Ahora Mestre fija cepo al combustible de flota oficial

CONTROL. Buscan acotar el gasto en combustible.

Licitará un servicio informatizado para el control del consumo de combustible. Incluye 450 unidades, entre ellos maquinaria vial. Inhabilitará la carga en función de un perfil medio de consumo de cada unidad. El contrato podrá extenderse hasta 2018.

La Municipalidad de Córdoba licitará la contratación de un servicio informatizado para el control del consumo de combustibles y lubricantes para 450 vehículos de la flota oficial, incluida maquinaria para trabajos viales.

El contrato, que se extenderá por 24 meses con opción a prórroga por un período similar, se concretará mediante el sistema de “tarjetas electrónicas, magnéticas y/o inteligentes”

La medida se enmarca en una estrategia más amplia de control del gasto. Días atrás, en una reunión de Gabinete encabezada por el intendente Ramón Mestre, se realizó un pormenorizado repaso de las proyecciones de cierre del ejercicio fiscal, escenario que exigirá un férreo control del gasto y un monitoreo diario de los ingresos, claves para llegar sin sobresaltos a 2015.

Nuevas Medidas de Aislamiento/Noviembre

La apertura de sobres se concretará el próximo 2 de septiembre.

Respecto a la prestación del servicio, ésta incluirá la “individualización de los móviles mediante tarjetas de identificaciones magnéticas o similares”.

Paralelamente, contemplará un “control de autorización previo a la carga, con habilitación/deshabilitación automática del expendio, en base al perfil del vehículo determinado previamente en forma remota desde la central administrativa del Contratante”.

En ese marco, el sistema preverá un bloqueo de vehículos en forma individual de acuerdo a demanda además del control de odómetros. También incluirá la “gestión administrativa de vehículo y tarjetas a través de Internet, con distribución automática de información a los Puntos de Carga”.

Dentro de ese esquema, la empresa que resulte adjudicataria deberá contemplar diferentes tipos de combustibles (gasoil, naftas o GNC), cuyo detalle será informado por el municipio para cada móvil en particular.

En ese contexto, la compañía tendrá el manejo de las matrículas, marca, tipo y año de cada vehículo.

El sistema permitirá definir los límites individuales de carga autorizados, tanto por volumen como por período y tendrá un mecanismo de bloqueo automático de carga en casos de exceso.

Con todo, el esquema también preverá excepciones, como cargas eventuales autorizadas por el municipio.

Paralelamente, el sistema deberá incluir control de cambios de lubricantes y filtros. El mecanismo contemplará que aquel vehículo que haya superado el kilometraje sin haber realizado el cambio de aceite, por ejemplo, será bloqueado para la carga de combustible. También exigirá control de la ITV.

Finalmente, incluirá reportes de consumo por vehículo, por día y por tipo de combustible además de un análisis de consumo promedio y desviación por unidad. En la misma línea, reportes correspondientes a control de stock por tanque en playa propia.

Todo el sistema deberá estar operativo y con acceso a través de Internet, las 24 horas, los 365 días del año.

La supervisión del sistema estará a cargo de la Dirección de Automotores.
Por lo demás, los pliegos de licitación prevén penalidades para el adjudicatario por diferentes tipos de faltas al cumplimiento del futuro contrato.

Artículos destacados