Cómo será la ciudad de la próxima década

ESCENARIO. En el caso se debatió la prohibición de un reglamento de consorcio para efectuar reformas o modificaciones en los departamentos.

La ADEC impulsa un proyecto de Prospectiva Territorial que pretende trazar escenarios posibles con el objeto de reducir la incertidumbre, a fin de forjar visiones de desarrollo estratégicas compartidas que permitan la toma de decisiones. Servirá tanto a las empresas como a los gobiernos.

Por Cecilia Pozzobon – [email protected]

Aunque resulte difícil de imaginar, en medio de la actual coyuntura, hay quienes piensan cómo será la ciudad de Córdoba y su área metropolitana hacia 2025, y compartirán los escenarios probables con organizaciones públicas y privadas a fin de contribuir a facilitar la toma de decisiones con una visión de desarrollo compartida.

Se trata del proyecto de Prospectiva Territorial para el Área Metropolitana de Córdoba que impulsó la Agencia para el Desarrollo Económico de la ciudad de Córdoba (ADEC) en junio pasado, de la mano del más renombrado especialista en Prospectiva de Latinoamérica, Jorge Beinstein, doctor de Estado en Ciencias Económicas de la Universidad de Franche Comité (Francia), profesor emérito y director del Centro Internacional de Información Estratégica y Prospectiva (Ciiep) de la Universidad de La Plata.

“El proyecto de prospectiva pretende trazar escenarios posibles para la ciudad de Córdoba y su área metropolitana para los próximos diez años”, expresó Beinstein a Comercio y Justicia y agregó: “Cuando hacemos eso tratamos de describir los recorridos posibles de lo que puede ir sucediendo. Sólo para citar un ejemplo, en el mundo, en este momento hay una mutación tecnológica del automóvil traccionado por combustible hacia el híbrido y el eléctrico, lo que va a determinar que las fábricas de autos que hoy conocemos no van a ser las mismas. Y no hay forma de que eso no influya en Córdoba, teniendo en cuenta su perfil automotor. Y no va a ocurrir en 30 años sino en menos de cinco”, anticipó.

Éste y otros interrogantes -tales como “qué capacidad de adaptación tienen las pequeñas y medianas empresas (son las generadoras del grueso del empleo), qué va a pasar con los sectores vulnerables o de alta vulnerabilidad de la ciudad, ¿serán mucho más grandes en términos relativos o serán absorbidos? ¿qué pasará con la congestión vehicular?”- serán las guías sobre las que se plantearán hipótesis respecto del futuro, para lo cual se aplicará una batería de técnicas que permitirán montar los escenarios -algunos más probable que otros- para que los actores diseñen planes y programen”, indicó.

Respecto del transporte, Beinstein recordó que Córdoba tiene un proyecto de subterráneo.

“La idea es saber qué va a pasar con eso ¿existirá, va a haber un sistema de coordinación de transporte de superficie?”, explicó.

La herramienta
La prospectiva permite la identificación, anticipación y proyección de tendencias en los campos sociales, económicos y tecnológicos, a fin de forjar visiones estratégicas compartidas que permitan tomar decisiones y realizar acciones en un entorno de mayor certidumbre. El objetivo de ADEC es proveer a la ciudad de estos estudios para facilitar la toma de decisiones con una visión de desarrollo compartida. En la etapa inicial se realizarán estudios territoriales, tras lo que incursionarán en prospectivos de carácter sectorial.

Consultado respecto de la importancia de aplicar estos estudios, Beinstein explicó: “Empezando por las empresas, a ellas les sirve para poder planificar. No se puede producir cualquier cosa en cualquier momento y hacer planes significa apoyarse en algún tipo de pronóstico a futuro. Otros sujetos son los municipios, no sólo de Córdoba, a los que les servirá para tener una idea aproximada de lo que puede suceder a futuro, con el objeto de generar políticas de Estado. Es decir, los resultados en prospectivas son una herramienta muy buena para lo que es programación en todo sentido”.

Respecto de la posibilidad de llevar a cabo estos estudios en un contexto político tan cambiante y coyuntural como el argentino, el especialista remarcó: “Hay cambios todo el tiempo y en todos lados. Por eso es que hay que hacer prospectiva, porque nosotros no decimos que el mundo va a ser así, de una manera determinante, sino que planteamos una serie de posibilidades, unas más probables que otras, para que quien va a implementar un plan sepa a qué atenerse. Si el mundo no cambiara no habría necesidad ni de planificar ni de hacer prospectiva”, remarcó.

Hacia dónde va Córdoba
“Córdoba tiene problemas y distintos procesos o fenómenos que están evolucionando. Yo mencioné el de los automóviles. Hay otros interrogantes que nosotros estamos tratando de contestar como el desempleo estructural, el juvenil, el sobreconsumo energético, en cuanto a lo más próximo en el espacio; y los cambios económicos y geopolíticos, las proyecciones de los precios de las commodities, el futuro económico-comercial del grupo Brics, principalmente de China y su impacto sobre las relaciones argentino-chinas, entre otros que, por ser más globales no dejan de tener algún grado de incidencia en el sistema y entramado cordobés, máxime teniendo en cuenta la cantidad de destinos de las exportaciones cordobesas”, explicó.

“Esto no se hace para un estudio a nivel empresarial, pero en el caso de ADEC, el proyecto está planteado para un área territorial y hay que analizar todo de manera sistémica, es decir, teniendo en cuenta todos los componentes que intervienen”, agregó.
Los primeros resultados están previstos para comienzos de 2015.

Artículos destacados