Endurecerán las normas de aplicación de agroquímicos

El ministro de la cartera local consideró que no es necesario modificar la ley vigente sino “endurecer los protocolos” para “profundizar las buenas prácticas” de aplicación en zonas periurbanas.

En medio del debate, en la Unicameral, en el que el legislador del Frente Cívico Roberto Birri busca consensos para lograr modificar la Ley Provincial de Productos Químicos y Biológicos de Uso Agropecuario, el ministro de Agricultura, Ganadería y Alimentos, Carlos Gutiérrez, firmó un convenio de colaboración científico-técnico con las facultades de Ciencias Médicas y Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Córdoba; y la Facultad de Agronomía y Veterinaria de la Universidad Nacional de Río Cuarto, con las que avanzará sobre “los baches que tiene la reglamentación de la ley”.

Así lo consignó a Comercio y Justicia el secretario de Agricultura, Héctor Fontán, quien, presente en el debate realizado ayer en la Legislatura, aseguró que “el planteo de Birri es más político que otra cosa”.

En tanto y con la rúbrica de los  acuerdos de colaboración, los profesionales de las casas de altos estudios se comprometieron a elaborar informes científicos y a interactuar con la cartera en los diferentes aspectos vinculados con la utilización y aplicación de los productos químicos y biológicos de uso agropecuario, sobre todo en áreas periurbanas.

Al respecto, Gutiérrez explicó: “Vamos a trabajar junto a las universidades para elaborar las modificaciones necesarias a la reglamentación de la Ley de Agroquímicos, tomando como punto de partida las recomendaciones que ellas nos brinden en los informes, tanto en materia estrictamente agropecuaria, como en lo que respecta a la protección de la salud humana. Por eso también fueron invitados a participar los profesionales de la facultad de Ciencias Médicas. Sólo así tendremos una opinión equilibrada, alejada de cualquier tipo de fundamentalismos o interés político”, afirmó.

Respecto a las modificaciones de la reglamentación, Gutiérrez dijo que, de ser necesario, “se endurecerán los protocolos ya previstos en la ley 9164, no en términos de prohibición sino de profundización de las buenas prácticas. Por ejemplo,  en las zonas periurbanas las aplicaciones deberán contar con estricto control profesional”, para evitar así el mal uso de los pesticidas que pueden tornarse perjudiciales para la salud.

A su turno, el titular de la Facultad de Ciencias Médicas, Gustavo Irico, dijo que en su área existe un fuerte compromiso para evitar todas aquellas prácticas que puedan ser riesgosas para la salud humana.

“Analizaremos las patologías existentes y el riesgo a partir de un riguroso método científico. Somos concientes de la necesidad que tiene la comunidad de información respecto a un tema tan sensible. Pero desde los fundamentalismos, desde la descalificación no se construye nada”.

Por su parte, Daniel Di Giusto, decano de Ciencias Agropecuarias, manifestó que “los profesionales de nuestra facultad ofreceremos toda la información científico-tecnológica para elaborar un manual de buenas prácticas en el uso de los agroquímicos. Esto será un punto de partida muy importante”.

Finalmente, Roberto Rovere, de la Universidad de Río Cuarto, aseguró que “tenemos una excelente perspectiva para aumentar y mejorar la producción de alimentos y colocarlos en todo el mundo”, para lo que es necesario saber cómo utilizar los avances que hay en materia tecnológica.

En la Legislatura

El legislador del FC Roberto Birri presentó un proyecto de ley por el que pretende modificar la de Productos Químicos y Biológicos de Uso Agropecuario vigente y prohibir la aplicación aérea de productos químicos o biológicos de uso agropecuario, dentro de un radio de 1.500 metros del ejido municipal, para los productos de mayor toxicidad (clases Ia, Ib y 2) y la aplicación terrestre o aérea, dentro de un radio de 800 metros del ejido municipal y de los cursos de agua, de cualquier producto químico o biológico de uso agropecuario, incluido el glifosato.

Artículos destacados