martes 27, febrero 2024
El tiempo - Tutiempo.net
martes 27, febrero 2024

El próximo lunes se pone en marcha el canje de la deuda en pesos

ESCUCHAR

Lo anunció el ministro Sergio Massa luego de una reunión con representantes de bancos y compañías de seguros

Tal como se venía hablando desde el fin de semana, finalmente ayer se confirmó el canje de deuda en pesos que acordó el Ministro de Economía, Sergio Massa, con representantes de bancos y compañías de seguros del país.

En esa reunión, Massa dijo: «El dato más relevante de este canje voluntario es que rompe esa idea de que la Argentina tiene todas las semanas a la puerta un reperfilamiento de deuda, que ya tuvimos y vimos el dolor y la frustración que significó».

Precisó que será una «oferta con dos canastas, que dará la posibilidad de tener un programa de deuda que desactiva la idea de la bomba, que da una curva de vencimientos 2024 y 2025 más ordenada». Finalmente el Gobierno ofreció refinanciar 80% de los vencimientos con bonos CER (atados a la evolución de la inflación) y el 20% restante por un bono dual, con cobertura de inflación o valor dólar, todo para 2024 o 2025.

Declaraciones

Massa dijo que «el desafío es bajar el gasto público de nuestra parte, para poner a la economía de que el orden fiscal es el ancla que tenemos». «Argentina recorrió 2020, 2021 y parte de 2022 sin crédito externo y con un gran volumen de emisión para financiar el sector público», señaló.

Dijo que «a la inflación se la combate con orden fiscal, acumulación de reservas y con control del dinero circulante» y prometió: «Es un trabajo que vamos a encarar para que el desafío de bajar la inflación sea un logro del equipo económico».

El ministro destacó la necesidad de «romper la incertidumbre para ver si los fantasmas se terminan. Esto permite despejar la incertidumbre para el 2023, nos tiene que permitir ser la base de otros acuerdos para mejorar el nivel de acceso al crédito del ciudadano».

«Necesitamos un sistema financiero fuerte y herramientas puestas al servicio de la economía; no tengo más que agradecerles, seguir trabajando juntos y vamos a ordenar intraestado los vencimientos de la esfera pública», sostuvo.

Asimismo destacó el «profundo espíritu de colaboración que está mostrando el sistema de bancos y compañías de seguro, tenga la responsabilidad del Estado para enderezar esa curva. Nos queda llevar adelante el canje, y mostrarle a la sociedad argentina».

Consideró que esta operación permitirá ordenar los vencimientos de la deuda en pesos para que «pueda dar tranquilidad a los depositantes, que no tendrán que estar pendientes de si la licitación salió bien o mal».

Massa destacó que «el beneficiario final es el ahorrista y el depositante, sin un sistema financiero estabilizado y con capacidad de dar crédito la economía no funciona». «Tener un sistema financiero fuerte y que tenga en el Estado un aliado y mejorar el ahorro, es fundamental», señaló.

«Les queremos agradecer porque trabajar juntos seriamente y dar certidumbre es un desafío que lo podemos recorrer si lo trabajamos juntos», dijo Massa.

Balances y consecuencias

El acuerdo es un envión positivo para el Gobierno, que consigue de este modo despejar el horizonte inmediato de vencimientos de deuda local, posponiendo el problema hacia el próximo mandato.

Con las encuestas poniendo al Frente de Todos incluso en el tercer lugar de las preferencias electorales para agosto y octubre -y desestimada la posibilidad de que la vicepresidenta sea candidata a la Presidencia- las quejas de la oposición son más que entendibles. Nadie cree que vaya a ser el actual oficialismo el que deba lidiar con dicho canje.

El ministro trató de vender el acuerdo a la oposición como un escenario de previsibilidad, donde quienes se hagan cargo del gobierno ya saben cuál será el camino que deban desandar respecto a las obligaciones financieras del Estado. El truco, claro está, reside en que sería toda una deuda de consecuencias inflacionarias en el caso de que se decida pagarla, o si los tenedores de deuda deciden hacer uso de la opción de recompra que se estableció en el acuerdo.

Algunas voces de la oposición llamaron a desconocer dicha deuda, definiendo un camino de acción de cara a lo que vendría en el hipotético caso de llegar a ser gobierno. La idea es evitar que se consume el trato, que eximiría de las consecuencias del accionar temerario a los verdaderos responsables.

La jugada es riesgosa por cuanto expone a la oposición a tener que salir del lugar de la indefinición, empujándola a asegurar que implementará políticas duras para el corto plazo, pero necesarias para acomodar el barco en el largo plazo. Hablar con la crudeza necesaria puede reducir sus chances electorales, a la vez que ayudaría a sostener la fantasía económica que narra el hoy oficialismo.

Desde que asumió, Massa lleva 32,03% de inflación acumulada. Si se revisa la inflación anual en distintos países del mundo, apenas una docena tiene una inflación mayor que la que acumula Argentina bajo la gestión del superministro de los acuerdos de precios. El acuerdo con el sector financiero local fue señalado como una posibilidad de postergar -pero no de evitar- la espiralización de la inflación, que acabaría con las aspiraciones presidenciales del tigrense.

Opinan los economistas

Según el economista de Equilibra, Lorenzo Sigaut Gravina, todo esto se da en un contexto en el que “en el segundo y tercer trimestre hay vencimientos masivos de deuda en pesos y al Gobierno le está costando mucho estirar plazos de cara al cambio de administración que se dará a partir de 2024”. “No sería deseable generar un default en el mercado de deuda local”, porque el Gobierno tiene que preservar para la próxima gestión el mercado de deuda en un contexto en el que el endeudamiento internacional no es viable”. Así, en medio de un proceso de elecciones presidenciales, lo que busca el Gobierno es realizar un canje por bonos que protegen contra la inflación y atados al tipo de cambio oficial.

El problema, según advierte el economista Federico Glustein es que la indexación de los vencimientos le explotará al próximo gobierno, dado que “se espera un 95% mínimo para este año y, si hay perspectiva de un plan antiinflacionario, se dificulta que se vaya a hacer con esa masa de pesos excedente en 2024 y 2025”. Esta es la clave de la polémica que se genera entre oposición y oficialismo.

Camilo Tiscornia, director de CyT Asesores Económicos, opina que “el Gobierno actual ha contraído mucha deuda en pesos y eso implica un potencial de inflación y riesgos de devaluación muy importantes, porque “es una deuda que se debe pagar en muy corto plazo y eso es lo riesgoso de esta deuda y por eso salen a decir muchos que es ‘una bomba’”. Según el economista, lo que hay detrás es un desequilibrio fiscal de fondo y ese es un problema que la Argentina arrastra desde hace años. “Este problema de endeudamiento genera muchos problemas macroeconómicos y el gran dilema es que las dos facciones de la política actual no se ponen de acuerdo en cómo resolver la cuestión”, agrega.En palabras del economista y director de MyR Asociados, Fabio Rodríguez, observa que “estamos asistiendo a una suerte de puja entre el ‘explota todo’ que milita buena parte de la oposición y el intento de manejar razonablemente la distribución de vencimientos de deuda pasando la pared que significan las PASO (elecciones primarias) de agosto”. “El peor escenario es jugar a que se rompa todo, le toque a quien le toque”, ya que una situación de ese estilo involucraría la destrucción de ahorros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leé también

Más populares

¡Bienvenid@ de nuevo!

Iniciá sesión con tu usuario

Recuperar contraseña

Ingresá tu usuario o email para restablecer tu contraseña.

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?