Home  >   Economía   >   EPEC acordó paritarias con el gremio Regional y vuelve la tensión de Capital en pleno debate por tarifas

EPEC acordó paritarias con el gremio Regional y vuelve la tensión de Capital en pleno debate por tarifas

Cobrarán 23% hasta agosto para luego analizar el cierre del año. La compañía volvió a supeditar subas a cambios en el CCT. La agremiación Capital ya anticipó su oposición y amenaza con medidas. Mientras, un eventual congelamiento de tarifas complicaría los números de 2019

Por Alfredo Flury – aflury@comercioyjusticia.info

La Empresa Provincial de Energía de Córdoba (EPEC) acordó con el Sindicato Regional de Luz y Fuerza (LyF) un aumento salarial para 2019 de 23 por ciento escalonado hasta agosto, para luego debatir el cierre del año.
Esa propuesta también fue elevada a los gremios de Capital y Río Cuarto. Sin embargo, al igual que a fines del año pasado, EPEC supeditó la mejora a que los sindicatos acepten cambios en diferentes artículos del Convenio Colectivo de Trabajo (CCT).
En ese marco, el gremio de Capital ya anticipó su rechazo al planteo, al tiempo que adelantó posibles medidas de fuerza, que se resolverán el miércoles en una asamblea.
La negociación se produce en el marco de un escenario incierto respecto a las posibilidades financieras de la EPEC para hacer frente a los mayores costos por delante.
Es que en las últimas horas cobró fuerza la posibilidad de la que empresa adhiera al congelamiento de tarifas hasta fin de año dispuesta por el Gobierno nacional aunque, en ese caso, vinculado al precio de la energía mayorista.

El miércoles, luego de exponer los alcances del paquete de medidas dispuestas por el presidente Mauricio Macri para incentivar el consumo y paliar los efectos de la crisis, el ministro de Hacienda y Finanzas, Nicolás Dujovne, invitó a las provincias a adherir al congelamiento de tarifas, en este caso eléctricas y por medio de las empresas distribuidoras del suministro.
En el caso de Córdoba, Comercio y Justicia informó el jueves pasado que EPEC, en principio, no adheriría a la medida, aunque también adelantó que esa decisión dependía de una determinación política del gobernador Juan Schiaretti.
En las últimas horas, trascendió que se avanzaría en la idea de frenar las subas por este año. En caso de adoptarse, esta medida pondráa en serios aprietos las ya complicadas cuentas de la empresa.
Es que, tal como anticipó este medio, EPEC debía presentar en las próximas horas un nuevo pedido de aumento trimestral, producto de la suba de costos en enero, febrero y marzo. Esa suba debería regir con las tarifas de abril.
Sin embargo, ahora el tema está en estudio y supeditado a una decisión política.
En ese caso, un eventual congelamiento de tarifas tendría un costo cuya magnitud, aún incierta, debería correr por cuenta del Tesoro provincial.
El aumento de los costos arrastrado por las subas del dólar en el primer trimestre y de los combustibles, y ahora las paritarias, complicarían sobremanera las cuentas de la empresa. Esa presión se haría insostenible si el congelamiento tarifario, en este caso del Valor Agregado de Distribución (VAD), se extendiera hasta fin de año.

Paritarias
Mientras, en las últimas horas EPEC cerró un acuerdo salarial con el Sindicato Regional de LyF, que representa a 1.400 trabajadores sobre un total de poco menos de 4 mil que tiene la compañía.
Se trata del gremio que acordó a fines del año pasado cambios en el CCT y que de esta forma destrabó la paritaria para el sector. El resto de los trabajadores, enrolado en los gremios de Capital y Río Cuarto, percibió aumentos aplicados con posterioridad al sindicato con cabecera en Villa María, que a la postre implicaron incrementos menores.
Las negociaciones salariales iniciadas por la empresa en las últimas horas avanzan con la misma lógica que en 2018. En ese marco, el Sindicato Regional acordó mejoras pero el resto aún no, atadas a acceder a cambios en el CCT.
El incremento en los haberes incluyó una suba de 5 por ciento en febrero, en rigor ya abonada -acordada el año pasado-, más otro 8 por ciento en abril, 5 por ciento en junio y otro 5 por ciento en agosto, en todos los casos con base en los salarios de enero. En tanto, en septiembre las partes volverán a reunirse para analizar el cierre del año en función de la evolución de la inflación.
El acuerdo tiene el plus de haber sido visado por Guillermo Moser, titular de la Federación de Trabajadores de Luz y Fuerza, entidad madre nacional.

Con todo, en los términos que el convenio pretende ser discutido por la empresa, son rechazados de plano, al menos por el sindicato de Capital, que conduce Gabriel Suárez, quien convocó a una asamblea general para el miércoles próximo a las 18 para debatir el avance de las negociaciones y disponer un eventual plan de lucha -que a esta altura parece ineludible-.
Es que en un mensaje a los trabajadores del sindicato al que tuvo acceso este medio, Suárez fue muy crítico respecto a las pretensiones de la empresa de supeditar una mejora salarial a cambios en el CCT.
“No hay ninguna posibilidad de acceder a modificaciones en el convenio”, dijo el dirigente, al tiempo que admitió que, en esa circunstancia, es inevitable el reinicio del plan de lucha.

Extienden la tercerización de lecturas
En tanto, la EPEC concretará en las próximas horas dos licitaciones para extender, por un lado, la tercerización de la toma de lectura de medidores de clientes residenciales y, paralelamente, adquirir un sistema destinado a captura y proceso de telemedición.
Se trata de dos decisiones que se enmarcan en el plan de reducción de costos y mejora del proceso de medición con la incorporación de un nuevo software para esa tarea.
Por orden cronológico, la EPEC licitará la semana próxima, concretamente el martes 30, la “adquisición de un sistema para captura y proceso de telemedición (software)”, con un presupuesto de 5,44 millones de pesos.
Se trata de un software que permite “interfacear” la información obtenida de los medidores de los grandes clientes con el sistema comercial. El objetivo es facilitar el acceso y control de la información y así obtener información agregada de la EPEC para la toma de decisiones y proyectar las inversiones necesarias, indicó una fuente consultada por Comercio y Justicia luego de la publicación del llamado a licitación.
En paralelo, la compañía convocó a concurso para el “relevamiento de lecturas de medidores con observaciones y novedades para suministros de clientes comunes. La apertura se concretará el 10 de mayo próximo, con un presupuesto oficial de 70,74 millones de pesos.
Se trata de la extensión de la tercerización de la tarea de toma estado, que incluye lectura de medidores residenciales, fotografía del medidor con su respectiva lectura, Coseno de Fi y georefereciamiento de medidores.

La intención oficial es extender el proceso iniciado en julio del año pasado luego de la medida de fuerza de los “toma estado” que derivó en la tercerización del servicio, ante las dificultades para facturar con regularidad y en una instancia en que los números de la EPEC eran ciertamente complicados.
En ese marco, la compañia contrató en forma directa a las empresas: EMA y Conectar, las cuales, durante seis meses, debían leer más de 1,5 millón de consumos residenciales de la ciudad capital, tarea por la que cobrarían unos 18,7 millones de pesos. Con todo, el monto luego fue renegociado a tenor de los mayores costos derivados de la inflación y devaluación del peso.

La medida fue entonces fuertemente resistida por LyF.
La contratación de EMA y Conectar, que cobraron originalmente 12 pesos por medidor, involucró la lectura de unas 130 mil unidades por mes.
Al multiplicar por seis meses, que fue el plazo de extensión del contrato, cada empresa tuvo a su cargo 780 mil lecturas o 1,56 millón en conjunto.
De esta forma, deberían haber cobrado un total de 18,72 millones de pesos. Sin embargo, por los mayores costos, terminaron percibiendo en torno a los 16 pesos por lectura.
La EPEC dejó trascender entonces que el costo que insumiría el servicio contratado sería sensiblemente menor que los 31,5 pesos que cobraban los 35 “toma estado” de la empresa provincial.