España quiere enviar a los mercados «señales de calma y confianza»

Mientras los trabajadores amenazaron hoy con una huelga general, Rodriguez Zapatero aprobará la reforma laboral el 16 de junio.

La Unión General de Trabajadores (UGT), una de las dos centrales sindicales de España, amenazó hoy con una huelga general si el gobierno insiste con aprobar de modo inconsulta el anunciado proyecto de reforma laboral.

El secretario de Acción Sindical de UGT, Toni Ferrer, advirtió que llevarán adelante la protesta si el Gobierno no actúa sobre los «problemas centrales del empleo», como la desocupación y la temporalidad, y que la ley resulte «lesiva» para los derechos de los trabajadores por la vía del abaratamiento del despido.

El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, anunció ayer que la reforma laboral será aprobada a más tardar el 16 de junio «se produzca o no acuerdo» con los sindicatos y empresarios, en aras de enviar a los mercados «señales de calma y confianza».

Ferrer, en declaraciones recogidas hoy por la agencia de noticias Europa Press, recordó que al igual que la otra central sindical de Comisiones Obreras (CC.OO) la conducción convocará a una huelga general si el Gobierno aprueba el próximo 16 de junio la anunciada reforma laboral.

El secretario de Acción Sindical de UGT afirmó que «con 4,6 millones de parados (desocupados) y una altísima temporalidad, parece un poco sarcástico que la discusión sea el costo del despido, sus causas o delimitar el control judicial, en lugar de cómo dar oportunidades a las personas de desempleados», apuntó.

Sin embargo, Zapatero sostuvo ayer que «éste es un momento extraordinariamente oportuno» para llevar adelante la reforma laboral, porque los datos de empleo evolucionan «favorablemente», luego de dar a conocer una baja del 1,84% en el desempleo de mayo.

Asimismo y pese a que en la víspera, tras una nueva reunión del diálogo social, los trabajadores del sector público y el Gobierno emitieron un comunicado conjunto en el que reconocían  avances en algunas materias, Ferrer lo relativizó.

«Hay verdaderas dificultades para llegar a un acuerdo por las posiciones maximalistas y radicales» que mantiene la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), «tanto en lo que respecta a la entrada al mercado laboral como a la salida y la permanencia en el empleo», afirmó Ferrer.

«Entendemos que es tiempo de negociación pero a la vez somos conscientes de que las posiciones que mantiene la patronal de debilitar la regulación laboral introducen verdaderas dificultades para llegar a un acuerdo», subrayó el dirigente sindical. (Télam)

Artículos destacados