Home  >   Justicia   >   “Cualquier machista puede ser un violento”

“Cualquier machista puede ser un violento”

Así lo advirtió el abogado y médico Roberto Luis María Godoy en la primera jornada del encuentro que tuvo como eje la violencia de género. Inés Hercovich, socióloga y psicóloga social, también se refirió a la problemática

El II Congreso Internacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses quedó ayer inaugurado formalmente en una jornada que tuvo a la problemática de los femicidios como eje central del debate.
Cuál es el perfil psiquiátrico de un femicida, qué posibilidad fáctica existe de rehabilitarlos y cómo se previenen estos delitos fueron algunos de los interrogantes que se plantearon en los diferentes paneles que estuvieron integrados por psicólogos, sociólogos y médicos.
“Cualquier machista violento puede cometer un femicidio, no existe un perfil homogéneo de femicidas, estamos hablando de un problemática multifacética y compleja”, explicó Roberto Luis María Godoy, médico, abogado y especialista en psiquiatría, ante una sala colmada de asistentes.
Su afirmación fue compartida por la socióloga y psicóloga social Inés Hercovich, quien en ese contexto, advirtió que la solución a este flagelo demandará mucho tiempo y educación. Después de su exposición ambos profesionales dialogaron en exclusiva con Comercio y Justicia.

Parece difícil pensar en un país sin femicidios. ¿Cuál es el camino para terminar con este flagelo?
RG. Los cambios de patrones culturales se logran por medio de la educación, debemos necesariamente primero educar para transformar la sociedad.
IH. Y tenemos que pensar en una educación que vaya más allá de la transmisión de contenido, tenemos que pensar en la generación de prácticas de convivencia diferentes que hoy ya hay muchos colegios que lo están trabajando. Necesitamos solucionar las cuestiones estructurales que dan origen a esta desigualdad y que son las que permiten que los hombres se sientan superiores, aunque no lo sean y las mujeres se sientan inferiores, aunque no lo sean.

-¿Existe un perfil psiquiátrico para definir a un femicida?
RG. Lo peor que podemos instalar es la idea de que hay un único perfil de femicida; la cuestión es mucho más compleja. Lo que sí tenemos en todos los casos es el predominio de un paradigma machista que siempre conlleva violencia porque está fundado en la desigualdad y en el otro como inferior y, ese otro es la mujer sobre la que se va a ejercer violencia. En este contexto, lo que yo digo es que cualquier machista puede ser un violento.

– ¿Debería existir un protocolo de actuación unificado en todo el país que sirva de guía para mejorar la prevención y atención de las víctimas ?
RG. Un protocolo local siempre es más beneficioso que uno general porque la realidad no es la misma en Ushuaia que en Salta, pero para mí un protocolo es beneficioso en la medida en que sea una guía orientadora de pautas y nada más que eso porque en algún momento eso deja de servir. Inclusive, pienso que habría que cambiar la expresión, se trata más bien de reglas de buenas prácticas, recomendaciones, guías de orientación de trabajo.
IH. Quizás suene idealista lo que digo, pero creo que la garantía de una buena atención a una víctima es sentarse a escucharla, es no encasillarla en modelos previos. Y digo esto porque no hay dos casos iguales, cada mujer, cada víctima tiene un panorama individual y ese panorama individual cambia con el tiempo,
RG. Y cambia con el tiempo porque cambia la vulnerabilidad, la gente tiene idea de que la vulnerabilidad de la mujer es fija, estática y es mentira, es dinámica y es un elemento que usa el abusador para pegarle. Por esta razón una mujer rica, una mujer culta, o con trabajo puede ser víctima de la violencia, porque la vulnerabilidad es una particular situación personal que el abusador capta y, es ahí donde pega porque sabe que es la columna vertebral que la desarma.

¿Se puede reinsertar en la sociedad a un femicida, se lo puede rehabilitar?
RG. Esta pregunta me la han hecho en diferentes audiencias de debate frente a casos de psicopatías graves y responder en forma negativa sería negar la dignidad de toda persona, negarle lo esencial a la condición del ser humano, que es el cambio, la posibilidad de reconocimiento del error .

– ¿Se puede prevenir el femicidio? ¿Qué es lo que hace tan difícil evitar estas situaciones pese a que en muchos casos la mujer denunció previamente lo que estaba padeciendo?
RG. Estamos fallando en la suficiencia de la respuesta porque en definitiva nos limitamos al castigo, se aplica la sanción a quien comete un delito y después nadie se preocupa por lo que pasa después, del más allá, no hay un seguimiento del caso, ni del agresor para prevenir un hecho más gravoso, ni de la víctima para conseguir que pueda empoderarse y resolver la situación
IH. Sin dudas hay que tratar de mejorar los servicios donde las mujeres tienen que acudir a buscar ayuda.

Cómo sigue

Virtopsia, Acarología, Odontología forense son algunos de los ejes de debate que se desarrollarán hoy en la segunda jornada del Congreso que se realiza en el Consejo de Médicos de Córdoba.