Deuda: el Senado convertía en ley el uso de reservas del Banco Central

El proyecto del pampeano Carlos Verna se aprestaba a ser aprobado anoche en la Cámara alta porque el oficialismo contaba con los votos necesarios. La iniciativa incluiría la derogación del DNU que envió Cristina

El Senado se aprestaba anoche a aprobar el proyecto de ley que autoriza el uso de reservas del Banco Central para el pago de deuda externa, en reemplazo del polémico DNU que envió la presidenta Cristina Fernández al Congreso, y cuyo anunció realizó en la apertura de sesiones ordinarias a principios de marzo.

El proyecto fue presentado por el senador justicialista Carlos Verna y modificado por el bloque del Frente para la Victoria que incluyó, entre los últimos artículos, la derogación del DNU.

Por otro lado, la iniciativa también incluye un artículo para crear una Comisión Bicameral, que estaría conformada por ocho senadores y ocho diputados, que deberá controlar los pagos.
Durante la sesión, Verna defendió su iniciativa por entender que mediante el pago de la deuda la Argentina va a poder “ser objeto de crédito”, algo que, según explicó, hasta el momento le está vedado por “no tener estadísticas confiables”.

El legislador pampeano dijo que él y su compañera de banca, María Higonet, coautora del texto, aceptaron las modificaciones propuestas por el kirchnerismo porque eran “coherentes” con lo que ellos sostenían. “Estábamos de acuerdo en pagar con reservas pero no por decreto sino por ley”.

Algunos de los senadores “no oficialistas” apoyaron el proyecto, pero la sorpresa la dieron los opositores Samuel Cabanchik, quien adelantó que aprobaría el proyecto en la votación en general, e Hilda González de Duhalde, quien optó por la abstención.

La esposa del ex presidente Eduardo Duhalde justificó su abstención al señalar que tenía “dudas jurídicas y económicas” y advirtió que ante el riesgo de que aumente la base monetaria “en un 50 por ciento” se preguntó si “es conveniente usar reservas”.

Por su parte, la ex oficialista María José Bongiorno afirmó que, pese a haber sido “tremendamente crítica con el Frente para la Victoria”, está de acuerdo con el proyecto de Verna porque apunta a “hacer a la Argentina realmente creíble” al cumplir con sus obligaciones financieras.

Sin embargo, el resto de la oposición votó en contra del proyecto, como fue el caso de los correntinos Josefina Meabe y Eugenio Artaza, quienes advirtieron sobre la falta de “beneficios” para las provincias en el proyecto.

También la justicialista salteña Sonia Escudero criticó el proyecto y afirmó que “no es cierto que van a bajar las tasas de interés” al pagar la deuda porque “para eso hace falta credibilidad y seguridad jurídica”.

Además, sostuvo que la iniciativa “pone en peligro la independencia del Banco Central”, y en esta línea, afirmó que el ex titular de la entidad Martín Redrado “actuó como un patriota” al negarse a girar las reservas al Tesoro.

Diputados / Impuesto al Cheque
la oposición se impuso y giró el proyecto a comisiones

Los principales bloques de la oposición en la Cámara baja lograron ayer girar a comisiones el proyecto que plantea la coparticipación de la totalidad del Impuesto al Cheque, en una votación de la que no participó el oficialismo porque se retiró del recinto luego de un acalorado discurso del titular del bloque kirchnerista, Agustín Rossi, quien reclamó “no convalidar el fraude institucional”. “No vamos a acompañar la decisión anticonstitucional del Senado”, dijo al hacer referencia a la cuestionada votación en la que se aprobó con 35 votos y no con 37, como -según el oficialismo- establece la Constitución.

De todas maneras, a mano alzada y con 144 diputados presentes, la oposición logró imponerse y girar el proyecto a las comisiones de Asuntos Constitucionales (presidida por la peronista Graciela Camaño) y Presupuesto y Hacienda (presidida por el kirchnerista Gustavo Marconato).

Artículos destacados