En pleno auge del sector metalúrgico, no se aplaca el malestar de los trabajadores

Operarios e industriales acuerdan en el repunte y las buenas perspectivas del sector, pero los empleados se muestran descontentos por las condiciones laborales.

En el sector metalúrgico local, ni los empresarios ni los trabajadores ponen en duda el repunte de la actividad a lo largo de 2010, aunque introduzcan matices en esa mejoría. De todos modos, la relación entre estos dos actores no parece ser la mejor, al menos desde la perspectiva de los delegados obreros, pues casi 80% de ellos la consideró entre “regular” y “mala”, en tanto que 50% evaluó que las condiciones de seguridad en las fábricas no son las adecuadas.

La elaboración de diagnósticos y evaluaciones de los diversos sectores productivos es una práctica habitual en los ámbitos empresariales y gubernamentales, pero poco frecuente en las organizaciones de trabajadores.

Además, los serios cuestionamientos que reciben algunos de los índices elaborados por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) ha obligado a muchas entidades a construir sus propios indicadores.

Justamente, la regional local de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), encabezada por Augusto Varas, presentó ayer los datos de un Observatorio Laboral y Social elaborado por la entidad. Se trata de un trabajo realizado junto a la Fundación para el Desarrollo y la Promoción Metalúrgica (Fundeprom), que contó con la coordinación de Eduardo González Olguín y Javier Moreira Slepoy.

El Observatorio contiene datos sobre las economías del país y de la provincia de Córdoba, como así también del sector industrial en general y de las pymes. Pero como dato distintivo recoge las opiniones de delegados gremiales en las fábricas cordobesas, quienes expresan sus percepciones -entre otras cosas- sobre los niveles de producción, las plantas de personal, las condiciones de seguridad y la conflictividad laboral.

Una relación tirante
Como suele ocurrir, los períodos de bonanza tensan las relaciones entre empresarios y trabajadores, quienes discuten el porcentaje de los beneficios que cada uno se apropia. Como ejemplo vale recordar que un proyecto como el presentado por la CGT para distribuir las ganancias sería impensado en un contexto de retracción de la actividad y de reducción de puestos de trabajo.

En ese marco de mejoría de la actividad metalúrgica, el relevamiento realizado por la UOM muestra que tres de cada cuatro delegados obreros (76%) evalúa la “relación con la patronal” como “regular” o “mala”, en tanto que el resto la considera “buena”.

Asimismo, más de la mitad (53%) ha mantenido conflictos laborales en 2010 relacionados con cuestiones como categorizaciones, premios, salarios, condiciones de trabajo y seguridad.

Justamente, la seguridad en el trabajo es otro punto conflictivo, de acuerdo con la percepción de los trabajadores del sector: mientras poco más de la mitad (52%) considera que encuentra “buenas” condiciones de seguridad en su fábrica, el restante 48% las evalúa como “regulares” o “malas”.

El auge de la actividad, entonces, no logra aplacar el descontento obrero: si bien se dieron aumentos salariales de casi 27% este año -en realidad, hasta finales de marzo de 2011-, la conflictividad laboral se ha mantenido en niveles altos y las condiciones de seguridad son un frente de divergencias importante en las fábricas cordobesas.

Expectativas, al tope
Pese a estas diferencias, los operarios coinciden con los empresarios metalúrgicos acerca de las buenas expectativas para el sector. “Se advierte una recuperación económica sensible, como también lo aprecian los empresarios, aunque los trabajadores advierten que esa mejoría no coincide con el nivel de empleo”, explicó Javier Moreira Slepoy, uno de los coordinadores del Observatorio. “Los empleados manifiestan optimismo en el corto plazo”, agregó.

De acuerdo con el relevamiento, la mitad de los delegados obreros (47%) advirtió en 2010 un aumento de la producción y otro 37% consideró que se mantuvo igual. Asimismo, 50% percibió un aumento en el plantel de operarios a lo largo del corriente año, al tiempo que otro 40% consideró que se mantuvo similar a 2009.

Particularmente en los últimos tres meses, seis de cada diez trabajadores advirtieron que las fábricas autopartistas y de otros rubros (maquinaria agrícola, ascensores, fundición, mecanizado, entre otros) aumentaron su producción y que incrementaron sus planteles de operarios. Asimismo, los delegados advirtieron que la producción de las industrias más grandes -de más de 100 empleados- se duplicó, mientras que la de las más pequeñas -de 1 a 99 empleados- creció entre 33% y 66%.

Si el último relevamiento de la Cámara de Industriales Metalúrgicos de Córdoba precisó que la confianza de los empresarios casi se duplicó en el segundo cuatrimestre del año con respecto a igual período del año anterior, las expectativas de los operarios van en el mismo sentido: 83% las considera favorables para el cierre de 2010 y muy pocos considera que habrá cambios importantes en ese horizonte.

Otra perspectiva

–  La UOM y Fundeprom emprendieron la elaboración de este Observatorio Laboral y Social porque consideran que “el punto de vista de los trabajadores no aparece en muchos de los informes que se realizan y difunden habitualmente”.

– Adelantaron que el trabajo tendrá una periodicidad bimensual y que contará siempre con los resultados de la encuesta a los delegados. Además, alternará información sobre el sector pyme y la industria, las condiciones de trabajo, los procesos de formación y capacitación laboral, además de datos macroeconómicos relativos a Córdoba y el país.

Para discutir salarios
UOM prepara una canasta alternativa a la del Indec

Uno de los objetivos del Observatorio que comenzó a elaborar la UOM es contar con datos que permitan discutir con el sector empresarial. “Estamos de acuerdo con el repunte de la actividad, pero queremos saber cómo se van a distribuir los beneficios”, anticipó Augusto Varas, quien adelantó además que en las próximas semanas la entidad dará a conocer su propia canasta de alimentos -con contenidos y valores alternativos a la que releva el Indec- la cual será utilizada para debatir aumentos de salarios.

“Queremos una canasta más real para las negociaciones salariales, es muy importante para nosotros”, indicó Varas, quien adelantó además que será divulgada antes de fin de año, aunque no precisó la fecha.

Señaló además que la regional local de la UOM acuerda con el proyecto de la CGT de distribución de las ganancias. “No creemos que se contraponga con el derecho de propiedad”, opinó.

Artículos destacados