Advierten de que las medidas del BCRA profundizarán la recesión

El organismo que ahora conduce Guido Sandleris renovó casi $436 mil millones en Leliq en una semana, impulsando una suba de la tasa de referencia de 10 puntos. Existen posibilidades de que el dólar se estabilice, pero se resentirá fuertemente la actividad económica, indicó Ecolatina

La última semana fue clave para el programa monetario que impulsa el Gobierno nacional en el marco de la renegociación del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI). En los cinco días hábiles precedentes, el Banco Central de la República Argentina (BCRA) implementó un conjunto de medidas contractivas con el objetivo de controlar la crisis cambiaria que se viene registrando en el país desde mayo pasado, evitando la emisión monetaria y la circulación del dinero para disminuir la presión sobre el dólar.
Las dos principales disposiciones fueron la implementación de bandas de libre flotación (sin intervención de la autoridad monetaria con ventas directas de divisas) para la cotización del billete verde (entre $34 y $44, con ajuste mensual de tres por ciento) y las subastas diarias de Letras de Liquidez (Leliq). No obstante, especialistas alertaron que, si bien es posible que se controle el alza de la moneda estadounidense, las disposiciones implementadas profundizarán la recesión.
En este sentido, vale señalar que el BCRA renovó sólo en una semana casi $436 mil millones de Leliq (instrumento que sólo pueden adquirir las entidades bancarias), impulsando una suba de la tasa de referencia de 10 puntos porcentuales, con un cierre al viernes pasado en un promedio de 73,31%.
“Este nivel (de tasa) es insostenible en el corto plazo y ya está generando problemas en la cadena de pagos. Además, desalienta potenciales inversiones productivas y el consumo a plazo, a la par que le genera una pérdida patrimonial al Banco Central por el mayor pago de intereses”, indicó la consultora Ecolatina en un análisis.

“El cambio en la presidencia del Central no fue sólo de nombres: terminó de consolidar un nuevo régimen monetario. En el anterior esquema de metas de inflación, el BCRA fijaba una tasa de interés de referencia que, por el canal de la actividad y del crédito, buscaban alinear a la suba de precios a un determinado objetivo. Los diversos saltos cambiarios (mayo, junio y agosto) dieron por tierra a la tasa de interés como única herramienta de política antiinflacionaria y fue reemplazada por el compromiso de ‘emisión cero’ hasta junio de 2019”, explicó la entidad especialista en análisis económicos.
“Regulando la cantidad de moneda local, se desincentiva la demanda de moneda extranjera pero, en un mercado flexible, no se puede controlar la demanda de un bien en particular. Por lo tanto, restringir la oferta de pesos que pueden demandar dólares implicará también restringir la cantidad de pesos que pueden demandar cualquier mercancía, lo que limita la capacidad de inversión y consumo de empresas y hogares profundizando el deterioro de la actividad”, agregó.
“Estimamos entonces que el Banco Central será capaz de anclar a la base monetaria en los niveles actuales, pero al costo de un alza muy pronunciada de la tasa de interés real (no necesariamente nominal, ya que la inflación esperada irá descendiendo empujada por la recesión). Este ajuste trasladará los problemas más acuciantes de la parte nominal (inflación y tipo de cambio) a la actividad y a la cadena de pagos”, anticipó.

Lebacs versus Leliqs
Por otro lado, la licitación diaria de las Letras de Liquidez, además de contribuir a “secar la plaza” de pesos, también buscan desarmar las posiciones de Lebac implementadas durante la titularidad de Federico Sturzenegger al frente del BCRA.
Durante los últimos días, se conocieron análisis de economistas que indicaban que se estaba suplantando un problema por otro, en relación a la sustitución de títulos que realizaba la autoridad monetaria.
De hecho, Carlos Melconian (quien fue presidente del Banco Nación durante el primer tramo del Gobierno de la alianza Cambiemos), dijo días pasados que -con los nuevos instrumentos- se está “criando un poquito al primo hermano del monstruo. Guarda, no te las vas a poner de sombrero a las Leliq”.

No obstante, esta observación no es compartida por Ecolatina, que aseguró en su informe semanal que no se está reemplazando una “bola de nieve por otra”. Esto se debe, principalmente a que las Lebacs estaba destinadas a al público en general y a inversores externos quienes “suelen dolarizar sus carteras ante el aumento de la incertidumbre”, mientras las Letras de Liquidez están pensadas para los bancos.
No obstante, ambas alternativas, dicen los analistas, tienen como principal costo la “pérdida patrimonial que le están generando a la autoridad monetaria”.
“Su elevada tasa implicará un importante salto de los pagos de intereses del Banco Central (se está endeudando a un costo muy alto), de modo que su balance se verá deteriorado tras la significativa licuación de pasivos que implicó el salto cambiario”, se advirtió.

MINISTERIO DE HACIENDA
Nueva licitación de Letras del Tesoro

El Ministerio de Hacienda licitará entre mañana y el miércoles letras del tesoro en pesos a 139 días y letras en dólares a 224 días, títulos que tendrán una tasa máxima de 6% nominal anual. La cartera que dirige Nicolás Dujovne informó que la recepción de ofertas comenzará mañana a las 10 y finalizará el miércoles a las 15.
Las operatorias, tanto en pesos como en dólares, se realizarán mediante indicación de precio, en la cual habrá un tramo competitivo y uno no competitivo.
A diferencia de las letras en pesos, la licitación de las denominadas en dólares tendrán un valor máximo de US$964,49 por cada dólar.
Según se detalló, el tipo de cambio para esta licitación será el correspondiente a la comunicación “A” 3500 de mañana.

Artículos destacados