En tres años, el poder adquisitivo del salario mínimo, vital y móvil cayó 24%

Lo indicó un nuevo informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA), el cual también calculó el impacto de la inflación en el haber jubilatorio más bajo y en la Asignación Universal por Hijo (AUH)

Un nuevo informe del Centro de Economía Política Argentina (CEPA) estableció que en tres años el salario mínimo, vital y móvil (SMVM) registró una pérdida del poder adquisitivo de 24%, teniendo en cuenta un promedio de lo que se estipulaba para esa categoría en los años 2014-2015 y lo que se percibe durante este mes, relacionándolo con la inflación acumulada en el período transcurrido.
El CEPA afirmó que en total la pérdida correspondió a “algo más de $2.700 mensuales”, considerando el SMVM de $11.300 en diciembre de 2018.
En tanto, la entidad de análisis económico también realizó el cálculo respecto del haber mínimo jubilatorio y de la Asignación Universal por Hijo (AUH).

Según esos datos, el poder adquisitivo del haber mínimo, considerando la evolución del Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) y el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), realizado mensualmente por el Banco Central de la República Argentina (BCRA), se retrajo 19,5% en la comparación entre el promedio del poder adquisitivo de 2015 y el medido en diciembre de 2018, es decir, unos $1.814 mensuales, considerando la jubilación mínima de $9.306 en diciembre de 2018. “Si se proyecta esa pérdida mensual por doce meses, obtenemos una pérdida anual de $21.768 en 2018 respecto del promedio de 2015”, destacó la entidad. Mientras que las proyecciones para 2019 muestran una profundización en este sentido, llegando a perder 21% en el promedio de los primeros cinco meses del año respecto del promedio de 2015.
Con relación a la AUH, en tanto, se precisó que el monto se retrajo 19,7% entre 2015 y este último mes de 2018, lo que equivale a una pérdida mensual de $360. En este caso, también de cara a 2019, las estimaciones indican “un empeoramiento de la situación”.
Por otro lado, CEPA también relevó la diferencia en dólares para cada una de las estas categorías respecto de 2001, cuando ocurrió la última crisis económica y política profunda en el país, previa a la caída del régimen de la convertibilidad.
“Si a septiembre de 2001 la jubilación mínima se ubicaba en torno a 194 dólares (vale recordar que eran $150=US$150, pero en el ejercicio se deflacta por la inflación de Estados Unidos), esa cifra se encuentra muy cercana a los 207 dólares de diciembre de 2018”, se afirmó. Aunque, advierten los especialistas, si se considera el valor a noviembre de 2015, éste ascendía a 397 dólares, es decir, un nivel sensiblemente superior al actual. Por otro lado, el promedio de 2015 alcanzó 373 dólares.

Así, teniendo en cuenta la evolución histórica de este tipo de ingresos calculada en la moneda estadounidense, la jubilación mínima medida en dólares se encuentra para el CEPA en su punto más bajo de los últimos diez años, comparable a los 201 dólares de diciembre de 2008”. Por otro lado, en relación con el SMVM, su valor se retrajo incluso por debajo de los niveles de 2001. El reporte de CEPA precisa que a septiembre de ese año, el SMVM se ubicaba en torno a 259 dólares, mientras el valor actual no alcanza 251 dólares. “Si se considera el valor a noviembre de 2015, este ascendía a 516 dólares, es decir, estaba en un nivel sensiblemente superior a los niveles actuales (el promedio de 2015 alcanza 488 dólares). En síntesis, el SMVM medido en dólares se encuentra en su punto más bajo de los últimos doce años”, dice la entidad.
Mientras tanto, el poder adquisitivo medido en relación con una canasta seleccionada por CEPA muestra una “sensible caída” en el caso de los ingresos de programas sociales: mientras en 2001 se hubieran podido adquirir 5,28 canastas con un Plan Trabajar, en 2018 se pueden adquirir sólo 3,99.
Con relación al SMVM, se hubieran podido adquirir 7,55 canastas en 2001 y 9,01 en 2018; y con relación a la jubilación mínima, 5,66 y 7,42. En cambio, se precisó que si se utiliza 2015 como punto de referencia, la caída es aún mayor dado que se podían adquirir 15,83 canastas con el salario mínimo, 12,18 con la jubilación mínima y 7,37 con los ingresos de programas sociales.

DANTE SICA
El ministro de Producción y Trabajo ratificó las expectativas optimistas para 2019

En una nueva conferencia de prensa, ayer, luego de asistir a la reunión de Gabinete encabezada por el presidente Mauricio Macri -realizada en este caso junto a la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich- el ministro de Producción y Trabajo, Dane Sica, ratificó las expectativas optimistas del Gobierno nacional para 2019 en cuanto a la actividad económica.
“Nuestra expectativa con respecto al futuro y, en especial, para 2019 es favorable”, afirmó, y agregó que “nosotros pensamos que estamos transitando los últimos 45 ó 50 días con una mayor estabilidad en el mercado cambiario. Entre noviembre y diciembre empezamos a ver una recuperación del salario real producto de la desaceleración de la inflación y, por otro lado, de lo que ha sido la apertura de las paritarias para los acuerdos firmados que tenían cláusula de revisión y que tendrá impacto en el consumo”.
Además, dijo Sica, “el año que viene, sectores que venían desacelerando y cayendo en la segunda parte de este año, de a poco van a ir recuperando la normalidad del crecimiento que teníamos hasta fin del año pasado”. Aun así, indicó el funcionario, “somos muy cautelosos con la velocidad y los tiempos en los cuales vamos a ir observando la mejora”.

Artículos destacados