Home  >   Información General, Justicia   >   Repercusiones en Brasil tras la renuncia del ministro de Justicia

Repercusiones en Brasil tras la renuncia del ministro de Justicia

Disgustado con una decisión del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, el juez del Lava Jato Sergio Moro renunció en la jornada de hoy como ministro de Justicia del vecino país. Tras conocerse su renuncia, Bolsonaro brindó una conferencia de prensa en la que cargó contra el magistrado: “Moro tiene un compromiso consigo mismo y su ego y no con Brasil”, expresó.

“Una cosa es admirar a una persona. La otra es convivir con ella”, agregó, en referencia al alto grado de aprobación pública que suscitó el trabajo de Moro al frente de la mayor causa de corrupción en la historia de Brasil, conocida como “Lava Jato”.

La dimisión la anunció el propio Moro después de que Bolsonaro despidiera al director general de la Policía Federal, Mauricio Valeixo, un hombre de confianza del ex magistrado. Moro y Valeixo trabajaron juntos en la causa por corrupción Lava Jato que apuntó contra el ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva. Según el ex juez, Bolsonaro despidió a Valeixo porque busca tener acceso a información confidencial de inteligencia.

“No puedo continuar aquí, sin condiciones de trabajo, pero siempre estará disponible para el país. Las indicaciones políticas no son aceptables”, sostuvo el ahora ex ministro de Justicia del vecino país al anunciar su renuncia. Sobre el despido de Valeixo, Moro evaluó que fue “una señal de que el presidente me quiere fuera de la oficina”.

Bolsonaro hizo oficial este viernes el cese del director general de la Policía Federal, mediante un decreto publicado en el Diario Oficial de la Unión. Si bien en ese documento aparece la firma electrónica de ambos del presidente y del propio Moro, el diario Folha de San Pablo publicó que el ahora ex ministro de Justicia no rubricó formalmente la medida ni fue notificado de manera oficial por el Palacio de Planalto.

Cacerolazos
Nuevo cacerolazos ocurrían esta noche en las principales ciudades de Brasil – San Pablo y Río de Janeiro – para reclamar la renuncia del presidente Jair Bolsonaro mientras el mandatario explicaba en un pronunciamiento la polémica renuncia del ministro de Justicia, el ex juez Sérgio Moro.
Los cacerolazos contra el jefe de Estado se han repetido en las últimas semanas para protestar por su gestión en la crisis del nuevo coronavirus, que ya deja en Brasil 3.670 muertes y 52.995 casos confirmados, según el último balance oficial divulgado por el Ministerio de Salud.
La semana pasada, Bolsonaro despidió al entonces ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, quien promovía el confinamiento social para contener los contagios de coronavirus.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *