Gobierno destaca el respaldo de Estados Unidos contra buitres

DONALD VERRILLI, fiscal General de Estado de EEUU, tuvo a su cargo la presentación.

El Departamento de Justicia de EEUU presentó un “amicus curiae” apoyando la postura argentina para que los holdouts no puedan recabar información sobre activos y cuentas de Argentina en el exterior con el fin de embargarlos.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, destacó el «respaldo» obtenido de Estados Unidos ante la Corte Suprema de ese país en una demanda iniciada por fondos buitres.

Mediante la figura «amicus curiae», el Departamento de Justicia de la administración de Barack

Obama apoyó la postura argentina y se opuso a que esos fondos sean autorizados a recabar información de «activos y cuentas» que el país tiene en el exterior con el objetivo de ser embargados.

«Estados Unidos respaldó la posición argentina ante la Corte de su país, basada en la reestructuración consensual como medio para resolver la crisis de la deuda con los fondos buitre», dijo Capitanich en su habitual conferencia de prensa en Casa de Gobierno.

Además, confirmó que el gobierno de Obama se propuso como «amicus curiae» ante el máximo tribunal para la «correcta interpretación y aplicación de la ley de inmunidad soberana que forma parte de la estrategia» argentina contra los fondos buitres.

Malas consecuencias
La presentación fue realizada por el fiscal General del Estado, Donald Verrilli, quien advirtió acerca de las consecuencias diplomáticas y económicas de autorizar a los fondos buitres a investigar cuentas y activos argentinos para pedir su embargo. El documento fue interpuesto por el funcionario en la causa conocida como «Discovery Mundial», actualmente en etapa de presentación de méritos escritos ante la Suprema Corte.

El procedimiento corresponde a una causa considerada satélite de la demanda iniciada por fondos buitres que reclaman el pago de bonos que no entraron al canje por 1.330 millones de dólares.

El gobierno de Estados Unidos ya había formulado cuestionamientos a los fallos del juez Thomas Griesa y de la Cámara de Apelaciones de Nueva York.

En la causa, Verrilli advirtió del «interés sustancial» de la administración de Obama acerca de la «correcta interpretación y aplicación de las provisiones de la ley de inmunidad soberana y en el tratamiento a los Estados extranjeros ante las Cortes de Estados Unidos».

Artículos destacados