Excedentes del agro se harían esperar en 2010

Si bien la escasez de agua en las zonas productoras genera actualmente situaciones difíciles en el día a día, estimaciones públicas y privadas prevén un buena cantidad de lluvias para la cosecha gruesa -básicamente soja, pero también maíz y girasol- y, por ende, una promisoria campaña 2009/2010. Pero los productores demorarían la venta de los granos hasta la segunda mitad del año próximo, un retraso que impactará de lleno en las cuentas públicas -vía retenciones-, en la actividad -a través del consumo interno- y en la construcción -por medio de la inversión inmobiliaria-.

Ayer se realizó en Pergamino el 11º Seminario de Comercialización de Granos, organizado por los Consorcios Regionales de Experimentación Agricola (CREA). Productores de distintas regiones evaluaron allí las perspectivas de venta de los commodities, un tema que trasciende largamente el interés de los empresarios agropecuarios.

De acuerdo con los debates del encuentro, el precio internacional de la soja podría registrar bajas en el primer semestre de 2010. Ante ese panorama, los productores utilizarán capacidad de almacenaje y postergarán las ventas hacia la segunda mitad del año, momento en que se prevé que repunten los valores de la oleaginosa.

De acuerdo con el análisis de Sebastián Gavaldá, especialista en comercialización de CREA y uno de los expositores del seminario, “Sudamérica representa 45% de la oferta mundial de soja prevista para el ciclo 2009/10. Si la producción prevista en esa región se cumple, se va a generar una caída de precio en el primer semestre de 2010”. Ante esa situación, la recomendación para los productores fue demorar la venta hasta el segundo semestre, cuando habría mejores valores.

Las causas de la suba

Los analistas del encuentro previeron un repunte de los precios debido a varias razones. Por un lado, “el efecto brasileño”. El vecino país, segundo productor mundial de soja después de Estados Unidos, posee sus zonas de siembra muy lejos de los puertos. “Si los precios actuales de la soja bajaran 10% en la campaña 2010/11, los márgenes del cultivo en la mayor parte de las regiones brasileñas comenzarían a ser negativos. Por eso estimo que no sería sustentable una baja abrupta de la soja para el próximo ciclo, porque dejaría afuera a uno de los jugadores más importantes del negocio”, explicó Gavaldá. Además de los fletes, en Brasil la apreciación del tipo de cambio también jugaría en contra de la competitividad del cultivo de soja.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

Otras dos razones que podrían otorgar firmeza a los precios de la oleaginosa la segunda mitad de 2010 son la progresiva debilidad del dólar estadounidense frente a otras monedas fuertes y la sostenida demanda de productos del complejo sojero por parte de las naciones asiáticas, fundamentalmente de China e India.

El impacto en la economía

Si los productores demoraran la venta de soja hasta la segunda mitad de 2010, esa decisión impactaría fuerte en las cuentas de los Estados nacional y provincial. Al difícil 2008, cuando los empresarios decidieron durante varios meses no comercializar, le sucedió otro año duro por el impacto de la crisis global y la retracción general del comercio internacional, que nuevamente redujo las ventas externas. A ese itinerario se sumaría un primer semestre de 2010 con operaciones contenidas, por lo que las arcas públicas deberían esperar aún varios meses para recuperar los aportes del sector agrop

Artículos destacados