El FMI indicó que no hay consultas del país por artículo IV y enviará nueva misión técnica

El vocero del FMI, Gerry Rice, afirmó ayer que todavía no hay precisiones sobre una eventual consulta por el Artículo IV con Argentina, pero remarcó que el diálogo con las autoridades del país continúa.

Rice, en su habitual conferencia de prensa quincenal, sostuvo que luego de los encuentros entre el ministro de Economía, Martín Guzmán, y la directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, en la reunión del G20 en Riad (Arabia Saudita) y en Washington, “el diálogo continuó con el personal técnico del organismo”.

Por otro lado, el portavoz del organismo se mostró enfático y dijo que “el gobierno argentino no ha pedido negociaciones formales, y, por ahora, son sólo conversaciones respecto de un nuevo programa con el FMI”.

Vale señalar que el Artículo IV implica un monitoreo anual del FMI sobre la situación fiscal, monetaria y externa de cada uno de los países miembros del organismo multilateral, y la Argentina no aceptó la aplicación de este artículo entre los años 2004 y 2015.

Aún así y luego de estas declaraciones, en la tarde de este jueves se conoció que una nueva misión técnica del organismo arribará al país el próximo lunes, con el objetivo de mantener una serie de reuniones con funcionarios del Gobierno nacional. 

La novedad fue replicada por la agencia de noticias Télam, luego de que Bloomberg y Reuters realizaran el anuncio, sobre la base de declaraciones d e un portavoz del organismo.

 

Deuda

Por otra parte, también este jueves, la calificadora Fitch Ratings consideró que Argentina «necesita un alivio significativo de la deuda», pero entendió que será un desafío para el Gobierno

Fitch destacó que «el veredicto del FMI de que la deuda de Argentina es insostenible es consistente» con la opinión de la calificadora de que «el soberano necesita un alivio significativo para superar sus desafíos de solvencia y liquidez».

Sin embargo, aclaró que «los posibles desacuerdos sobre el tipo y la magnitud del alivio de la deuda que se necesita, y cuánto ajuste fiscal es realista, podrían hacer que una reestructuración consensuada sea un desafío, particularmente a fines de marzo».

Para la calificadora «un superávit de 3% del PIB estabilizaría la deuda sin alivio de la deuda, pero los vientos en contra políticos y económicos hacen que esto sea poco realista» y agregó que «Argentina carece de la capacidad para un ajuste de esta magnitud».

A partir de las estimaciones del ministro de Economía, Martín Guzmán, quien trazó una ruta fiscal «realista» en la cual el déficit primario de Argentina no se equilibraría hasta 2023, Fitch considera que es un objetivo «más ambicioso de lo que parece».

«Sin embargo, sería menor que otros soberanos que lograron superávit primarios de 2% o más después de la reestructuración y dejarían un ajuste fiscal significativo para el próximo gobierno», planteó el trabajo.

En relación a las cuentas públicas, Fitch consideró además  que «el ajuste fiscal desde 2018 se ha basado en gran medida en aumentar los impuestos sobre los sectores económicos productivos y reducir el gasto de capital» pero «una mayor dependencia de tales medidas podría exacerbar los profundos desafíos de competitividad».

 

«La consolidación centrada en el gasto puede ser más favorable para el crecimiento a largo plazo, pero podría provocar una reacción política o popular y desafíos legales», advirtió.

Licitación

En tanto, el ministerio de Economía dispuso ampliar la emisión de Letras del Tesoro en Pesos Badlar Privada más 200 puntos básicos con vencimiento el 28 de agosto de 2020, por hasta $ 5.000 millones, y la colocación de Bonos del Tesoro Nacional en Pesos Badlar Privada más 100 puntos básicos con vencimiento en 2021, canjeables por bonos duales AF20.

Lo hizo a través de la resolución conjunta 13/2020 de las secretarías de Finanzas y de Hacienda, publicada ayer en Boletín Oficial, aunque no se precisó la fecha de las operaciones.

 

Artículos destacados