas.
Se trata de 1.560 mil ocupados y 108 mil desocupados.
El problema se plantea ahora con quienes están ocupados pero que o bien por el parate en la actividad o por estar en la informalidad, aún siendo asalariados, pueden quedar sin tareas o sin ingresos regulares.
De los 1.560 mil ocupados, 1.125 mil son asalariados, además hay 62 mil empleadores y 361 mil cuentapropistas.
Dentro de lo asalariados, hay 868 mil privados y 202 mil públicos.
Entre los privados, 469 mil son registrados mientras que 340 mil están en negro.
Allí se ubica entonces un primer grupo de personas sin mayor contención que podrían quedar afectados por la situación de freno en la economía.
En tanto, dentro de los públicos, hay 191 mil en blanco y 12 mil en la informalidad. Allí, el informe considera trabajadores de los sectores públicos nacional, provincial y municipal.
Asimismo, también dentro de los asalariados, hay 114 mil trabajadores de casas particulares. De esa cifra, apenas 45 mil están registradas y el resto, esto es 69 mil están en la informalidad. También otro grupo de riesgo en circunstancias de parálisis.
Respecto a los cuentapropistas, los 361 mil relevados en la provincia de Córdoba son potencialmente vulnerables a la crisis y sin chances de obtener ingresos de manera regular en esta coyuntura.
En ese grupo, hay 102 mil formales, monotributistas y autónomos y 259 mil “en negro”. Dentro de estos, 135 mil son no profesionales con capital, otros 80 mil no profesionales sin capital y otros 44 mil son profesionales y técnicos, aunque en todos los casos con empleo no registrado.
Finalmente, hay 4 mil trabajadores familiares sin remuneración y 9 mil beneficiarios de planes que perciben una remuneración por esa tarea.
La radiografía es útil para visualizar quienes se encuentran en una situación de vulnerabilidad laboral para afrontar la crisis.
Por lo pronto, son muchos ya los afectados. Las decisiones primero de la gestión del intendente de la ciudad de Córdoba Martín Llaryora y luego del gobernador Juan Schiaretti, de restringir diferentes actividades por el coronavirus, golpeó este fin de semana distintos rubros.
El jueves, Llaryora dispuso la conformación de un Gabinete Sanitario Permanente para intensificar y ampliar las medidas que la Municipalidad de Córdoba respecto al coronavirus.
En ese marco, se instruyó a las diferentes secretarías del gabinete municipal a tomar distintas medidas que fueron enumeradas en un comunicado. La decisión restringe de manera preventiva todas las actividades de alta concentración de personas; suspende de manera preventiva el ingreso de público a los espectáculos deportivos; pospone las habilitaciones de todo recital masivo en la ciudad; cierra preventivamente los museos y centros culturales municipales y restringe preventivamente todos los eventos enfocados al turismo en la ciudad. Ademas, se avanzará en el cierre de manera preventiva de los Hogares de Día municipales, para lo cual se dispuso que los módulos alimentarios se distribuirán a domicilio. Asimismo, se restringe preventivamente el ingreso de personas al Hogar Padre La Mónaca; se suspenden preventivamente todas las licencias al personal de Salud Municipal; se amplía la disponibilidad de fondos municipales, que serán destinados a reforzar el sistema de salud comunal frente a la contingencia.
Finalmente, la comuna aclaró que la decisión de restringir de manera preventiva todas las actividades de alta concentración de personas incluye la suspensión de bailes y el funcionamiento de boliches.
De hecho, este fin de semana ya no hubo actividad en esos ámbitos que no sólo afectan de manera directa a las bandas de cuarteto en ese caso específico, sino también a decenas de personas que trabajan en torno a esa actividad, la mayoría en la informalidad, por ejemplo los “naranjitas”.
En tanto, el viernes, el gobernador Schiaretti decretó la suspensión de eventos públicos y privados que impliquen concentraciones masivas previstos en lugares como museos, casinos, teatros, cines y boliches.
La medida se tomó en el seno del Comité de Acción Sanitaria, producto del coronavirus.
El decreto 190 establece “la suspensión en todo el territorio de la provincia de Córdoba de la realización de eventos públicos o privados con concentración masiva de personas, de la naturaleza que fueren, social, cultural, académica, de capacitación, artísticos y deportivos”.
La disposición indica además que quedan sin efecto las habilitaciones de este tipo de encuentros otorgadas anteriormente por los organismos provinciales.
En la misma línea, la resolución prevé que el Ministerio de Salud, en coordinación con el Comité de Acción Sanitaria, podrá disponer el cierre preventivo de espacios públicos o privados de carácter recreativos o culturales.
La medida se enmarca en el estado de alerta, prevención y acción sanitaria en la que se encuentra la provincia de Córdoba. Lo que permite instruir a todas las jurisdicciones públicas provinciales, para actúen en forma coordinada con la autoridades sanitarias, acatando las recomendaciones de la OMS y del Ministerio de Salud de la Nación e invitando a los demás poderes del Estado; municipios, comunas y organizaciones sociales, públicas y privadas, para que adopten en consecuencia las medidas de prevención y control de las enfermedades como el sarampión, dengue y coronavirus (Decreto 157/2020).

Artículos destacados