jueves 23, mayo 2024
El tiempo - Tutiempo.net
jueves 23, mayo 2024

Las empresas familiares planifican poco en finanzas

ESCUCHAR

Es una de las características de este tipo de empresas, que hace que la gestión sea conflictiva. Además, es muy común que los afectos prevalezcan sobre la razón al momento de tomar decisiones estratégicas.

Las empresas familiares (EF) son clave en la economía argentina pero muchas veces sus finales son predeterminados y fatales. La mayor parte tiene características que las identifican como tales pero que al mismo tiempo traen grandes problemas de gestión.

Daniel Sidero, consultor y capacitador en management y empresas de familia, enumeró los principales rasgos en común: sus integrantes entienden que familia y empresa son lo mismo; los afectos prevalecen sobre la razón al momento de tomar algunas decisiones; informalidad y falta de planificación financiera y demasiados familiares que participan de la gestión.

“Esto genera dificultades en las organizaciones, que se van haciendo menos eficientes, hasta que los problemas se hacen muy difíciles de manejar. Así, surgen las no deseadas soluciones forzadas, como la separación de los activos entre los familiares, la venta de la compañía, la reestructuración acordada de su deuda o el concurso de acreedores”, explicó el especialista. Cuando surgen los primeros indicios de estos problemas, agregó Sidero, se generan conflictos familiares que nadie quiere enfrentar: “Es difícil tomar decisiones como no incorporar familiares a la gestión, definir las remuneraciones según el valor de mercado y no en función de sus necesidades, determinar diferentes jerarquías o autoridades entre familiares pares, despedir o eliminar privilegios de familiares, entre otras”.

El rol de un externo

Por eso, es complicado que la familia sola pueda encarar la solución de estos problemas. En este marco, se hace necesaria la ayuda de un asesor externo, con criterio independiente y despojado de toda vinculación afectiva. Aunque tampoco podrá ser efectivo sin la aceptación y colaboración de la familia.

Según puntualizó Sidero, dicha aceptación no es tarea fácil, dado que no todos los familiares involucrados perciben de igual forma la gravedad de los problemas existentes y pueden no entender la necesaria incorporación. “Hay quienes sienten que su entrada puede ser un factor de cambio que les haga perder comodidad. Por otra parte, algunos familiares quizá no coincidan con las características y habilidades del asesor y sólo vean el efecto negativo (costo de sus honorarios, intromisión de un externo en la problemática interna etcétera)”, agregó.

Entonces, si las empresas familiares tienen problemáticas comunes que no pueden resolver por sí solas pero no aceptan la ayuda externa, se puede entender mejor la estadística que asegura que sólo siete por ciento logra superar la tercera generación.

Ante esta situación, se requieren habilidades especiales de los asesores externos y de los familiares que lideran el proceso de transformación para convencer a los familiares más reticentes sobre la necesidad de encarar el proceso de solución de los problemas.

“En la medida que este proceso no se pueda llevar a cabo, el problema familiar seguirá creciendo. Si no se lo ataca a tiempo, el turno del asesor habrá pasado para dejar lugar al turno de los abogados”, consideró Sidero.

Las EF en números

– Generan 60% del PIB y 70% del empleo.
–  El 95% de las empresas agropecuarias es familiar.
–  El 99% es vulnerable a problemas de familia.
–  Sólo 7% supera la tercera generación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Leé también

Más populares

¡Bienvenid@ de nuevo!

Iniciá sesión con tu usuario

Recuperar contraseña

Ingresá tu usuario o email para restablecer tu contraseña.

Are you sure want to unlock this post?
Unlock left : 0
Are you sure want to cancel subscription?