Berensztein alertó sobre el riesgo de hiperinflación

El politólogo se refirió a la coalición gobernante, a los primeros anuncios y a los desafío que enfrenta. Destacó que el tema precios es el de mayor preocupación en la sociedad

El politólogo Sergio Berensztein disertó ayer en el último encuentro de Coyuntura del año de la Bolsa de Comercio de Córdoba (BCC) y en la oportunidad alertó sobre los riesgos que enfrenta el Gobierno nacional a cargo del presidente Alberto Fernández.
“El camino está lleno de obstáculos y riesgos. El primero de ellos es que se dé un episodio de hiperinflación. Ya se está hablando de eso. Argentina ya tuvo dos y no se conoce país que haya tenido más de dos. Hay que tener cuidado con eso”, advirtió.
A su entender, si no se resuelve lo del reperfilamiento de la deuda externa -“no digo pagarla sino refinanciarla”, destacó- existe el peligro de que se produzca hiperinflación y, en consecuencia, una nueva caída en default.

“Creo que si se resuelve lo de la deuda, aunque no se corrijan ninguna de las otras variables macro, podríamos salir empatados y si ése fuera el resultado yo firmo ahora mismo”, graficó el politólogo.
En la exposición anterior, Lucas Navarro, economista en jefe del Instituto de Investigaciones Económicas (IIE) de la BCC, aseguró que los temas que más preocupan son la falta de estabilidad macroeconómica y la inflación.
Es más, según alertó, en diciembre la emisión que genera inflación (es decir, aquella emisión que no está dirigida a cubrir encajes de deuda) podría potenciarse debido a la necesidad financiera del Estado, entre otras cosas.
“La tasa real negativa para los plazos fijos desincentiva el ahorro. Cuando no hubo controles cambiarios, las tasas negativas se asociaron a fuertes incrementos del dólar y la inflación. Por ello, con el cepo cambiario las tasas negativas pueden llevar a una mayor demanda de pesos para el consumo y de dólares en mercados paralelos, todo lo cual podría generar una suba generalizada de los precios”, explicó.
Otra advertencia que realizó el economista fue respecto de la brecha entre el dólar oficial y el blue: “Si empieza a considerarse el blue para la toma de decisiones, puede generarse más inflación”.

“Los cimientos de la economía de cualquier país tienen que ver con los equilibrios de las cuentas públicas. El anterior gobierno venía realizando un esfuerzo muy grande y se estaba avanzando hacia una convergencia”, dijo Navarro y agregó: “Las primeras medidas de este Gobierno tienden a aumentar el gasto y la recaudación. No sabemos cuál primará. ¿Qué pasará si las políticas expansivas lo alejan del equilibrio fiscal?”.
Según la ecuación del economista, a mayor gasto público, mayor déficit fiscal, mayor emisión monetaria y por ende, mayor inflación. Se sobrecalienta la economía, hay menor demanda de pesos, mayor demanda de dólares, crece la brecha cambiaria, todo lo que genera presión sobre los precios.
Por su parte, Berensztein reconoció que entre los desafíos de la gestión entrante -según un trabajo realizado desde su consultora- el tema más importante a resolver -según la gente- es la inflación.
“De los consultados, 90% considera que lo más importante a resolver es la inflación. Sin embargo, sorpresivamente, es algo a lo que no se refirieron ni Alberto Fernández ni el ministro de Economía, Martín Guzmán, en sus discursos”, subrayó el politólogo.
Luego, en orden de importancia, indicó que se ubica, con 77% de las referencias, la incertidumbre en la situación económica. En tercer lugar está la inseguridad.
“Dicen que se va a incentivar el consumo inyectando o poniendo plata en el bolsillo de la gente. Hay que ver cómo se va a hacer, porque no han cumplido con algo que durante la campaña dijeron que era fundamental: que hubiera un plan económico integral”, recordó Berensztein y agregó: “Tal vez lo presenten en breve”.

Otros riesgos asociados
En un análisis FODA realizado al nuevo Gobierno, Berensztein destacó otros desafíos. Éstos están relacionados con los conflictos sociales que puedan presentarse, el posible default o un reperfilamiento más severo y las tensiones dentro de la coalición gobernante.
En cuanto al primero, remarcó que los sectores gremiales están alineados, pero el retraso de las demandas sociales, con 19 ó 20 meses de crisis, “hace que las tensiones puedan aflorar”.
Asimismo, consideró que el Gobierno “cree que puede resolver los conflictos sociales atendiendo a los sectores más postergados. Pero se está olvidando que los conflictos sociales en la región han sido protagonizados por la clase media”.
En cuanto al último, refirió que la coalición gobernante es “muy heterogénea, hay 17 partidos dentro y -si bien hay preponderancia del Justicialismo- hay que tener en cuenta que en la mayoría de los casos son los gobernadores los jefes políticos en sus respectivas provincias”.
También destacó que, si bien la coalición “fue electoralmente exitosa, todavía no se sabe cómo va a ser el proceso de toma de decisiones en un sistema altamente presidencialista, si será Alberto Fernández o Cristina”.

Artículos destacados