Pandemia e inestabilidad: crece la tendencia de los profesionales a buscar una asalarización

Quienes ejercen en forma independiente fueron los más afectados porque no tuvieron acceso a un ingreso estable y pretenden migrar hacia puestos laborales con salarios en empresas, instituciones privadas o el Estado. El análisis de Marta Panaia, coordinadora de la Red de Laboratorios de Monitoreo de Inserción de Graduados

Por Carolina Klepp cklepp@comercioyjusticia.info

¿Estabilidad o autonomía? ¿Qué están buscando los profesionales hoy? ¿Qué impacto tuvo la pandemia en el sector?  “Todo el proceso de trabajo de los profesionales venía muy impactado ya en la última década por los procesos de cambios tecnológicos, de flexibilización y de globalización.

Dentro de los grupos de profesionales hay dos tendencias bastante marcadas: por un lado, quienes son asalariados -ya sea de empresas o instituciones privadas o los que trabajan para el Estado-, y por otro, quienes trabajan en forma independiente. La pandemia aceleró este proceso de transformaciones, agravó las crisis y -además- tuvo un impacto bastante heterogéneo, porque -por un lado- hubo algunas profesiones que se vieron muy presionadas, como la medicina, la seguridad, la docencia, y otras -en cambio- tuvieron una caída brutal de demanda de trabajo como el turismo, la construcción, la gastronomía, el arte y el teatro”, explica la socióloga y doctora en Ciencias Económicas Marta Panaia, coordinadora de la Red de Laboratorios de Monitoreo de Inserción de Graduados (MIG).

En este contexto, la investigadora Conicet destacó que hay una mayor tendencia a buscar una asalarización: “Es una tendencia enorme que se venía observando desde la década pasada, un aumento a la búsqueda de cierta estabilidad”

Para la especialista, lo que la pandemia demostró es que los sectores más afectados son los que ejercen su profesión en forma independiente, ya que no tuvieron acceso a un ingreso estable trabajaran o no trabajaran. “El hecho de la precarización y de que cayó mucho la demanda hizo que tuvieran una caída muy fuerte de ingresos y de demanda de trabajo”, graficó.

En síntesis, los monitoreos que realizó en todo el país muestran una mayor búsqueda de aumentar la estabilidad por parte de los profesionales, tratando de acceder a cargos estables. A veces, en forma mixta, por ejemplo: un trabajo en docencia y un trabajo independiente o por emprendedurismo propio, “un mix para no tener altibajos tan grandes con la situación de la demanda laboral”, subrayó Panaia.

También describe un dato llamativo y en alza: la asalarización de profesionales relacionados a la informática, electrónica, a la tecnología digital y de las plataformas, que hasta ahora venían trabajando sobre todo de forma independiente. “Este grupo, tanto en el Estado y en las grandes empresas, no solamente han ingresado en forma estable y con salarios, sino que han exigido altísimos salarios. Ahí hay una demanda muy fuerte que se ha generado y que es de asalarización. Eso llama mucho la atención, estamos viendo si esto es sólo fruto de la pandemia o es una tendencia que se va a mantener”, describe con base en los relevamientos en todo el país. 

¿Irán aumentando las posibilidades de seguir trabajando la cantidad de horas que antes se trabajaba? porque hay sectores que ahora trabajan mucho menos, ¿y qué pasa con los ingresos? Ahí hay dos variables que son muy críticas: si la gente logrará trabajar más y, por tanto, aumentar sus ingresos, o si sigue con una disminución importante de ingresos, sobre todo los profesionales no asalariados

Marta Panaia

Profesiones del cuidado y desterritorialización

Por otra parte, Panaia describió que entre 2002 y 2020 hubo un aumento de las profesiones del área de las ciencias aplicadas, como las tecnológicas, y una disminución de las sociales, como la antropología y trabajo social. 

Un fenómeno que se destacó durante la pandemia es el de la desterritorialización de la demanda de profesionales tecnológicos.

¿Qué calificaciones demanda el sistema productivo argentino?

Hay una transformación importante que han tenido que hacer algunas profesiones, como la medicina o la docencia, que tiene que ver fuertemente con el trabajo a distancia. “Hay una necesidad de adquirir, muy rápidamente, calificaciones informáticas que antes se usaban circunstancialmente y ahora son cotidianas”, afirma Marta Panaia, coordinadora de la Red de Laboratorios de Monitoreo de Inserción de Graduados (MIG).

“Hubo cursos ‘a rolete’ para que todos empezáramos a usar aula virtual y formas de calificación, evaluación y dictado de clase con sistemas pedagógicos informáticos. Todos los congresos y reuniones han sido y seguimos haciéndolos en forma virtual. Los médicos atienden a distancia. Ha crecido la necesidad de una calificación informatizada muy fuerte”, asegura. 

También indicó que el management requerirá nuevas calificaciones. El avance de la semipresencialidad en los trabajos trae nuevas formas de control, de disciplina, distanciamiento, que necesariamente impactan sobre el management, que tendrá que modificarse en función de esta situación pandémica.

Trayectorias laborales

  • Los Laboratorios de Monitoreo de Inserción de Graduados se especializan en los análisis de trayectorias laborales y de formación de los graduados en distintas profesiones; en la caracterización de las modalidades que ellos siguen para insertarse en el mercado de trabajo, y en el diagnóstico de demandas laborales planteadas por los diferentes contextos productivos, en distintas regiones del país.
  • Este mes confluyeron en el XI Encuentro Nacional de Laboratorios de Monitoreo de Inserción de Graduados “Estudiar, graduarse y trabajar en tiempos de pandemia”, que se realizó de manera virtual. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *