Home  >   Mercado Financiero   >   La CNV difundió los lineamientos a cumplir para la emisión de Bonos Verdes

La CNV difundió los lineamientos a cumplir para la emisión de Bonos Verdes

La entidad publicó en el Boletín Oficial una guía con todo lo que se requiere para que las empresas se financien con valores negociables cuyos fondos son destinados a proyectos con impacto
social o ambiental positivo

Luego de que se llevó a cabo una consulta pública a fines del año pasado, la Comisión Nacional de Valores (CNV), organismo regulador del mercado de capitales argentino, publicó en el Boletín Oficial una reglamentación general (788/2019) en la que se divulgan los requisitos que deben cumplir las empresas que pretendan emitir instrumentos financieros con objetivos sociales, verdes y sustentables (SVS).
De este modo, el organismo abre el juego para que se desarrolle en el país este mercado, que ha experimentado un crecimiento internacional exponencial y alcanzado emisiones por un monto equivalente a 42 mil millones de dólares en 2015, 87 mil millones de dólares en 2016 y 155 mil millones de dólares en 2017, “con una diversidad también incremental respecto de la base del emisor, geografías y proyectos”, según explica la propia CNV.

Estos lineamientos tienen como objeto ofrecer al mercado una guía de buenas prácticas y parámetros para la emisión de valores negociables SVS, “con el fin de difundir los estándares internacionales y pautas para evaluar los activos elegibles”.
Estos valores son estructurados de manera similar a cualquier otro instrumento negociable tradicional. La diferencia radica en el uso que se le dará al financiamiento obtenido, que debe ser exclusivamente asignado a actividades o proyectos que califiquen como sociales, verdes o sustentables, lo que deberá encontrarse detallado en el respectivo prospecto de emisión.
Así, según se explicó, cada una de las etiquetas de los valores SVS se define en función de los beneficios generados por los proyectos o actividades a ser financiados.
Es decir, los valores “verdes” se centran en proyectos o actividades con beneficios ambientales; los valores negociables “sociales” en proyectos o actividades con beneficios para la sociedad, como -por ejemplo- el financiamiento de viviendas o la generación de empleo; y los valores negociables “sustentables” persiguen una combinación de ambos.
En Argentina ya hubo emisiones de bonos verdes, que se colocaron en el exterior o entre organismos multilaterales. Tal es el caso del Banco Galicia, que emitió hace un año un bono verde para recaudar 100 millones de dólares con el fin de expandir su programa de préstamos para proyectos de eficiencia medioambiental. Fue suscripto por la Corporación Financiera Internacional (IFC), institución del Grupo Banco Mundial. Los ingresos de este bono respaldan la eficiencia energética, la energía renovable y proyectos de construcción sustentable, entre otros; todos ítemes que tienen mucha posibilidad de desarrollo en el país, teniendo en cuenta que Argentina cuenta con algunos de los recursos de energía renovable más abundantes de América Latina.

Vale recordar en ese sentido que el Gobierno espera importantes inversiones en energía renovable en los próximos años. La actual gestión tiene la intención de diversificar la matriz energética del país, atenuar su dependencia de los combustibles fósiles y reducir las emisiones de carbono. Su objetivo es lograr para 2025 que 20% de la electricidad producida por el país se genere a partir de fuentes renovables.
Es por ello que, entre otras posibilidades, la CNV avanza en todo lo necesario para impulsar el mercado local y que los fondos interesados lleguen al país.
Para ello, será fundamental, a su vez, la concreción del panel específico para este tipo de activos en el que están trabajando tanto la CNV como Bolsas y Mercados Argentinos (BYMA).
Esta herramienta está a punto de ser presentada en sociedad. Vale recordar que BYMA, en la presentación de este proyecto que hizo el año pasado, indicó que se tratará del primer índice de sustentabilidad bursátil de Argentina, con el que se buscará reconocer a las empresas que trabajan por mejorar sus prácticas responsables en materia ambiental, social y de gobierno corporativo.
Las firmas que integran el Mercado de Valores (Merval) ya manifestaron su interés para sumarse a proyectos y herramientas que les den mayor visibilidad a sus buenas prácticas, ya que ello les generaría beneficios como “mayor acceso a financiamiento, liquidez y valor”.

Un nuevo panel
Se está elaborando un índice bursátil de sustentabilidad

El indicador en el que está trabajando BYMA se basa en la metodología de IndexAmérica, un ranking desarrollado por el Banco Interamericano de Desarollo (BID) que reconoce a las empresas líderes en sustentabilidad con presencia en la región y combina indicadores de gobernanza segmentados por industria, con una perspectiva de aporte al desarrollo. Además, el índice se conforma con base en datos que provee Thomson Reuters y en criterios desarrollados por el BID y el BYMA en función de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas.
Este tipo de iniciativas en la región está presente en los mercados de Chile, Brasil y México; y en el ámbito global están altamente difundidas, sobre todo en los mercados europeos.