Home  >   Profesionales   >   Identifican la cultura política de los cordobeses en elecciones polarizadas

Identifican la cultura política de los cordobeses en elecciones polarizadas

Un estudio de la UNC-Conicet señala que ideología y valores tienen peso en la decisión del votante por una de las dos principales fórmulas. Relativizan las características personales de los líderes políticos en escenarios concentrados

A días de las elecciones primarias se conocen los resultados de un estudio que identificó las variables de la cultura política que tienen peso en el electorado cordobés a la hora de elegir a un candidato en un contexto de fuerte polarización electoral.
Según coinciden distintas encuestadoras, las dos fórmulas principales (Juntos por el Cambio y Frente de Todos) suman 80 puntos o más. “El conjunto de valores y la ideología que tenga el votante, así como los niveles de involucramiento político y de desconfianza en la política tradicional, estarían asociados con la preferencia por una de las dos principales fórmulas entre las que se definirá la próxima elección”, afirma la investigación del Instituto de Investigaciones Psicológicas (IIPsi), dependiente de la Universidad Nacional de Córdoba y el Conicet.
Sobre una muestra no probabilística compuesta por 455 personas de 18 a 70 años, se midieron variables centrales de la cultura política, referidas a dimensiones como la confianza y el involucramiento político, actitudes y posicionamientos ideológicos, así como valores sociales. En la mayoría de las dimensiones analizadas, encontraron diferencias significativas entre ambos grupos.

El trabajo fue desarrollado luego de las elecciones de octubre 2015 (posterior al balotaje), en un contexto que, como el actual, estuvo dominado por la polarización de los votantes entre los candidatos Mauricio Macri y Daniel Scioli, quienes representan a fuerzas o espacios políticos a grandes rasgos semejantes a las que hoy se disputan la elección.
“El grupo de votantes de Macri se posicionó ideológicamente más a la derecha, y sostuvo valores y actitudes más conservadoras (valores religiosos y materialistas, mayor orientación a la dominancia social y autoritarismo) que el de Scioli. Al mismo tiempo, los primeros eran más desconfiados respecto de los actores tradicionales de la política, como los partidos políticos, y estaban menos involucrados políticamente. Contrariamente, los votantes de Scioli mostraron comparativamente mayor interés y conocimiento político, y una mayor confianza en su capacidad para poder intervenir eficazmente en la política (eficacia política interna)”, señalaron los autores.

Características personales del líder, peso relativo
El estudio, difundido ayer por la Agencia de Noticias UNCiencia de la Casa de Trejo, recupera la importancia de los marcos ideológicos a la hora de votar. “La literatura señala que los anclajes partidarios e ideológicos tradicionales tienen cada vez menos relevancia al momento de votar y, en cambio, influyen más aspectos tales como las características personales de los líderes políticos. Pero nuestro estudio indica que, en un clima de gran polarización, los anclajes ideológicos y los valores sí tienen peso en la definición o preferencia de la ciudadanía, conformando un ‘núcleo duro’ posiblemente más estable. Sin embargo, es probable que este núcleo no represente al votante más volátil, menor en proporción pero con un peso importante en la ‘definición’ de una elección como la que se avecina”, señaló Daniela Alonso, miembro del equipo de Psicología Política del IIPsi y una de las autoras del trabajo.
Alonso explicó que los núcleos de esos grupos polarizados en general han permanecido estables desde la elección de 2015. Sin perder de vista las limitaciones de la muestra analizada, lo que encontraron es que existe un correlato ideológico que subyace a la actual polarización de la ciudadanía.
Actualmente, el equipo de Psicología Política del IIPsi trabaja en un nuevo proyecto que analiza los posicionamientos y preferencias de la ciudadanía, con énfasis en los y las nuevas votantes (menores de 18 años). Incluye el consumo de información política, el rol de las redes sociales y la participación política digital en la toma de decisión electoral.