Campo: 56% de los productores estima que la economía estará peor a fin de año

Al mismo tiempo, siete de cada 10 consultados consideraron que la situación macro actual es “peor que hace 12 meses atrás”. Por ello, poco más de la mitad calificó el momento como “malo” para para realizar inversiones.

Siete de cada 10 productores agropecuarios advirtieron de que la situación económica nacional es “peor que hace un año atrás”, mientras que 56% teme que dentro de 12 meses se deteriore aún más, según un sondeo llevado a cabo por los Consorcios Regionales de Experimentación Agrícola (CREA). Se trata de la Encuesta de Percepciones y Expectativas, realizada entre el 5 y el 24 de marzo, que fue respondida por 731 miembros (productores) de la entidad y 190 asesores distribuidos en distintas provincias argentinas.

Al mismo tiempo, 58% de los que contestaron la encuesta admitió haber sufrido un deterioro en el resultado económico de sus empresas durante el último año.

A partir de ese escenario, la principal medida adoptada fue la postergación del crecimiento, aunque también se concretaron reducciones de retiros y liquidaciones de capital.

Por otro lado, un porcentaje mayoritario de los que respondieron la encuesta estima que, para la actual campaña (2014/15), se requerirá un aumento de capital operativo de 11% valuado en dólares para desarrollar actividades agrícolas, de 10% para ganadería de carne y de 14% para tambo, respecto del ciclo previo.

Las mayores necesidades de capital deberán satisfacerse con financiamiento. Al respecto, 40% de los empresarios agrícolas estimó que deberá solicitar crédito para más de 40% de los costos de implantación de los cultivos; 24% necesitará financiar más de 50% de los gastos y sólo 11% no requerirá financiación con ese propósito.

En ese contexto de números ajustados, 53% de los consultados indicó que “el actual es un mal momento para realizar inversiones en el campo”.

Estas expectativas muestran un deterioro del clima de negocios respecto de la encuesta anterior, hecha en noviembre de 2013.

Respecto de los resultados
El monitoreo se ejecuta por los técnicos de CREA en marzo, julio y noviembre de cada año. En esta oportunidad, ellos advirtieron que la campaña de soja 2013-2014, en plena cosecha, tuvo buenos rindes, pero con resultado económico muy afectado por el aumento de costos.

Expresaron que la soja, si bien se recuperó en gran medida luego de un mal comienzo, dejará poco saldo para encarar el nuevo ciclo y, tanto de oleaginosa denominada de primera como la de segunda, podrán alcanzar rindes cercanos a los planificados en todas las regiones productivas, excepto en el sudoeste bonaerense.

“En cambio, los maíces tempranos darán lugar a rendimientos menores que los planificados en todas las regiones, mientras que en los tardíos se da la situación contraria, con perspectivas de rendimientos muy satisfactorios”, según conclusiones del sondeo.

No obstante, estos buenos resultados productivos que se esperan si el clima no compromete la evolución de los cultivos tardíos, no garantizan un resultado económico satisfactorio para los productores por los aumentos de precios de los insumos y por costos de financiación en línea con la inflación.

“La producción comprometida para cubrir los costos en los dos meses siguientes a la cosecha alcanza a 57% en girasol, 40% en soja y 28% del maíz”, indicó el estudio.

Así, en una situación de liquidez escasa, cobra importancia la siembra de granos finos.

En la encuesta CREA, la intención para la actual campaña indica un aumento en la superficie de cultivos de invierno respecto de la anterior, con un alza del área de trigo de 17%. Este cultivo constituirá 76,4% de la superficie destinada a cosecha fina entre los participantes del relevamiento.

“La cebada perderá terreno por su mal resultado en 2013 ocupando el 16,3%, lo mismo que el garbanzo, con 1,2%, mientras que la colza no superará 1,4%”, según los encuestados.

Estadísticas de 2013
Se vendieron 41,5% más cosechadoras nacionales

Las ventas de cosechadoras agrícolas de fabricación nacional sumaron a lo largo del año pasado 784 unidades, lo que representó un crecimiento de 41,5% en comparación con 2012, según las estadísticas de la Asociación de Fábricas Argentinas de Tractores (AFAT) correspondientes a los dos últimos años, y del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec).

Del total de cosechadoras comercializadas en el mercado interno durante 2013, 6,5 de cada 10 fueron producidas en el país.

Comparando con 2012, ese año las importadas superaron en 21,2% a las nacionales en las ventas internas, y así fue que en ese momento, de cada 10 cosechadoras comercializadas, sólo 4,5 eran de origen argentino.

Este sector facturó el año pasado 2.486 millones de pesos, siendo el segundo en importancia en el total de ventas de maquinaria agrícola, con una participación de 25,6% del mercado, detrás de los tractores.

Por último, las fábricas argentinas facturaron 1.522,9 millones de pesos, y las extranjeras, 963,1 millones, segúnla información oficial.

Justificación oficial

– El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, destacó el viernes el crecimiento en el sector productor de maquinarias y herramientas para el campo, y subrayó que “en 2013 se fabricaron 920 cosechadoras”. En conferencia de prensa, Capitanich contrastó así la información periodística sobre la quiebra de una empresa dedicada a fabricar cosechadoras para exportar a Angola. “No se dice que en 2013 se fabricaron 920 cosechadoras, 3.700 tractores, 2.549 sembradoras e implementos agrícolas que ocuparon a 12.300 trabajadores”, indicó.

– Los dichos de Capitanich se deben a que la empresa entrerriana Grandes Máquinas Senor, promocionada por el ex secretario de Comercio Interior Guillermo Moreno en Angola y receptora de préstamos millonarios del Estado, fue declarada en quiebra y es investigada por presunta defraudación a la Administración pública.

– Eso fue después de que el juez de Concepción del Uruguay Leonardo Portela dispuso la quiebra de la compañía, que había anunciado la fabricación de cosechadoras y nunca la llevó a cabo.

Artículos destacados