Tres consejos para que un profesional inicie con su “marca personal”

Se trata de un activo que permite que otros entiendan claramente quién uno es y qué ofrece. Qué aspectos son imprescindibles y cuáles son los errores comunes 

“No importa cuánto te esmeres en dar una buena impresión a tus clientes, socios o círculo cercano, lo importante es el sello personal que uno deja en nuestras acciones”. Lo afirma el ingeniero Gerardo Ezequiel Rodriguez, consultor independiente y docente de la Universidad Tecnológica Nacional en Córdoba (UTN-FRC).
“La marca personal es lo que dicen de ti cuando no estás presente”, sostiene Jeff Bezos, fundador de Amazon.

¿Por qué hablamos de marca personal hoy en día? Para comprender por qué hoy hablamos de personal branding en todos los rubros profesionales, primero es necesario comprender el significado de “marca”, que, en su concepto más básico es una “expresión de promesa”, es decir, una marca promete una experiencia determinada como consumidor de ella. Esto mismo, trasladado al ámbito personal y profesional, se trabaja de la igual manera.

“Como profesionales, constantemente estamos creando una promesa a un tercero, estamos ofreciendo un servicio, que en definitiva es una experiencia para nuestro destinatario, con lo cual, el consumidor de un profesional podrá verse tentado por un profesional u otro, con base en lo que percibe de éste, y esto que percibe no es más ni menos que la marca profesional”, describe el especialista.

Para Rodríguez, todos, queriendo o no, tienen una marca ya. Al expresar una opinión, hacer una publicación en Facebook, Twitter, LinkedIn o Instagram, se establece la marca personal y pública.

Resumido, el personal branding es la gestión de la marca personal, actuando y posicionándose de forma que el público entienda claramente quién uno es y qué ofrece. “Es decir, debés saber exactamente por lo que querés ser recordado y trabajar para diseñar esa imagen para tu audiencia (consumidores de tus servicios)”, explica.

Lo que uno busca como profesional a través de la marca personal es generar confianza. Ya no es suficiente con hacer un buen trabajo como profesional: comunicarlo y saber gestionar los logros es lo que nos ayudará a diferenciarnos, la marca personal puede ser la diferencia entre que nos elijan o nos descarten, no subestimarla jamás.
Ezequiel Rodriguez

Es común que se confundan dos conceptos que parecen ser iguales, pero en realidad tiene diferencias grandes entre ellos, estos son: marketing personal y personal branding. La diferencia clave entre estos conceptos es que el marketing es el conjunto de acciones que realizamos para posicionar una marca, y el personal branding es la creación de la esencia de la marca personal y su gestión. Primero creamos la marca, luego la posicionamos.

Ahora bien, ¿por qué es importante la creación de una marca personal en los tiempos actuales? Para el consultor la respuesta es fácil: “La gente escucha recomendaciones de personas, no de empresas”; en otras palabras, la marca personal humaniza una relación cliente-consumidor.

Para comprender esto, propone pensar en cada uno actuando al momento de decidir una compra. Es común consultar en Internet sobre un producto o servicio y ver los comentarios de otros usuarios, dándoles mayor valor a esas opiniones que a las propias del comercio o profesional que estamos por contratar.

Existen diversas maneras de crear una marca personal, y es importante aclarar que se trata de un proceso que lleva tiempo, dedicación y ser coherente. 


Recomendaciones


Para aquellos profesionales que aún no tiene un diseño de marca personal recomienda seguir estos consejos:

1. Definir los objetivos. ¿Cuál es el principal valor por el cual querés ser recordado?

2. Crear un storytelling. Contá tu historia, humanizá las experiencias, contá tus logros y fracasos.

3. Presencia digital. No podemos diseñar una marca personal sin presencia digital hoy en día. Elegí dónde tener presencia digital (por ejemplo, Linkedin, Instagram, Twitter, etcétera). Definí qué transmitir (estrategia de comunicación en el tiempo).

“Si queremos sintetizar, en un solo objetivo, una marca personal, podemos decir que es sobresalir para ser elegido entre otros. Y decimos sobresalir a la actividad de mostrarse diferente al resto como profesional y poder hacer fácilmente visible nuestra propuesta de valor. Por ejemplo, para poner en números esto, en Argentina para el año 2020 había un total de 122.491 abogados activos. La pregunta es: ¿por qué alguien elegiría un abogado por sobre otro? La respuesta en gran medida, es: por su marca personal”, concluye. 

Si bien considera importante tener presente que no existe una guía o estrategia universal para construir una marca personal, sí existen errores comunes que se cometen y es importante evitarlos, como por ejemplo:

  • No diferenciarse del resto.
  • No ser uno mismo (forzar una imagen no real).
  • No tener una estrategia en la comunicación sostenida en el tiempo.
  • No actualizarse en el tiempo con los contenidos e información.
  • No interactuar con las personas (nuestros consumidores de servicio).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *