El eterno bromista cumple 80 años

Por Sergio Castelli * y M. Constanza Leiva **, exclusivo para COMERCIO Y JUSTICIA

El 27 de julio de 1940 nacía de la mano de Frederick Bean Avery –y nunca más literal ya que nos referimos a un dibujo animado– el conejo Bugs Bunny, el que tiempo después se convertiría en uno de los personajes animados más importantes de todos los tiempos –y decimos uno, porque a su lado, en este honor, se encontraría también el ratón Mickey–.

El conejo amante de las zanahorias, eterno bromista y creador e instalador de la conocida frase “¿Qué hay de nuevo viejo?” tiene su propia estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood.
La celebración de su cumpleaños recorrió el mundo, e incluirá desde una nueva serie hasta una exclusiva colección de sellos diseñada por el servicio postal estadounidense, con diez diseños que lo muestran con algunos de sus disfraces más memorables y su clásica frase según lo destacado por la agencia de noticias EFE.

Como en la mayoría de los casos, el nacimiento de Bugs Bunny fue bastante casual, Warner Bros necesitaba un nuevo enemigo del cerdito Porky para un corto de los Looney Tunes, y los dibujantes Cal Dalton y Ben Hardaway imaginaron un conejo que en lugar de escapar de su cazador, llegaría a enloquecerlo.

Pero aquel alegre animal, bajo y rechoncho, que apareció en el corto “Porky”s Hare Hunt” del año 1938 no se parecía en nada a nuestro querido Bugs Bunny; sino que fue recién dos años después, en 1940 cuando Frederick Bean Avery , también conocido como Tex Avery le dio su forma y personalidad definitiva al incluirlo en “A Wild Hare” como un descarado animal que salía de su madriguera para preguntarle a su cazador: “¿Qué hay de nuevo, viejo?”.

Promos Naranja

Obsesionado con la zanahorias, ágil, desvergonzado y extremadamente imaginativo, así era el personaje que se cruzó con el cazador Elmer Gruñón y con el que comenzó una persecución que ha encandilado a la audiencia década tras década.

Desde entonces, Bunny ha aparecido en cientos de dibujos, películas, series de televisión, videojuegos, parques temáticos, galas de premios, hasta el punto de llegar a ser la novena personalidad más representada en el cine, según el libro Guinness de los Récords.
Bugs, cuya forma de moverse esta basada en el actor conocido como el rey de Hollywood Clarck Gable, es fanático de las zanahorias, la que se convirtió en un elemento típico de sus apariciones, la que se cree proviene de la afición que tenía su creador por las mismas, pese a que le ocasionaban un trastorno digestivo. “Lo que muchas personas no saben, es que en Estados Unidos hubo fábricas que buscaron que cambiara su tradicional zanahoria por nabos y apios. Le ofrecieron a la compañía mantener a todos los dibujantes si lo hacían. Al final, no pasó. Todo fue gracias a una escena de Clark Gable en la que aparece con un cigarro y de ahí fue que se basaron para que fuera un elemento muy importante”, asegura Orlando, quien además le da vida a personajes como “Fenomenoide”, “Tony the Tiger” y Kevin de “South Park”, entre otros tantos.

Bugs fue y sigue siendo una estrella de tal magnitud, que compartió pantalla en la película Space Jam con Michael Jordan, uno de las más exitosas estrellas del basketball. Esta película, que combina humanos con dibujos animados no solo le trajo el amor a nuestro animado personaje, sino que obtuvo una recaudación de más de doscientos millones de dólares, convirtiéndose en la película de basketball con mayor recaudación de la historia a nivel mundial.
¡Por muchos años más querido amigo!

* Agente de la Propiedad Industrial. ** Abogada.

Sé el primero en comentar en "El eterno bromista cumple 80 años"

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*