Fuerte presión tributaria en municipios cordobeses

Desde los más diversos sectores productivos se escuchan a diario quejas por la “mochila fiscal” que deben enfrentar, un lastre que se incrementó hasta 2008 a tono con el aumento de la actividad económica, pero que el año pasado aumentó aún más a pesar del freno en la producción.

De acuerdo con un estudio privado, 54% de los 100 municipios más grandes del país aumentaron sus tributos el año pasado y esa tendencia se mantendrá en 2010. En ese marco, la provincia de Córdoba tiene la tercera mayor carga tributaria del país en sus municipios -50% por encima del promedio nacional-, sólo superada por Entre Ríos y Tucumán. Por otra parte, dentro de la Región Pampeana -adonde fue ubicada Córdoba- se registra una gran disparidad en la carga impositiva que soportan los distintos sectores productivos a nivel comunal; las actividades primarias pagan la mitad que la industria, un tercio de lo que aporta el comercio y un cuarto de lo que soportan los servicios financieros.
El Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), conducido por el economista Nadín Argañaraz, divulgó días atrás un informe sobre la carga impositiva legal -es decir, la surgida de las normas tributarias comunales- de los 100 ciudades argentinas con mayor cantidad de habitantes. En el trabajo se analizó el peso de la tasa de seguridad e higiene (o contribución sobre la actividad comercial, industrial y de servicios), que recae sobre la actividad económica en general. A partir de allí se construyeron indicadores de carga impositiva que engloban distintos elementos, como alícuotas diferenciales, montos mínimos, fijos, exenciones, regímenes simplificados, entre otros.

Según el análisis del Iaraf, dentro del período 2002 – 2009, el año pasado fue el ejercicio en que más municipios subieron la presión tributaria; 54% de las comunas más grandes del país recurrieron a esa medida, ya sea mediante subas en las alícuotas, eliminación de exenciones o aumentos en los montos fijos o mínimos. En 2003 y 2004, sólo 20% y 23%, respectivamente, dispusieron incrementos.

El contexto económico por el que se atravesó el último año profundizó una tendencia al incremento impositivo que se evidenciaba desde hacía siete años. El freno en el ritmo de aumento en la recaudación de recursos propios, un menor flujo de recursos provenientes de coparticipación y una alta proporción del gasto público poco flexible a la baja agravaron la situación de las finanzas municipales, que recurrieron así a las subas de sus tributos.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

Dentro de los 73 grandes municipios que gravan con alícuotas a las distintas actividades productivas, el indicador promedio de carga tributaria pasó de 0,51% en 2002 a 0,64% en 2009 (siempre considerando la carga en porcentaje de las ventas brutas estas de IVA). Esto representó una suba de 25% en ocho años. Por otra parte, en los 27 grandes municipios que gravan las actividades con montos fijos, dicho indicador pasó de 0,13% en 2002 a 0,23% en 2009, lo que implicó un incremento de 77% en ese período.

Córdoba, entre las más pesadas

El trabajo del Iaraf reveló fuertes disparidades provinciales y regionales. En ese sentido, las grandes comunas cordobesas colocan a la provincia como el tercer distrito con mayor carga impositiva; Córdoba registró un promedio de 0,75% en el índice de carga tributaria municipal, casi 50% mayor que el promedio del país (0,53%), aunque lejos de Entre Ríos (1,84%) y Tucumán (1,21%), los distritos con mayor presión.<br

Artículos destacados